Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 13 abril 2021
02:00
h

La última función de Raül en Sar

‘El Mago de Vic’ se retira al final de este curso y el público santiagués podrá disfrutar por última vez de su ‘varita’ en la cita de este sábado // Los tres bases del Rio Natura Monbus Obradoiro se rinden al talento del director de juego del Bilbao, un referente del básquet español

    “Por eso nosotros queremos estar en esta Liga, porque hay equipos tan grandes como el Real Madrid”, afirmaba Moncho Fernández hace tan solo una semana, antes de visitar al gigante blanco. El técnico del Rio Natura Monbus Obradoiro recalcaba así la necesidad de lograr la permanencia en la Liga Endesa en las jornadas que restan: para que el Obra, para que Sar, para que Santiago puedan seguir al menos un año más dando la bienvenida al Madrid, al Barcelona, al Valencia... Y poder medirse de tú a tú con ellos, y ganarles. Pero también para poder disfrutar cada temporada del talento de los jugadores que conforman la mejor liga de Europa: los Juan Carlos Navarro, Sergio Rodríguez... o Raül López.
    Sin duda para el público de la Caldeira el gran protagonista del duelo del sábado ante el Dominion Bilbao (20.00 horas) será el retornado Kostas Vasileiadis, pero en el contexto de un duelo fundamental en la batalla por la salvación ante un rival que se juega el play-off también habrá lugar para deleitarse por última vez con el talento del base catalán. Raül López Molist, El Mago de Vic, quien acaba de cumplir 36 años, abandonará su etapa como jugador profesional al final de la presente temporada. Por tanto, la de esta semana será su última función en Sar.
    Los bases del Obra, entre la admiración y el respeto, reconocen la singularidad de Raül, el primer exterior español en dar el salto a la NBA (cuando puso rumbo a Utah Jazz en 2002 solo le habían precedido dos interiores: Fernando Martín y Pau Gasol), el base de los Júniors de Oro eternamente ligado al dónde habría llegado que conllevaron sus dos lesiones graves de rodilla, las que frenaron su periplo en Estados Unidos e impidieron que brillase más con la selección española. Con ella se colgó un oro (2009) y un bronce europeos (2001) y una plata en los Juegos de Pekín (2008).
    “Lo definiría con una palabra: magia. Controla el ritmo del partido, sabe cuándo pasar el balón, cuándo anotar... Es puro talento y un claro ejemplo de que los pequeñitos también saben jugar al baloncesto”, opina Fran Cárdenas. “Es un base pequeño con mucho talento. Me gusta cómo controla el juego, es muy inteligente, siempre juega con mucha cabeza y es un gran pasador. No lo conozco personalmente pero le he visto jugar muchas veces y tengo un gran respeto por su juego”, apunta Donnie McGrath. “Es la definición del base: en todo momento mantiene el control del partido y además sabe cuándo intentar anotar. Desde joven era mágico y lo será hasta el día que se retire”, añade Pepe Pozas.

    ELEGANTE. Los dos bases andaluces del Obra admiten que Raül ha sido y es “un referente” para ellos por su juego, pero también fuera de la cancha ha ido paseando su elegancia. “Un tío impresionante, muy buen compañero dentro de la pista y más aún fuera”, decía este lunes su excompañero Vasileiadis. A Pozas le “chocó mucho” que en marzo de 2012, en un Málaga-Bilbao de Euroliga en el que el malagueño estuvo en acta pero no saltó a la pista, López le felicitase por el oro en el Europeo sub-20 ganado el verano anterior. “Y sin conocerme de nada”, apostilla.
    “El año pasado fue mi primero en ACB y cuando me preguntaban quién me había sorprendido más siempre decía que Raül López. A su edad sigue jugando haciendo fácil lo difícil”, relata Cárdenas, quien cree que sin las lesiones “habría sido el mejor base español de la historia”. “Está entre los 3-4 mejores sin duda. Y habría menos dudas aún sin las lesiones”, lamenta Pozas.

    04 may 2016 / 20:50
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito