Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 09 julio 2020
09:34
h

"Un pueblo sin creación artística es un pueblo sin identidad propia"

Borja Quiza, barítono, que dejó profunda huella en el Teatro Principal de Santiago

    El barítono Borja Quiza fue partícipe de las programaciones del Festival de Zarzuela Todo Lírica de hace unas temporadas, en el Teatro Principal, acompañado por el pianista Borja Mariño, en el que también se escucharon piezas de canción española, pero más recientemente, sus intensas actividades le llevaron a colaborar con la Fundación Juan March en la recuperación de El pájaro de dos colores , de Conrado del Campo; en el estreno de O Loro de Carlos V , de Nani García; o en iniciativas que dejaron huella, como la personificación de Io, Don Giovanni , filme de Carlos Saura. De tan dilatada carrera, intercambiamos impresiones en esta charla que, a la postre, se nos queda corta.

    ¿Qué recuerdo conserva de aquella visita al Teatro Principal, entre piezas de Rodolfo Halffter, como 'Marinero en tierra' y María Grever, con canciones de dominio público y romanzas de zarzuela?

    Conservo un grato recuerdo. Hace ya doce años de ese concierto, uno de mis primeros recitales en Galicia. Llevaba poco más de un año de carrera profesional internacional y los recitales siempre son un reto grande para un cantante inexperto. Pero recuerdo el teatro lleno y el público muy agradecido. Era un programa muy agradable y variado, coronado con Zarzuela, que siempre es caballo ganador.

    Carlos Saura en otra de sus aproximaciones al mundo de la música y para ejemplo 'Io, Don Giovanni'. ¿Qué tal resultó el proyecto a varias bandas y cuál fue el estímulo para entregarse a esa aventura?

    Acababa de hacer una versión en italiano deThe Beggar's Operaen Bolonia, Módena y Reggio Emilia con mucho éxito y alguien de la productora de la película, de factura primordialmente italiana, me vio, le gustó y me propuso comoDon Giovanni. De hecho, era el único elemento español dentro de los protagonistas de la película. Recuerdo que hasta le hacía de traductor a Saura en los estudios Dino di Laurentis en Roma. Saura es una persona extraordinaria. Con la edad que tiene sigue teniendo la curiosidad y la energía de un niño inquieto. Es un verdadero amante de las artes escénicas. Además, en esta película teníamos a Victorio Storaro, probablemente el mejor director de fotografía de la historia del cine.

    'Alberto Zedda, en el recuerdo', un compromiso debido de los profesionales de la lírica. Usted y la mezzo José Maria Lo Monaco, elegisteis 'Il Barbiere di Siviglia', desde 'Largo al Factotum' a 'Dunque io Son', de Rossini. ¿Siente que el homenaje-recordatorio era una necesidad?

    Totalmente. Zedda dejó una huella importante en la historia del teatro lírico. Él es el responsable de que conozcamos las óperas de Rossini hoy en día y que muchas de ellas formen parte del repertorio habitual de los teatros. Además, por cosas del destino, Zedda se casó con una coruñesa y eso creó un lazo afectivo con la ciudad y su orquesta. Un amor bidireccional porque A Coruña también lo adoraba. Mi primera participación en el Festival Mozart fue bajo su batuta enL'Incoronazione di Poppea. También estuve con él haciendo de cover deBryn Terfel en el Falstaff de 2017, que fue la última ópera que dirigió en la ciudad. Esta producción nos unió mucho.

    Una especie de comedia buffa de Nani García, 'O Loro de Carlos V', en coproducción con el Centro Dramático Galego. ¿Fue otra de las innovadoras iniciativas que ayudan a ampliar la realidad musical de nuestra tierra?

    Siempre que mi agenda lo permita, apoyaré todas las iniciativas culturales sucedan en Galicia. Nani García me llamó y me contó que había escrito una ópera buffa en gallego y que tenía intención de recabar apoyos para estrenarla. Yo le acompañé en el proceso de preproducción y me comprometí a estrenarla. Creo que consiguió reunir un buen equipo artístico con la OSG, Diego García, María Peinado, Helena Abad, Pancho Corujo y yo. Un equipo 100 % gallego excepto por Pancho, pero que ya es como de casa de tantas veces que ha cantado por aquí. Bienvenidas sean todas las iniciativas de este tipo. Un pueblo sin creación artística, es un pueblo sin identidad propia.

    Destacan entre tus premios conseguidos, el de mejor cantante de zarzuela del Teatro Campoamor de Oviedo. ¿Un buen motivo para recordar a los maestros con los que te sientes en deuda?

    Adoro la Zarzuela. Es un repertorio que me ha acompañado desde el principio de mi carrera y que he llevado en mis recitales por medio mundo. Además muchos de los éxitos acumulados han sido con producciones de Zarzuela y he tenido la suerte de trabajar con grandes directores de escena, en parte responsables de esos éxitos. El premio me lo dieron porLa Viejecitade Fernández Caballero, una producción fantástica de Lluis Pasqual que hicimos en varios teatros. Pero después he tenido mucho éxito también conMaruxade Amadeo Vives, en una producción de Paco Azorín, o en el recienteBarberillo de Lavapiésde Barbieri que hicimos en el Teatro de la Zarzuela la temporada pasada con la dirección de Alfredo Sanzol y que repetiremos en varios teatros este año y el que viene. Los políticos, que siempre buscan capitalizar sus decisiones culturales, deberían entender que la zarzuela tiene una acogida popular muy por encima de la mayoría de los espectáculos. Deberíamos programar más zarzuela de calidad en España, así en general.

    Comente el resultado reciente de 'El pájaro de dos colores', de Conrado del Campo y los recitales sobre canción gallega, con Isabel Pérez Dobarro y Rubén Aguirre, en las Notas del ambigú, del Teatro de La Zarzuela.

    La ópera de cámara de Conrado del Campo ha sido probablemente lo más difícil que he cantado en toda mi carrera. Tanto a nivel musical como vocal. Pero estoy muy contento con el resultado. Cuando uno supera un reto tan difícil, la satisfacción es mucho mayor. En cuanto a los recitales, no eran solamente recitales de canción, sino que giraban en torno a la emigración gallega. Este tema despierta particularmente mi sensibilidad. Los disfruté mucho y creo que conseguí transmitirle al público algo de esa bella melancolía tan característica nuestra. Con la emigración como eje, y el asesoramiento musicológico de Estíbaliz Santamaría, elaboramos un programa involucrando los tres principales destinos de la migración gallega: Cuba, Argentina y México. Canciones de ida y vuelta. Además rendíamos homenaje a la famosa canciónUnha Noite na Eira do Trigo, que acaba de cumplir su 150 aniversario. Espero poder repetir este programa de concierto tan especial en más sitios, sobre todo por aquí por Galicia.

    24 feb 2020 / 00:00
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito