Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 23 julio 2021
20:32
h

Usar tampones de menor absorción reduce el riesgo de sufrir un 'shock' tóxico

Alicia Berdeal, ginecóloga de HM Rosaleda, explica que "la responsable es una bacteria, el 'Staphylococcus aureus' // Se encuentra en la piel, vagina y otras mucosas // También pueden padecerlo hombres y niños

"Somos el resultado de lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto, sino un hábito", dijo el filósofo griego Aristóteles.

Y cuando hablamos de salud, las rutinas desempeñan un papel muy importante. Sí, admitámoslo, nos cuesta adoptar la sana costumbre de seguir una ­dieta equilibrada, acompañada de la práctica regular de ­ejercicio ­físico.

Pero bien es cierto que, en ocasiones, ser un modelo de vida sana no elimina todas las papeletas de padecer problemas en el organismo, por muy poco frecuentes que sean. Y si no, que se lo digan a las personas que en una ocasión sufrieron el conocido como síndrome de 'shock' tóxico (SST), y que el Doctor G­oogle se ha encargado de propagar señalando como casi único culpable el uso de tampones.

Para despejar dudas y aportar información rigurosa, la ginecóloga Alicia Berdeal, especialista del Instituto Galego de Xinecoloxía del hospital HM Rosaleda, aclara que la responsable del SST "es una bacteria, el Staphylococcus ­aureus, que se encuentra en la piel, vagina y otras mucosas; más de un tercio de las mujeres la tiene sin que llegue a producirle ningún ­problema. Sin embargo, libera una toxina que, en quienes no tienen anticuerpos frente a ella, puede ­provocárselo".

Aunque no está clara la relación exacta con el "rollo de algodón, celulosa u otro material que se introduce para absorber el flujo menstrual, su utilización "es uno de los muchos factores que intervienen en el desarrollo"; y las probabilidades están relacionadas con la absorción: "a mayor grado, mayor riesgo. Por ello se recomienda una menor impregnación "adecuada a las necesidades".

Y si alguien se plantea ­hacerse con una copa menstrual como una opción mejor, tampoco se libra. Estas pueden durar un máximo de diez años teniendo buen cuidado. "Esto significa que la inversión que debe hacer una mujer es de unos 30 o 40 euros, que es lo que cuesta una copa". "Por lo tanto, en una década es posible ahorrarse hasta 3.500 compresas y tampones".

La enfermedad, informa www.evaxtampax.es, recibió su nombre y fue descrita por primera vez en 1978 por el médico James Todd, "basándose en el estudio de los casos clínicos de siete niños. Casos similares ya habían sido documentados y descritos en la literatura médica con mucha anterioridad".

Además, no afecta exclusivamente al sexo femenino, pues "podrían sufrirlo hombres y niños" porque "este síndrome -explica la doctora Berdeal- puede ocurrir con infecciones cutáneas, quemaduras y después de intervenciones quirúrgicas".

Hoy en día, "menos de la mitad de los casos pueden corresponder a mujeres que estaban utilizando tampones. No se ­puede transmitir la idea de que no es seguro usarlos ­durante la regla, porque eso no es cierto".

El síndrome de shock tóxico es una enfermedad extremadamente infrecuente, "su ­prevalencia en Estados Unidos es de 1 por cada 100.000 individuos, y habitualmente se asocia con otras circunstancias como la cirugía".

Síntomas. Puede empezar como un resfriado, "pero progresa rápido, con fiebre elevada de inicio súbito, náuseas, mialgias, vómitos, diarrea, confusión, irritación cutánea y afectación orgánica multisistémica que puede conducir a un shock".

Por ello, si se perciben estas señales, "ya que generalmente aparece más de uno, y se tiene un tampón colocado, lo primero es retirarlo inmediatamente y acudir al médico al momento".

Aunque no es lo habitual, "puede llegar a ser muy grave y mortal. Por ello es muy importante un diagnóstico rápido para un tratamiento lo más temprano posible", afirma.

Tiene solución, que parte de una "rehidratación y ­antibióticos, fundamentalmente, y otros tratamientos que dependerán de los ­síntomas".

Cómo deben utilizarse. Recomienda que se eviten los ­altamente absorbentes, que se cambien con frecuencia, que no se use uno más de ocho horas y, al menos una vez al día (por ejemplo, durante la noche), se recurra a otras opciones", como compresas.

Y es que no todos los días de regla son iguales, "por tanto, el tipo de tampón que deba ser utilizado dependerá de la cantidad de flujo menstrual. Se debe cambiar cada cuatro horas, más o menos. Al quitárselo, si todavía tiene parte sin manchar, quiere decir que se ­necesita uno de menor ­absorción. Sin ­embargo, si antes de las ­cuatro horas la mujer ya nota que está ­manchando, debería de ser mayor."

Con probióticos. Cuando hay infecciones vaginales, o para ayudar a prevenirlas, se puede usar este tipo de tampón durante el ­periodo menstrual para mantener la flora normal y proteger de la invasión de ­patógenos.

De todos modos, y para quien piense que los fabricados con 100 % algodón reducen aun más las posibilidades de SST, no es cierto. "Todos están asociados a un ­riesgo bajo", enfatiza la ­ginecóloga.

Y SI SE OLVIDA... de quitarlo, "lo más probable es que no ­ocurra nada, pero es ­importante ­asegurarse siempre de sacarlo antes de colocar otro ­nuevo y de retirar el último al ­finalizar la menstruación, así ­disminuiríamos todavía más las posibilidades de un daño tan bajo de SST asociado a los ­tampones".

MÁS PROPENSAS LAS JÓVENES. Por otro lado, la doctora Joann Pinkerton, directora ejecutiva de The North American Menopause Society, contó a la revista People en 2015 que "para desarrollar SST deben converger cuatro cosas: la primera es la colonización, la segunda es la producción de la toxina por parte de estas bacterias, la tercera es la penetración a través del epitelio vaginal de suficiente toxina para causar la ­enfermedad y la cuarta es la falta de anticuerpos neutralizantes para ­bloquearlas".

Insiste la profesional en que no es nada habitual que se cumplan las cuatro variables, pero explica que sí estamos más expuestas a desarrollarlo: "Las mujeres jóvenes tienen mayor probabilidad de padecer el SST debido a una mayor exposición de los tampones y porque es posible que todavía no cuentan con anticuerpos suficientes".

185 %Varía el precio La organización de consumidores ­Facua publicó en 2015 un estudio de mercado en el que analizaba el precio de los paquetes de tampones y compresas. Según sus conclusiones, los primeros pueden variar hasta un 185 por ciento según el establecimiento. En cuanto a las compresas, hasta un 400 por ciento.

4 %Reducir el IVA "No hay ningún motivo por el que la menstruación deba estar penalizada con una carga impositiva superior a la que soportan los medicamentos", afirman desde Facua. Aunque está pendiente la bajada al 4 %, los productos de higiene femenina, de primera necesidad, están todavía gravados con el 10 %.

100Billones Según un artículo publicado en la web de Antena 3, "todos los años se desechan aproximadamente 100 billones de productos de higiene femenina, entre compresas, tampones, salvaslips y toallitas, una cifra suficiente para rodear el planeta 24 veces. Una mujer utiliza a lo largo de su vida unos 15.000 tampones".

11 mar 2019 / 21:58
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito