Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 23 septiembre 2021
10:22
h

El vestuario del Obra, entre la alegría y el alivio por un triunfo “necesario”

Llovet: “Vemos que podemos ganar y la confianza es algo básico” // Bendzius: “La clave fue que todos luchamos”

Solo había que escuchar los sonidos del vestuario del Rio Natura Monbus Obradoiro tras la victoria del sábado frente al Manresa (89-75) para saber no solamente el resultado del encuentro, sino también lo importante que era para el colectivo poner fin a la mala racha de siete derrotas y superar al colista de la Liga Endesa en un duelo directo: la música, los gritos de alegría y las bromas entre los jugadores se mezclaban con sus palabras, que verbalizaban ese sentimiento. “Necesitábamos mucho esta victoria”, reconocía Eimantas Bendzius. “El equipo realmente lo necesitaba. Son muchas semanas luchando, perdiendo, y cuesta en el ánimo”, asentía Nacho Llovet. “Nos dejamos los huevos cada día y el equipo merecía esta recompensa. Nos vamos todos muy contentos y con esta sensación de alivio, de quitarnos un peso de encima y de volver a ganar”.
Lo fundamental era encontrar ese bálsamo que hiciese ver el futuro con algo más de optimismo, que diese un empujón de autoestima y de confianza a un grupo que llevaba dos meses sin ganar, como admitía el propio Moncho Fernández en la previa, y que con otra derrota hubiese caído al último puesto. El Obra sigue penúltimo, pero con su quinto triunfo vuelve a igualar el balance del Joventut y se sitúa a uno del Murcia y a dos de Betis, Zaragoza y Estudiantes.
“Es una sensación de alivio increíble. Notas la presión, la carga, empiezas a ver para abajo la clasificación, todo el mundo te dice que estás abajo, la presión en los entrenos, con nosotros mismos... Esto es un alivio porque vemos que podemos ganar, sabemos ganar, las sabemos meter, las sabemos defender, y la confianza es básica”, explicaba Llovet, consciente de que el trabajo no finaliza en el partido ante el Manresa. “Hay que ser conscientes de que hemos ganado al último. No ha sido un partido fácil, pero debemos seguir luchando porque nuestro objetivo es ganar más partidos, no únicamente este”, agregaba el catalán, el jugador obradoirista con más partidos de Liga Endesa en su currículum entre los actualmente sanos.

CENTRADOS. Subrayaba Moncho Fernández que el Obradoiro necesitaba ganar, sin más, al margen de que el rival fuese el colista. Uno de los capitanes, Eimantas Bendzius, explicaba tras el duelo que el vestuario trató de alejarse de esos condicionantes que convertían el choque en más final si cabe. “Tratamos de no pensar en eso: que era contra el último, que nosotros somos penúltimos... Necesitábamos ganar, pero estuvimos concentrados desde el inicio, jugamos bien y ganamos”, decía el lituano.
Bendzius fue una de las claves, con 15 puntos y 9 rebotes en su estadística, pero sobre todo con un 10+5 en el primer cuarto que ayudó a allanar el camino. “Desde el principio jugamos bien. Sobre todo, todos luchamos. Quizá puedas fallar tiros o perder balones, pero debes luchar. Esta fue la clave”, asumía el alero, que celebraba el fin de la mala racha. “Siempre luchamos, quizá nos faltaba una pizca de suerte. Esta vez nos recortaron la diferencia varias veces pero haciendo buenos ataques, con inteligencia, y un par de buenas defensas nos íbamos otra vez. Fuimos sólidos”.

05 feb 2017 / 21:30
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito