Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 18 septiembre 2020
11:04
h

Una victoria que sabe a bálsamo para el Obradoiro

Terminó la mala racha del equipo santiagués al derrotar al Valencia en Sar // La defensa en el periodo definitivo propició la remontada

MONBUS OBRADOIRO 86
VALENCIA BASKET 83
Cuando parecía más complicado, el Monbus Obradoiro resurgió. Pese a llegar en su peor racha, con tres derrotas seguidas; de nuevo sin Calloway ni Muñoz; y ante un Valencia Basket que semejaba el equipo más en forma de la Liga Endesa, el cuadro santiagués ingirió un bálsamo de euforia y tranquilidad al firmar su octava victoria del curso (86-83). La defensa hizo posible la remontada en el último cuarto.

El Obradoiro exhibía un acierto desde el triple de apenas el 26 % en sus tres últimos partidos, pero ayer empezó encestando sus tres intentos iniciales, lo que le permitió lograr las primeras ventajas (11-5, min. 6). El Valencia, que compareció con bajas importantes (Loyd, Sastre, Tobey) pero con una rotación de plenas garantías, arrancó con dos bases (Colom y Vives) aunque sin el acierto necesario para resistir las embestidas de un Obra sólido pese a sufrir en ocasiones en el uno contra uno, aplicado en el rebote y paciente en ataque. Otro triple, este de Magee, igualó la máxima renta local al final del primer periodo (21-15, min. 10).

El protagonismo en el Obra era compartido, hasta que Kravic se puso a los mandos. Primero culminó un coast to coast para asistir a un triple de Daum, y después anotó tres canastas seguidas para estirar la diferencia (30-20, min. 13). Los de Moncho Fernández disfrutaban pasándose el balón y firmando sus mejores momentos en ataque de las últimas semanas, pero dos factores alteraron el guion: el Valencia comenzó a incrementar su acierto y a dominar el rebote en la canasta del Obra cuando erraba. Así respondió con un 2-13 que lo puso por primera vez por delante (32-33, min. 16). La grada desaprobaba el criterio arbitral en los contactos (al descanso, nueve faltas locales y tres visitantes) y el nuevo escenario presagiaba una segunda parte vibrante (44-42, min. 20).

La pausa no varió la tendencia. La igualdad era tal que seis puntos seguidos de Brodziansky (un triple y tres tiros libres) volvían a dar un empujón al Obra (54-49, min. 25), pero el Valencia fue encontrando más vías de agua en la defensa local y solo el ataque mantenía a los de Moncho en la pelea. Cuando el acierto decayó, el conjunto naranja se estiró, con San Emeterio, Vives y Labeyrie como estiletes (61-68, min. 30).

El partido parecía abocado a otro casi (61-70, min. 31), pero el Obra resurgió con un quinteto alto y físico: Navarro, Czerapowicz, Daum, De Zeeuw y Brodziansky. La intensidad defensiva se elevó y ahí empezó todo: el empate llegó con un triple del belga (75-75, min. 36). Solo los árbitros (Aliaga, Serrano y Sánchez Cutillas) quisieron ser más protagonistas que nadie impartiendo injusticia, y gracias a eso el ataque del Valencia vivió del tiro libre... pero ni así le bastó. A ocho segundos del final Daum adelantó al Obra al anotar un fade-away ante Doornekamp (84-82), Van Rossom tuvo dos tiros libres para forzar la prórroga pero erró uno, y el partido murió con una antideportiva a Czerapowicz cuando al Valencia solo le quedaba enviar al Obra a la línea para que fallase.

LOS DETALLES

Chris Czerapowicz, donde haga falta

Omnipresente. Del partido de Czerapowicz ayer llaman la atención sus 15 puntos, 3 rebotes, 4 asistencias, 1 robo y 2 tapones (21 de valoración) pero la estadística no refleja su intensidad defensiva y su inteligencia en ambos lados de la pista. Resultó clave.

Homenaje. Antes del inicio del encuentro, las selecciones gallegas que acudieron al pasado Campeonato de España saltaron al parqué de Sar para recibir el aplauso del público.

Bajas. Sin Loyd, Sastre ni Tobey, el Valencia llegó con doce jugadores, aunque Pavelka no jugó. Sí Abalde, pero apenas diez minutos tras padecer un virus esta semana.

15

Puntos. Son los que anotó el Valencia Basket en el último cuarto, y nueve de ellos desde la línea de personal. El Obradoiro solo permitió tres canastas en juego a su rival en diez minutos y por ahí se ganó un encuentro decidido por tres puntos.

27 ene 2020 / 00:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito