Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 12 abril 2021
02:38
h
EL DÍA DESPUÉS

Volvió Corby

    El martín carpena no era el mejor pabellón para reivindicarse. Su titular, el Unicaja, es en estos momentos un equipo sólido y consistente con muchos recursos de todo tipo para ser muy competitivo y con un nivel por encima del Obradoiro actual. Hace un mes y medio, las circunstancias de ambos eran otras, ahora, han quedado atrás los malos momentos y resultados de los malagueños al igual que el excelente pico de forma que tuvo el Obra en los inicios. El Unicaja estuvo muy bien en casi todos los aspectos del juego. El casi es debido a que sus porcentajes de tiros de tres fueron muy flojos en los tres primeros cuartos hasta que Dani Díez tomó la batuta en la fase final del partido, y junto al gran momento de Shermadini, dejaron el partido sentenciado. Al Obra le penalizaron mucho en el primer cuarto los 5 rebotes defensivos que cedió y los 4 balones perdidos, algunos de ellos con errores inusuales. La sangría en el rebote se solventó en el segundo cuarto pero se volvieron a perder otros 4 balones. Al final del primer acto, y a pesar de no haber estado mal en ataque (38 ptos.), esas 13 posesiones perdidas en el cómputo global, propulsaron los guarismos de Unicaja a 50 puntos, que son demasiados para lo que hasta hace poco estábamos acostumbrados.

    La segunda parte no hubiese tenido ni la menor historia y el marcador podría haberse disparado de no ser por la feliz vuelta de Alberto Corbacho, al que en los inicios no le salieron las cosas, pero que después cogió una racha de las suyas, de las mejores, y martilleó el aro malagueño permitiendo que el Obra metiese 28 puntos en el último cuarto, ganándolo por 2 puntos y maquillando el resultado. Su actuación. junto con la de Navarro jugando como base, fueron lo mejor del Obra.

    La Copa casi se acabó aunque las matemáticas digan lo contrario, se tendrían que ganar los dos próximos partidos y que los demás implicados colaborasen con derrotas, y aunque la ilusión sea lo último que se deba perder, hay que centrarse en la Liga y en concreto en la próxima visita a Sar del equipo de San Sebastián, entrenado por Porfi Fisac y que tiene en estos momentos a sus dos torres, Norel y Clark en excelente estado de forma. Es justo reconocer que el discurso de Moncho y de los jugadores siempre ha estado centrado en el día a día y con los pies en el suelo, pero los excelentes comienzos nos habían generado a los aficionados la esperanza de poder alcanzar la clasificación Copera y eso siempre es bueno y positivo ya que pase lo que pase, en Sar siempre se apoya y arropa al equipo al máximo y así seguirá siendo. Todos somos conscientes de lo que somos que no deja de ser otra de las señas de identidad del obradoirismo. No obstante hay que ser ambiciosos y si se pudo jugar a gran nivel hasta hace seis jornadas hay que pensar que, volver...¡Sí! , ¡Se puede!.

    08 ene 2018 / 21:25
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito