El Correo Gallego

Galicia » Política

Incendios

Quintana apela a la intervención de la Administración para salvar el rural

El líder del BNG advierte de que el monte gallego es "un lujo que el Estado tiene que empezar a pagar" // Sostiene que el mercado por sí solo no va a arreglar la situación del campo // Recuerda que ser dueño de una propiedad "da derechos" y también "obligaciones" // Propone un pacto nacional

M. NOGUEIRA • SANTIAGO   | 27.08.2006 
A- A+

Pepe Ferrín/AGN
Quintana, en primer plano, recibe el aplauso de sus compañeros de filas, ayer en el consello nacional del BNG
FOTO: Pepe Ferrín/AGN

El vicepresidente de la Xunta y líder del BNG, Anxo Quintana, propuso ayer alcanzar un gran pacto nacional del medio rural gallego, con el fin de evitar futuras oleadas incendiarias.

Quintana, en su discurso en el consello nacional del BNG, dijo que el Gobierno gallego "debe aumentar su capacidad política y legal" de actuar sobre el rural "con todas las consecuencias".

La segunda idea del líder nacionalista en la línea de que la Xunta avance en una política intervencionista quedó plasmada cuando aseguró que "el mercado no va a arreglar por sí solo la situación del monte y del rural gallegos", por lo que insistió en que "hará falta una intervención firme de la Administración".

Quintana subrayó que ser propietario "da derechos", pero también "tiene deberes", los de mantener las propiedades con producción y actividad, "como mejor cortafuegos posible". Así lo aseguró tras apuntar que "venimos de pasar un ataque indiscriminado, masivo y terrorista", aludiendo a la crisis incendiaria. Esta mención le valió para felicitar a su "compañero" de filas y de Gobierno Alfredo Suárez Canal, titular de Medio Rural, quien, a su juicio, "supo liderar el país en los momentos más difíciles".

El vicepresidente prometió que en 2007 los incendiarios encontrarán "un monte blindado y protegido", de la mano del pacto nacional, y nuevas leyes -forestales, de prevención de incendios y protección del medio rural-.

Justicia distributiva

Quintana llamó la atención sobre el valor del monte gallego. "Es un lujo que el Estado tiene que empezar a pagar", dijo, para hablar de uso racional de impuestos y justicia distributiva. Recordó que la Xunta invierte 70 millones en la lucha contra el fuego y el Gobierno central sólo 60 millones en todo el Estado.

Reiteró sus críticas contra alcaldes, que, dijo, se negaron a formar brigadas contraincendios, y contra el PPdeG, al que acusó de dejar "un polvorín" a causa de su política forestal.

El consello del BNG convocó la asamblea nacional de la formación para los días 2 y 3 del próximo mes de septiembre.

ACTUACIÓN

Retiran medio centenar de reses muertas

Técnicos y veterinarios de la Consellería do Medio Rural concluyeron ayer las labores de retirada de los 20 caballos y 26 cabras que perecieron calcinados en el monte Teixugueira a causa de los incendios producidos en Oia (Pontevedra).

Ante la imposibilidad de que los medios terrestres accediesen al lugar del suceso, fue necesario que varios técnicos acudiesen a la zona para introducir los cadáveres en once bolsas, que luego fueron trasladadas por un helicóptero a puntos a los que los camiones sí pudieron llegar.

En principio, estaba previsto que la retirada en el helicóptero se desarrollase la jornada anterior, si bien, por problemas climatológicos, no fue posible hasta ayer.

Una vez colocadas las reses en los camiones, los animales fueron trasladados a la planta de tratamiento de cadáveres de Cerceda para su eliminación.

Desde la Consellería do Medio Rural se insta a la cooperación de los ganaderos para que, en el caso de que localicen otros animales muertos, se pongan en contacto con el Centro de Información ao Agro Galego a través del número gratuito 900 112 000, con el objeto de proceder a su retirada.

Más ganado

Por su parte, el alcalde del Concello de Oia, Alejandro Rodríguez, que estuvo presente en la retirada de las reses muertas, estima que se perdieron unas cien cabezas de ganado a causa de la ola de incendios. A esta cifra hay que sumar la preocupación por la falta de pastos tras haber ardido los prados de los que se alimentaban los animales, destacó el regidor .