Jueves 17.10.2019 Actualizado 10:30
Google    

El Correo Gallego

Gente y comunicación | sociedad@elcorreogallego.es

periodismo

Manuel Rivas graba en 'A cuerpo abierto' la voz de los que nunca hablan

Presentó ayer en Madrid una recopilación de textos de actualidad, que edita Alfaguara // El juez Garzón, José Luis Cuerda y Juan López de Uralde acompañaron al autor

C. MORENO • MADRID   | 26.11.2008 
A- A+

Emilio Naranjo/efe
Baltasar Garzón, izquierda, y Manuel Rivas, ayer durante la presentación en Madrid de ‘A cuerpo abierto’
FOTO: Emilio Naranjo/efe

La Casa de Galicia ha sido el escenario escogido por el periodista y novelista Manuel Rivas para la presentación de su nuevo libro, A cuerpo abierto (Alfaguara, 2008) -editado por Xerais en su versión gallega-, un compendio de textos periodísticos, publicados en el diario El País y en la revista Integral, en el que da su punto de vista sobre asuntos como la catástrofe del Prestige, la memoria histórica, el movimiento antinuclear, lucha medioambiental o deformación de la profesión periodística.

El autor definió esta obra como "un ejercicio de periodismo decantado, un intento de escuchar el murmullo que proviene de lo más hondo de la sociedad, ese susurro sepultado por el ruido que genera esta sociedad".

Rivas estuvo acompañado en este acto por algunos de sus ilustres amigos, "gallegos adjuntos" según sus propias palabras, como son el director de cine José Luis Cuerda -que adaptó su relato La lengua de las mariposas para la gran pantalla-, el director de Greenpeace Juan López de Uralde, el periodista Javier Rioyo o el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón. El jurista realizó un amplio desglose de A cuerpo abierto rescatando y elogiando algunas de las reflexiones del autor. Una de estas citas, "recordar duele", fue uno de los ejes centrales del evento.

Garzón evitó referirse a este tema "por motivos profesionales", pero sí que expresó su concordancia con la opinión de Rivas. Sin embargo, se refirió a algunas de las polémicas más destacadas de la actualidad española. "Uno de los problemas de este país es que no se dicen las cosas lo suficientemente claras, problema que no afecta a Manuel Rivas. Para mí, es especialmente interesante la reflexión que realiza sobre la oficialidad de la Iglesia" puntualizó Garzón, que manifestó así, siguiendo con el discurso de los presentes, su rechazo a la política de el Presidente de la Conferencia Episcopal, Rouco Varela.

Asimismo, el juez reflejaba su "agradecimiento a Rivas por el compromiso que siempre ha manifestado por las causas justas, por hacer una implacable defensa del trabajo de los jueces, en un momento que igual no es el más idóneo para dar la cara".

Rivas finalizó la convocatoria devolviéndole el agradecimiento mediante la lectura del relato La estrella, una metáfora dedicada a Garzón, al que lo compara al personaje interpretado por Gary ­Cooper en Solo ante el peligro.

El presidente de Greenpeace, López de Uralde, resaltó la iniciativa que el autor ha tenido a la hora de concienciar a la sociedad de los problemas medioambientales. "Cuando ocurrió el accidente del Prestige, en un momento en el que la opinión estaba dominada y controlada por el Gobierno, Manolo estuvo siempre luchando porque las voces contra este atentado a las aguas gallegas no fuesen silenciadas". Batallas todas ellas que ilustran una de las definiciones que el juez Garzón emplea para el escritor: "Rivas, ante todo, es un militante independiente".

 

Entre la esperanza y lo inalcanzable

Literatura y periodismo deben ser como el andar del mendigo al que dio vida Chaplin. "Siempre hacia delante, abierto a la sorpresa, pero con un pie en la ilusión y otro en la desilusión, uno en la esperanza y otro en lo inalcanzable, uno en lo casual y otro en lo causal", dice .