El Correo Gallego

Portada » Hemeroteca Web

VECINOS DE OLEIROS Y ORDES

Tres empresarios detenidos por explotar a inmigrantes

La investigación comenzó el 9 de octubre tras una denuncia presentada por un representante de Comisiones Obreras //Multaban con 60 euros diarios a los trabajadores irregulares cuando faltaban aunque fuera por accidente laboral o enfermedad

E.P. A CORUÑA  | 18.12.2006 
A- A+

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía, pertenecientes a la Brigada de Extranjería y Documentación de A Coruña y de la sección de Inteligencia del departamento homólogo de Madrid detuvieron a los tres responsables de una empresa de Carral, en A Coruña, por un supuesto delito de explotación laboral de ciudadanos africanos, en el marco de una operación policial que se saldó con 14 detenidos.

Según informó hoy la Jefatura Superior de Policía de Galicia, a tres de los detenidos se les atribuye un delito contra los derechos de los trabajadores, a dos de los arrestados un delito de usurpación del estado civil y estancia irregular y a nueve de ellos otro por estancia irregular.

La investigación comenzó el 9 de octubre tras una denuncia presentada por un representante de Comisiones Obreras de A Coruña ante la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social. Los agentes inspeccionaron las instalaciones de una empresa ubicada en el Polígono Os Capelos, en la localidad coruñesa de Carral, donde fueron identificados 38 extranjeros, de los que 11 se encontraban trabajando en situación irregular.

Así, fueron arrestados los empresarios españoles J.M.G.G., de 40 años, natural de Caracas y vecino de Oleiros (A Coruña); M.B.C., de 62 años, natural de Carral y vecino de Ordes; y J.D.L., de 42 años, natural y también vecino de esta segunda localidad coruñesa.

Además, fueron detenidos el mismo día el ciudadano senegalés B.C., de 47 años, natural de Bamako (Mali) y vecino de A Coruña; y el camerunés P.T., de 31 años, natural de Douala (Camerún) y sin domicilio conocido. A ambos se les atribuye un supuesto delito de usurpación de estado civil y estancia irregular, al encontrarse trabajando bajo la identidad de una tercera persona, residente legal en el país.

Por estancia irregular fueron detenidos los senegaleses O.N., de 34 años; M.M., de 48 años; A.S., de 25 años; A.L., de 35 años; M.S., de 32 años; y M.N., de 36 años; además de Y.Y., de 25 años y natural de Gambia; D.C., de 30 años, de Guinea Conakri; y M.S., de 24 años, de Mali.

MULTAS DE 60 EUROS DIARIOS

Por su parte, los nueve trabajadores en situación irregular manifestaron en su declaración policial que los responsables de la empresa les imponían como requisito "indispensable" para trabajar el conseguir "una copia de la documentación de otros ciudadanos extranjeros que se encontraran en situación legal en el país para ocultar el hecho de su situación irregular", indicaron las mismas fuentes.

Al trabajar bajo esa premisa, la empresa les obligaba a alargar la jornada laboral de ocho a 11 horas diarias de lunes a viernes, amenazándoles con la imposición de multas de 60 euros diarios si faltaban a trabajar.

También eran advertidos de ser despedidos en el supuesto de que los ciudadanos extranjeros faltaran a su puesto de trabajo más de tres días seguidos, siendo impuesta también la multa en el caso de que la falta se debiera a enfermedad o accidente laboral. Además, según indicaron a los agentes, no disfrutaron en ningún momento de vacaciones ni les fueron abonadas las mismas.

De los tres empresarios detenidos, J.D.L. quedó en libertad con cargos y, tras pasar a disposición judicial, J.M.G.G. y M.B.C. quedaron en libertad bajo fianza de 3.000 euros.