El Correo Gallego

Portada » Hemeroteca Web

EN LA VANGUARDIA DE LA TECNOLOGÍA

Galicia, líder mundial con el Finis Terrae, que hace 20 billones de cálculos por segundo

El Cesga inició ayer las pruebas de la máquina, que estará a pleno rendimiento a finales de marzo // El equipo, que podrá incorporar las mejoras que se den en su campo, refuerza la cobertura de las crecientes necesidades de computación de los sectores estratégicos de ciencia y tecnología gallegas

I. C. • SANTIAGO  | 18.01.2008 
A- A+

La fase de pruebas conjuntas de las instalaciones que conforman el supercomputador Finis Terrae comenzaron ayer en el Centro de Supercomputación de Galicia (Cesga), que espera poder ponerlo al servicio de la comunidad investigadora a finales del mes de marzo. Para entonces, Galicia contará con la máquina con mejor relación de memoria por unidad de cálculo de Europa y será uno de los más potentes del mundo, unas características que permitirán abordar desafíos hasta ahora inasumibles en distintos campos de la ciencia, con unas cada vez mayores necesidades de supercálculo.

Estas características explican que el supercomputador sea una de las aportaciones gallegas al selecto mapa de infraestructuras científico-tecnológicas singulares de España, en el que también figuran los buques de investigación Coornide de Saavedra y Sarmiento de Gamboa y la unidad de tecnología oceanográfica de la futura ciudad del mar de Vigo, en una lista de sesenta nombres.

El Finis Terrae prestará servicio a investigadores de muy distintas disciplinas, pero sobre todo de nanotecnología, las ciencias de la vida, las del mar o las energías renovables, todas ellas definidas como actividades de interés estratégico en el Plan Galego de Investigación, Desenvolvemento e Innovación (I+D+i) 2006-2010 de la Xunta.

El equipo se ubica en las actuales instalaciones del Cesga, en el campus sur de Santiago, donde ocupa una superficie de 140 metros cuadrados. Su peso asciende a los 35.000 kg, que conforman una enorme instalación que ha obligado a agujerear parte de la fachada para proceder a su ubicación.

El centro también tuvo que dotarse de nuevos sistemas de baterías y de refrigeración para su mantenimiento. El siguiente paso para seguir creciendo en posibilidades será ahora el diseño de un nuevo edificio, en el Monte do Gozo, que permitirá al Cesga, a partir de 2010, convertirse en un centro de excelencia.

Nunca obsoleto

El supercomputador está estructurado en grandes nodos (normalmente estos sistemas tienen miles de nodos, pero muy pequeños) y cuenta con más de 2.500 procesadores de última generación con una capacidad de memoria de más de 19.000 ­gigabytes o, lo que es lo mismo, 19.000 veces más que la memoria de un buen ordenador personal.

El Cesga se dota con esta máquina de tecnología aún no comercializada, conseguida a través de convenios de HP e Intel, que han permitido también un ventajoso precio, 19,4 millones de euros, cuando en el mercado alcanzaría los 30 millones de euros.

Pero la gran ventaja de esta colaboración es que permitirá que el supercomputador no se quede nunca obsoleto.

"O Finis Terrae é unha especie de ser vivo que vai medrar e madurar, integrando novas as novas tecnoloxías que xurdan", enfatiza el director xeral de I+D, Salustiano Mato.

LOS APUNTES

Un segundo, veinte billones de cálculos

El Finis Terrae puede realizar 20 billones de operaciones por segundo, lo que lo convierte en uno de los supercomputadores más rápidos del mundo. De hecho, esta máquina coloca al Cesga en el puesto 100 del top 500 de supercomputación elaborada por expertos de las universidades de Mannheim (Alemania), Tennessee y del Lawrence Berkley National Laboratory (Estados Unidos).

El de más memoria en Europa

El supercomputador gallego será cuando entre en funcionamiento el de mayor memoria compartida de toda Europa. Esta y otras cualidades permitirán al Cesga incrementar las ya habituales colaboraciones en proyectos con otras instituciones que presentan grandes necesidades de memoria de ­cálculo y nominarlo como centro de excelencia en ciencia computacional .