El Correo Gallego

Portada » Tema del Día  |   RSS - Tema del Día RSS

MONUMENTOS DESCUIDADOS

La mitad de los pazos privados de interés cultural no pueden visitarse

El incumplimiento de la legislación es habitual en numerosos monumentos declarados BIC // El director xeral de Patrimonio, Felipe Arias, reconoce que los propietarios suelen poner problemas para realizar inspecciones // Piden la creación de un inventario de los bienes que guardan en su interior

NATALIA SEQUEIRO • SANTIAGO   | 24.09.2007 
A- A+

Diez pazos privados están catalogados ya en Galicia como Bien de Interés Cultural (BIC), la figura de protección que la Xunta podría otorgar a la residencia veraniega de la familia Franco en Meirás (Sada). Sus propietarios están obligados por ley a abrirlos al público de forma gratuita cuatro días al mes, pero este requisito no siempre se acata. Sólo cinco de ellos permiten las visitas, que pretenden evitar los herederos del dictador.

"En los pazos más singulares se cumple", explica Felipe Arias, director xeral de Patrimonio de la Xunta. Es el caso del de Oca, en A Estrada, o el de Santa Cruz de Ribadulla -propiedad de Alfonso Armada, uno de los participantes en el golpe de Estado del 23-F- en Vedra. En ambos pazos se permite la entrada a los jardines normalmente pagando, aunque es gratis un día a la semana. Sin embargo, y según las oficinas de Turismo municipales, el pazo de Vistalegre, el de Rúa Nova, el de Cea, el de Cadaval de Urzaiz y el de Gondomar (éste último bastante deteriorado) "son privados y no se abren al público".

El director xeral de Patrimonio asegura que "cuando tenemos conocimiento de un incumplimiento se le recuerda a los propietarios que deben abrirlo cuatro días al mes". En caso de que persistan en su actitud "se les puede abrir un expediente sancionador", afirma Felipe Arias. Pese a que ya se ha impuesto en algunos casos, lo cierto es que muchos pazos continúan cerrados.

Problemas para entrar

Las reticencias para permitir las inspecciones de los técnicos de Cultura no son tampoco exclusivas de la familia Franco. Felipe Arias reconoce que "hay problemas generalmente". El patrimonio que guardan en su interior es a menudo un misterio. José Manuel García Iglesias, catedrático de Arte Moderno y Contemporáneo de la USC y autor de varios libros sobre pazos gallegos, considera que debería realizarse un inventario de los bienes muebles que atesoran estas construcciones intrínsecamente gallegas.

"Los pazos de Galicia han sido los grandes expoliados durante el último siglo", asegura García Iglesias. La desaparición de los señores fidalgos motivó que las familias herederas fueran desmembrando el patrimonio que guardaban los pazos y muchas piezas se perdieron. "Da lástima encontrarte algunas de ellas en los anticuarios", indica el profesor de Arte.

El experto señala que en Galicia se estima que existen unas mil casas importantes y reconoce que sería inviable que la Administración se hiciese cargo de todas ellas. "La tarea que hay por delante es tan grande que hay que contemplar alternativas diferentes", señala. La Ley de Patrimonio obliga a los propietarios a proteger y evitar el deterioro de los bienes de interés cultural, pero éstos no siempre tienen las condiciones económicas para acometer las obras necesarias. "Creo que algunas medidas de exención fiscal, por ejemplo, podrían ayudar a solucionar el problema", indica García Iglesias. Asimismo, el catedrático de Arte reclama que la Administración debe escoger las 30 ó 40 obras de más relevancia y decidirse a protegerlas. "Hay que emplear tres parámetros básicos, la urgencia -aquello que corre más riesgo de perderse- el prestigio -las obras de especial significación- y la rentabilidad -que con la mínima inversión se consigan los mejores resultados-", explica el experto.

LA CLAVE

Ingresos para la rehabilitación

La apertura de los pazos a los visitantes puede convertirse en una fuente de ingresos para los propietarios, que los ayudaría a conservar el monumento o rehabilitarlo, según indica el catedrático de Arte García Iglesias .