El Correo Gallego

Portada » Tema del Día  |   RSS - Tema del Día RSS

TRÁNSITO DIGNO HACIA LA MUERTE // a debate

Un 30% de enfermos terminales acaba sus días en los hospitales

El coordinador de Paliativos del Sergas asegura que "lo más habitual es que ingresen porque el cuidador, exhausto física y psíquicamente, arroja la toalla"

MAR MERA • SANTIAGO   | 17.08.2008 
A- A+

EFE
Una mujer mayor se desplaza en silla de ruedas en una residencia de la Tercera Edad europea
FOTO: EFE

La oscarizada película Mar Adentro sobre el caso del tetrapléjico gallego Ramón Sampedro volvió a abrir el debate sobre la eutanasia en 2004. Ahora el PSOE suscita de nuevo la polémica al anunciar su plan para una muerte digna, que algunos consideran como la puerta hacia la eutanasia. Cada año mueren en los hospitales del Servicio Galego de Saúde más de tres mil pacientes para los que no existe remedio médico. En Galicia funcionan siete unidades hospitalarias de Cuidados Paliativos que, junto a los profesionales de los centros de Atención ­Primaria y los equipos de atención a domicilio se ocupan de los enfermos terminales y de que el tránsito entre la vida y la muerte sea lo más digno posible.

El oncólogo Francisco Barón es coordinador del Plan de Cuidados Paliativos del Sergas. Su experiencia con enfermos terminales le hace asegurar que "la mejor manera de morirse es en casa. Creo que es lo que deseamos todos. Eso sí, hay que tener en cuenta que es imposible conseguirlo para todos los pacientes".

Así, explica que el 70% de los enfermos terminales es atendido hasta el final en sus casas, gracias a los facultativos de Atención ­Primaria y a la atención hospitalaria a domicilio "que consigue que estos pacientes no sufran y lleguen hasta la muerte de la ­forma más digna posible".

Sin embargo, asegura que un 30% son ingresados en las unidades de Paliativos hospitalarias. "Son pacientes muy difíciles desde distintos puntos de vista, no solo sanitario, sino espiritual y psicológicamente", explica, aunque va más allá al indicar que un ejemplo "típico" puede resumirse en que los ingresos se producen cuando el familiar claudica. "Si el cuidador de ese enfermo tira la toalla, se desgasta física y emocionalmente, es cuando desde Paliativos nos hacemos cargo del enfermo terminal".

En este punto lo compara, en cierto modo, como el caso de los enfermos de alzhéimer cuyos cuidadores disponen, en el mejor de los casos y a través de las asociaciones, de programas de respiro familiar, que permiten a los cuidadores "dejar de estar cuidando al enfermo las 24 horas los 365 días del año. Es normal que ­muchos no puedan soportar la situación, y si hablamos de enfermos terminales, cuando sabes que el tiempo de vida tiene un límite las fuerzas fallan aún más".

Aunque el doctor Barón asegura que se ha avanzado mucho en la atención a los enfermos terminales, con la creación de unidades de Paliativos, junto a la hospitalización domiciliaria y la Atención Primaria, "aun falta para llegar a la excelencia". Pero indica que cuando se logre, la eutanasia "no tiene sentido".

Sobre las sedaciones paliativas, no duda al decir que el efecto Leganés, por los casos del Severo Ochoa, han dañado "algo que se hace desde hace siglos. Explica que solo se aplica a enfermos terminales a los que con los adelantos médicos no se les alivia el sufrimiento. Si un sistema sanitario permite que un paciente muera sufriendo fracasa", sentencia.

COMITÉS DE ÉTICA

Del lex artis a testigos de Jehová

El caso de la joven italiana Eulana Englaro, en coma irreversible desde hace 16 años y a la que un tribunal ha autorizado que se deje de alimentar ha levantado ampollas en la Iglesia. El cardenal Angelo Bagnasco, presidente de la Conferencia Episcopal italiana, aseguró que "retirar la hidratación y nutrición es como no dar de comer y beber a una persona que lo necesita".

Sobre este tema, Barón asegura que "es fácil que se gerene un conflicto ético", aunque recuerda que en Galicia hay un registro de voluntades anticipadas.

Sin embargo, también explica que la lex artis, la buena práctica clínica, implica que todo médico busque salvar a un paciente. El responsable de Paliativos del Sergas pone como ejemplo el caso de un hombre, de 30 años, que haya especificado en el registro que no quiere ser reanimado, pero le da un infarto en la calle, ¿qué debe hacer un facultativo? Intentará salvarlo...

Otros casos son los de los testigos de Jehová que se niegan a ser operados porque no quieren que les transfundan sangre. "Se les puede aplicar, si hay tiempo, una cirugía especial que implique ponerles poca sangre, pero en la mayoría de los casos acaba siendo un juez el que dictamina que se les dé la sangre, y que es la vida es un valor superior" .

LAS CLAVES

Siete unidades específicas

Galicia inició en 2006 una ampliación de los servicios disponibles para cuidar a los enfermos terminales. Así, junto a los profesionales de los centros de Atención Primaria y los equipos de hospitalización a domicilio, se crearon siete unidades de Cuidados Paliativos en los hospitales de Vigo, A Coruña, Santiago, Ferrol, Pontevedra, Ourense y Lugo. En total, suman 130 camas, que se complementan con las atendidas en otros servicios por equipos de soporte en Monforte o Burela, con perspectivas de aumentar.

35% de defunciones en Urgencias

Un reciente estudio indica que en España más de la mitad de los pacientes, un 54%, mueren en el hospital, y el 40% de ellos debido al cáncer. Otro de los datos señala que el 35% de las defunciones hospitalarias se producen en Urgencias y otro 20% en una UCI que, según los expertos, "implica una muerte altamente tecnificada. De estos resultados, aprecian que la mitad de los pacientes muere en lugares que no están diseñados para atender una agonía".

Una práctica que no acelera el óbito

En cuanto a las sedaciones terminales, los expertos coinciden en apuntar el daño que suscitó el caso de Leganés, que llevó a la polémica destitución del jefe de urgencias del Severo Ochoa tras unas denuncias anónimas por sedaciones "inapropiadas". Sin embargo, el doctor Barón subraya que "con la sedación no se muere antes, sino mejor, con dignidad", aunque remarca que "solo se hace cuando el paciente terminal sufre, sin que oxígeno o medicamentos le ayuden" .