El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

homenaje

Honor y gloria a los héroes del Batallón Literario

El general Armada es tataranieto del brigadier Juan Ignacio de Armada Caamaño, quien mandó a los universitarios en la lucha contra Napoleón // Destaca el "ejemplo de patriotismo" de los voluntarios que tuvieron un gran protagonismo en la Guerra de la Independencia

REDACCIÓN • SANTIAGO   | 16.09.2007 
A- A+

Placa en homenaje al batallón en A Quintana

En el mes de julio de 2008 se cumplirán doscientos años de la creación del Batallón Literario de Santiago, una milicia formada por alumnos de la Universidade de Santiago, que participó en la Guerra de la Independencia bajo el mando del brigadier de Infantería Juan Ignacio de Armada y Caamaño Ibáñez de Mondragon y Salgado de Sotomayor, quinto marqués de Santa Cruz de Ribadulla.

Una placa en la plaza de A Quintana, también conocida en su honor como de Literarios, recuerda en Santiago esta intervención en la que buena parte de ellos dejaron su vida. Con ocasión del segundo centenerario de este batallón, el grupo municipal del PP ha propuesto la creación de un comité para rendirle homenaje.

Además de la colocación de una nueva placa en A Quintana, también sugieren que se trate de localizar a los descendientes de los que formaron parte de aquella milicia, una tarea difícil, por el tiempo transcurrido.

Pero bastante fácil en el caso de quien los mandaba, gracias al mantenimiento de la tradición familiar. El general Alfonso Armada Comyn, marqués de Santa Cruz de Rivadulla, es el tataranieto de Juan Ignacio de Armada Caamaño Ibáñez de Mondragón y Salgado de Sotomayor, brigadier de Infantería, que fue quien dirigió a los mil seiscientos universitarios que se alistaron en el Batallón Literario.

"Me parece muy bien el homenaje, porque fue un verdadero ejemplo de patriotismo en aquel momento", manifestó ayer a este periódico el general Armada, expresando su total disposición a facilitar los testimonios de que dispone sobre las actividades de la milicia que dirigió su tatarabuelo.

En este sentido, recordó que en la Universidade de Santiago se conservan tanto la bandera que utilizó el Batallón Literario, como su himno. Los soldados llevaban además una cinta en la que, con un breve poema, se aludía a la unión entre la actividad educativa y el nuevo cuerpo de voluntarios: " Por rescatar a Fernando (el Rey Fernando VII) y acabar con Bonaparte unióse Minerva a Marte".

Según expicó, "cuando se sublevaron A Coruña y Santiago y se formaron las Juntas de Defensa, en Compostela tomaron la decisión de organizar un batallón" con el objetivo de luchar contra las tropas napoleónicas.

Los universitarios, conscientes de su falta de formación en materia bélica, decidieron recurrir a un militar con experiencia. "Por votación, los alumnos eligieron a mi tatarabuelo como coronel jefe del batallón, y así se lo expusieron".

Para ello acudieron a la residencia compostelana del marqués de Ribadulla, una mansión en la Rúa Nova que actualmente se ha convertido en una residencia regentada por religiosas, donde el militar aceptó sin dudar el ofrecimiento.

Sin embargo, para que pudiese dirigir a los soldados fue preciso proporcionarle un cargo académico, según recordaba el general Armada: "Para que pudiera mandar a los alumnos universitarios lo hicieron doctor en todas las facultades", un título, además, que se le concedió con carácter hereditario.

La constitución del Batallón Literario se llevó a cabo en el mes de junio en A Quintana, en un acto en el que el arzobispo compostelano, Rafael Múzquiz, bendijo la bandera.

Unos días después, el 18 de julio de 1808 mil seiscientos alumnos partieron al combate, de los que sólo algo menos de dos centenares pudieron regresar.

LAS CLAVES

Comenzaron por Bembibre

El 18 de julio de 1808 partieron de Santiago en dirección a Bembibre, portando la bandera con dos escudos, uno de ellos con la Cruz de Santiago, y el otro, el de la Universidade. Sobre ellos, una cinta con el lema Auspice Deo: Pro libertatis Regis: Palladis Legio.

Conquista de la ciudad de Bilbao

El general Armada destaca que las tropas universitarias compostelanas "conquistaron Bilbao y en Durango fue herido mi tatarabuelo". Desde allí el Batallón Literario se fue retirando y "al final llegaron sólo unos pocos, menos de doscientos, a Santiago" .