El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

gran homenaje a galicia

Apoteosis de fuego, agua y luz

El espectáculo pirotécnico de la plaza del Obradoiro congregó a más de 15.000 personas, que aplaudieron y ovacionaron el trabajo realizado por la empresa Caballer // La fuente cibernética de 20 metros, instalada junto a la Catedral, fue la gran novedad

El espectáculo pirotécnico congregó ayer por la noche en la plaza del Obradoiro a más de 15.000 personas, que disfrutaron del ‘show’ de luz, imagen, sonido y agua - FOTO: RAMÓN ESCUREDO / FERNANDO BLANCO
Ver galerías (6)
El espectáculo pirotécnico congregó ayer por la noche en la plaza del Obradoiro a más de 15.000 personas, que disfrutaron del ‘show’ de luz, imagen, sonido y agua - FOTO: RAMÓN ESCUREDO / FERNANDO BLANCO

S.C. • SANTIAGO   | 25.07.2008 
A- A+

Con una clamorosa ovación del público. Así concluyeron anoche los Fuegos del Apóstol, que congregaron en el Obradoiro a más de 15.000 personas que abarrotaron la plaza, a pesar de que hasta poco antes del inicio del show llovió en Santiago. Sin embargo, se obró el milagro del Apóstol, y la lluvia cesó poco antes del comienzo del espectáculo pirotécnico de la empresa valenciana Caballer, que no defraudó y encandiló a todos los presentes.

Sin duda uno de los momentos cumbres fue la puesta en funcionamiento de las fuentes cibernéticas instaladas en la parte baja de la Catedral, que convirtieron al agua en protagonista y desencadenaron los aplausos de los espectadores. Poco después de las 11.30, se apagaron las luces de la plaza para dar comienzo a la exhibición que arrancó con proyecciones sobre la fachada de la Catedral que hacían referencia a elementos de la naturaleza, y con fuegos de artificio lanzados desde Xoán XXIII, la mayoría, y desde detrás de la Basílica, al ritmo de música folk.

A continuación apareció el elemento clave: los chorros de agua, que giraban y ascendían al compás de la música de Lord of the dance, combinados con un espectacular láser que se proyectaba desde la Catedral hasta el pazo de Raxoi y viceversa.

Con las voces de las cantareiras de fondo comenzaron a verse imágenes que hacían referencia a Galicia y sus gentes: figuras de canteiros, de peces, etc. La música celta volvió a sonar para dar comienzo a la quema de las torres de la Catedral, que se mezclaron con los láseres verdes, azules, y rojos. Apenas faltaban unos minutos para las doce, cuando comenzaron a quemarse las 20.000 bengalas de la fachada gótica, y las otras 20.000 restante colocadas en la empalizada. Despúes, se proyectaron símbolos del Camino, como la vieira, y con la traca final llegó la apoteosis, con una gran explosión de pólvora, de luz y color, rematada con el nombre de Santiago de Compostela sobre la Catedral, y la gran ovación del público.

LLENAZO

Riadas de gente en el casco viejo

Miles de personas abarrotaron ayer por la noche todas las esquinas de la ciudad. Además del Obradoiro, las calles y plazas colindantes a la Catedral, la Alameda y el campus sur fueron otros de los puntos de concentración por parte de los turistas, peregrinos y vecinos de Compostela. La calle del Franco, la Rúa do Vilar, o la Rúa Nova fueron un mar de multitudes, con un ir y venir de personas que quisieron disfrutar y continuar con la fiesta hasta bien entrada la madrugada.Todo apunta a que se repetirán las cifras del año pasado, que rondaron las 150.000 personas en el casco histórico. En el Obradoiro se reunieron más de 15.000 personas y en el resto de la capital gallega no cabía ni un alfiler. Un gran dispositivo policial veló por la seguridad de los ciudadanos .

TECNOLOGÍA

Cambios de color sobre la fachada

Quince técnicos y 12 ordenadores controlaron 40.000 watios de luz y 6 equipos láser, que permitieron hacer hasta 16 cambios de color, utilizándose 2.500 metros de la fachada de la Catedral.