El Correo Gallego

Última Hora » Elecciones

ANTE LAS ENCUESTAS QUE LE DABAN LA MAYORÍA

Sánchez Bugallo: "Ha habido un efecto de desmotivación del electorado socialista"

Admitió que "no se atreve a decir que apuesta por un acuerdo antes del 16 de junio", aunque "le gustaría" que pudiese estar cerrado para esa fecha //Rego afirma que el Bloque tiene una posición "reforzada" tras las elecciones //

E.P. SANTIAGO  | 28.05.2007 
A- A+

R.Escuredo
Sánchez Bugallo, hoy en la rueda de prensa de valoración de los resultados
FOTO: R.Escuredo

Los candidatos del PSdeG, Xosé Sánchez Bugallo, y del BNG, Néstor Rego, confirmaron hoy sus respectivas "voluntades" de que en Santiago de Compostela se reedite una coalición de gobierno progresista, aunque ambos se saben con la presión de ver si podrán contar con un pacto que garantice una mayoría estable antes de 16 de junio, fecha en la que se constituirá la nueva Corporación compostelana.

Tras la visible decepción de anoche, Sánchez Bugallo afrontó hoy con otro semblante su valoración sobre los resultados electorales que le dan un concejal menos que en 2003, al pasar de 11 a 10 actas. "Los ciudadanos hablaron y expresaron libremente su voluntad", afirmó, al tiempo que señaló que toca "interpretar" los deseos expresados en las urnas.

El alcalde en funciones de Santiago entiende que en el municipio "se va a reeditar el acuerdo de gobierno --con el BNG--, y supone que de idéntica forma que en diputaciones, en otras grandes ciudades y en gran parte de los ayuntamientos" de Galicia. Avanzó que a finales de esta semana o principios de la siguiente espera iniciar la negociación con su actual socio de gobierno, una vez que esta semana se afronte los acuerdos entre las direcciones regionales del PSdeG y el BNG para abrir el proceso en Santiago y en el resto de municipios.

VOLUNTAD PARA EL ACUERDO

Ante la constitución de la nueva Corporación compostelana el próximo 16 de junio, Sánchez Bugallo manifestó hoy que "hará lo razonable para alcanzar el acuerdo con el BNG", con el objetivo de "intentar asegurar la gobernabilidad de la institución" y que entiende que el pacto puede fundamentarse en la experiencia de los últimos ocho años.

Aunque el BNG mantiene los 4 ediles actuales y el PSdeG baja uno, el candidato socialista opinó que las fuerzas progresistas "se mantienen en una proporción que no presenta grandes altibajos" y señaló que, en este contexto, el asegurar el gobierno "dependerá de la voluntad y ganas de cerrar un acuerdo".

El alcalde socialista en funciones admitió que "no se atreve a decir que apuesta por un acuerdo antes del 16 de junio", aunque "le gustaría" que pudiese estar cerrado para esa fecha. Afirmó que las negociaciones "hay que procurar no dilatarlas en el tiempo, pero que deben durar hasta que se alcance un acuerdo razonable". Añadió que los compostelanos entendieron los acuerdos PSdeG-BNG logrados en 1999 y 2003, al tiempo que consideró que "funcionaron razonablemente bien".

DESMOVILIZACIÓN DE LAS ENCUESTAS

En cuanto al análisis de los resultados para el PSdeG en Santiago, Xosé Sánchez Bugallo apuntó que los peores datos se obtuvieron "en el centro, en parte del Casco Histórico y en el Ensanche". Manifestó que, teniendo en cuenta que "no percibe conflictos" en estas zonas de la ciudad, entiende que los compostelanos "votaron en clave de política nacional". Puntualizó que mientras el PSdeG bajó 2.000 votos, el PP sólo subió "unos cientos" de votos.

También analizó la abstención, que en la capital gallega se situó en el 43,07%, y consideró que responde en su mayoría a votantes del PSdeG. Interpretó que después de tanta encuesta, que situaba a su candidatura al borde de la mayoría absoluta, hubo un efecto de "desmotivación" del electorado socialista, "que entendió que podía quedase en casa". Sánchez Bugallo consideró que este análisis se puede hacer también para las alcaldías de Lugo y de A Coruña, donde el PSdeG perdió la mayoría absoluta.

Sobre si los datos del 27 de mayo influirán en su posible decisión de optar o no a la alcaldía en las próximas municipales, Sánchez Bugallo admitió que en 2011 habrá "unos comicios interesantes y bien reñidos" y reconoció que "no está seguro de querer perderlos". Así, aunque consideró que todavía falta mucho, apuntó que, en cualquier caso, "los resultados facilitan la decisión en el sentido de presentarse" y señaló que resolverá esta cuestión "en vísperas del verano de 2010".

BNG, "REFORZADO"


Por su parte, Néstor Rego apuntó hoy, entre sonrisas, que el BNG ratificó su posición en Santiago y "aguantó el tirón ante el PSdeG, que en una posición ventajosa perdió un edil". En su análisis de los resultados del 27 de mayo, el candidato nacionalista constató que los compostelanos percibieron que su formación fue "el motor del gobierno local" en la capital gallega.

Aunque advirtió que no hay que adelantarse a los acontecimientos, señaló que la posición "reforzada" de su candidatura --que mantiene los actuales 4 ediles-- justifica que "los compromisos del BNG con la ciudadanía sean incluidos en las líneas de acción del gobierno".

Así, Néstor Rego comprometió la decisión del BNG de "contribuir a gobiernos de progreso". Aseveró que "no hay duda" de que habrá un alcalde socialista en Santiago de Compostela, pero advirtió de "que debe tomar en cuenta" al Bloque y a sus proyectos.

El candidato nacionalista y actual primer teniente de alcalde en funciones consideró "lógico" que las fuerzas políticas de la actual coalición busquen "la mayoría de gobierno y que, lo razonable, es hacerlo antes de la constitución" de la Corporación. A partir de la experiencia de los dos últimos mandatos, opinó que hay que ver "cómo se gestionan" los actuales resultados y señaló como "lo razonable, que las cosas se mantengan" y que se resuelvan "en los plazos que deben".

"EXCESO DE CONFIANZA DEL PSdeG"

Ante la disposición del candidato del PP, Gerardo Conde Roa, de ofrecer la posibilidad de pactos puntuales, Néstor Rego reconoció que su grupo estará "siempre dispuesto" a alcanzarlos cuando sea para "sacar adelante temas de interés para la ciudad". No obstante, apuntó que "no prevemos acuerdo de gobernabilidad con el PP" ni facilitar que este partido ocupe la alcaldía porque, recalcó, "sería defraudar a nuestros votantes".

Por último, Néstor Rego declaró que, "a pesar de algunos pronósticos y de que el PSdeG había dicho que rozaba la mayoría absoluta", su formación política "tenía la certeza de que la ciudadanía situaría al BNG en situación de gobierno". Opinó que en las filas socialistas "hubo un exceso de confianza" respecto a la mayoría absoluta y, por contra, el Bloque "palpaba que ese no era el mejor escenario" y "la receptividad" hacia sus propuestas.