El Correo Gallego

Elecciones

MACROSONDEO DE ANOVA MULTICONSULTING

Corina convierte a Vigo en un fortín para el PP

Un puñado de votos separa a Bugallo de lograr mayoría para gobernar en solitario // Vuelco en Ourense donde el bipartito podría hacerse con el feudo más popular // Losada y Orozco consolidan su poder en A Coruña y Lugo, Lores se mantiene en Pontevedra, Juncal dice adiós a Ferrol y León tendrá que pactar en Vilagarcía
// 27-M
// Participe en las encuestas en la web

REDACCIÓN • SANTIAGO  | 19.05.2007 
A- A+

A una semana de que las elecciones locales del próximo 27-M dicten sentencia, y los 2.765.000 gallegos escojan alcalde, en las grandes ciudades de la comunidad se asientan las posiciones de cada partido. En estas ocho grandes urbes, donde reside más de un millón de habitantes (el 37% de la población), se han producido cambios frente al panorama que dibujaba el sondeo de marzo de Anova Multiconsulting. Así, en la nueva oleada de encuestas (del 7 al 14 de mayo), de mayo, Corina Porro no sólo mantendría la mayoría absoluta en Vigo, sino que la reforzaría, mientras en Ourense el también popular Enrique Novoa se queda sin ella. Cedería el mando al bipartito: la ciudad de las Burgas estaría, con apoyo del PSdeG, en manos de Alexandre Sánchez, que seguiría los pasos de Miguel Anxo Fernández Lores en Pontevedra, y daría al Bloque la importante urbe oriental.

Se esperan cambios también en Ferrol, donde la encarnizada batalla se decanta, cada vez más, hacia los socialistas. Vicente Irisarri sube a nueve escaños, por siete del popular Juan Juncal, y le bastarían los cuatro de Esquerda Unida para formar gobierno. Ni siquiera harían falta los dos representantes del BNG.

En el resto de las grandes ciudades se mantendría el dibujo. El PSOE renueva su control absoluto sobre A Coruña, y Javier Losada pasa la reválida con buena nota, al igual que Xo­sé López Orozco en Lugo. En Compostela, Xosé Sánchez Bugallo también sale reforzado, mientras, como apuntaba el sondeo anterior, o los populares o los nacionalistas podrían ceder un escaño.

En Pontevedra seguirá al frente Miguel Anxo Fernández Lores, aunque perderá fuelle, mientras el PP mejora sus perspectivas y no cedería escaños. Sube el PSOE, que gana peso como socio de los nacionalistas.

Donde la situación está al rojo es en Vilagarcía. Anova apunta una caída del socialista Enrique León, que, sin embargo, será el más votado y tendrá que elegir a dos socios entre el BNG, los independientes y Esquerda Unida.

El porcentaje de votantes indecisos, en cotas altas: dos de cada diez tiene dudas

Las encuestas de Anova ratifican que en torno a dos de cada diez votantes gallegos dice desconocer, a estas alturas, la orientación de su voto. El esfuerzo de los partidos en esta campaña para captar su atención, y, por supuesto, sus sufragios, será determinante para el futuro de las grandes ciudades gallegas. En cuanto al voto en blanco, las cifras van desde el 2,7% de Vigo, al 7,2% de Ferrol. Por último, coruñeses y compostelanos son los que más apuntan que no se acercarán el 27-M a las urnas, con casi un 10%.

Losada consolida el poder herculino con 15 escaños

El PSdeG sigue fuerte en A Coruña: un 34,2% señala que será su opción el 27-M, por un 12,8% que votará a los populares, y el 9,4% al BNG. Por ahora, un 21,9% está indeciso. Si su­mamos los votos válidos, excluimos la abstención y atribuimos a los indecisos por simpatía política, sale que un 47,9% de los sufragios irán a los socialistas, el 21,7% al PP y el 16% al Bloque. La estimación otorga menos peso a las tres formaciones frente al anterior sondeo, pero el PSOE mejora frente a los anteriores comicios. Tras aplicar la Ley D’ont, a la lista que lide­ra Javier Losada le tocan 15 escaños, uno más que en 2003; al equipo del popular Carlos Negreira, las mismas 7 plazas; y el nacio­nalista Henrique Tello perdería una, bajando a cinco. Se repite la distribución del último sondeo, con mayoría absoluta socialista.

A Irisarri le llega Esquerda Unida para ser primer edil

La opción socialista gana fuerza en Ferrol, y ya ni siquiera en un bipartito: bastaría pactar con Esquerda Unida, según el último sondeo de Anova. Un 23,1% afirma que votará al PSdeG, por un 17,8% al PP, un 9,4% para EU, un 3,4% para el Bloque y un 6,3% para Inde­pendientes por Ferrol. Los indecisos han bajado al 21,4% del anterior 30%. La es­timación de voto otorga un 30,7% a los socialistas, el 23,3% a los populares, un 16,5% para EU-IU, un 12,4% a los inde­pendientes, y el 7,1% al BNG. Vicente Irisarri (PSOE) sube a nueve escaños, 5 más, por siete de Juan Juncal (PP), que iguala la cifra de 2003, y les sigue Yolanda Díaz, de IU, con cuatro (el doble). El inde­pendiente Juan Fernández cae a 3 (a la mitad), y Xoán Xosé Pita, del BNG, baja de 6 a 2, y puede no hacerle falta a Irisarri.

Santiago sigue apostando por el liderazgo de Bugallo

Poco ha cambiado la situación en Compostela desde el anterior sondeo de marzo. El PSdeG sigue muy fuerte, al contar con el 36,1% de la inten­ción de voto directa, por un 14,1% popular y un 11,2% del BNG. Los indecisos se han reducido al 18,2% de los encuesta­dos por Anova. Pasando estos datos a una estimación directa del resultado, casi el 45,1% de las papeletas llevarían el color rojo de los socialistas, por un cerca de un 35% de los populares, y algo más del 12% de los nacionalistas. Revalidaría su liderazgo Xosé Sánchez Bugallo con doce concejales, los mismos que se le atribuían en marzo, y uno más que en 2003. Para que él gane uno, deben perderlo o la lista que liderar Xerardo Conde Roa para el PP, que se hará con 9 ó 10 escaños, o al equipo de Néstor Rego, situado entre 3 y 4.

Orozco ‘protege’ la Muralla con otra mayoría absoluta

La histórica muralla romana de Lugo seguirá cuatro años más en manos de los socialistas, estima Anova, que en su sondeo de mayo les otor­ga el 38,3% de la inten­ción directa de voto, por un 18,1% del PP, el 9,2% del BNG, y un 17,8% de indecisos. Contando todos los votos útiles y estimando a quien beneficiará el voto oculto, se obtiene que el 54,3% de los sufragios serán para el PSdeG, mientras los populares suben desde marzo al 29,8%, y el Bloque se hará con casi el 12%. Extrapolando estos datos a escaños, Xosé Clemente López Orozco acapararía 14, uno más que en 2003, y uno menos que en la anterior consulta de Anova. El equipo que encabeza para el PP Joaquín García Díaz cede uno y baja a ocho representantes, mientras el nacionalista Xosé Anxo Laxe conservará los tres.

El electorado olívico da su confianza a Corina Porro

El PPdeG se refuerza en Vigo, ganando enteros por encima de la mayoría absoluta. Nada menos que el 37,6% de los ciudadanos sostiene a viva voz que votará a los populares, por un 20,7% que prefiere a los socia­listas y un 9,2% al Bloque. Los indecisos ascienden al 19,8%. En la estimación de voto que reparte a éstos últimos, el PP se lleva el 51% (18 puntos más que en 2003), más de la mitad, por un 28,8% del PSdeG o el 15% del BNG. De confirmarse el 27-M, Corina Porro obtendría la histórica cifra de 15 concejales, cinco más. Abel Caballero lograría ocho, los mismos que ahora tienen los socialistas, por 4 del Bloque, que liderado por Santi Domínguez cede tres. Progresistas Vigueses, hoy Partido Galle­guista, se queda sin sus dos escaños.

Los nacionalistas aspiran a la ciudad de las Burgas

El nuevo sondeo de Anova da la vuelta a la situación en Ourense, donde el PP perdería la mayoría absoluta. El sondeo le otorga el 25,1% de la intención de voto directa, por el 19,8% del PSdeG, y el 13,7% para el Blo­que. Los indecisos, con un 24,1%, son todavía legión. En la estimación es­tadística sobre el total de votos válidos (excluyendo la absten­ción), apreciamos cambios determinantes frente a 2003: los populares bajarían tres puntos hasta contar con el 43,8% de los sufragios, los nacionalistas suben otro tanto, hasta el 26,3%, y los socialistas crecen al 21,5%. En el reparto de representantes, se produce el vuelco: la lista del PP que comanda Enrique Novoa se quedaría con 13; el BNG de Alexandre Sánchez (8), apoyado por los socialistas de Francis­co Rodríguez (6), se haría con la alcaldía.

En la capital del Lérez baja Lores, que sigue en el cargo

El Bloque baja pero mantendrá la alcaldía, necesitando más a un PSdeG al alza. También lo está, y con fuerza, el PPdeG: el 26,7% de lo pontevedreses afirma que les votará, por un 18,3% del BNG, y un 14,7% que elige socialista. Sin decidir su voto figuran un 21,9%. En la estimación que tiene en cuenta las simpatías de estos indecisos, Anova señala que un 32,1% votaría nacionalista, lo que supone una caída de 10 puntos frente al anterior sondeo. Un 35,8% apostará por los populares, y el 23,6% por el PSOE. Con estos resultados, la candidatura con más escaños sería la de Tel­mo Martín (PPdeG), que lograría diez. La lista del nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores tendría nueve, tras perder un escaño frente a los comicios de 2003 que se adjudica su socia del PSdeG Teresa Casal, que suma seis.

Si León quiere la alcaldía, necesitará de dos socios

Si el PSdeG quiere gobernar Vilagarcía, precisará apoyo. Anova señala que un 21,4% de los encuestados afirma que apoyarán a los socialistas, el PP sube con fuerza al 19%, un 8% prefiere al Bloque, el 6,5% a Esquer­da Unida y el 4,1% a los Indepen­dientes. Los indecisos ascienden al 24,1%, cifra altísima. Tras distribuir estadísticamente el voto oculto, el PSdeG contaría con el 28% de los sufragios, los po­pulares con el 27,1%, los independientes con un 15,1%, el BNG con el 12,7%, y EU-IU con el 11,7%. El socialista Enrique León lograría siete escaños, dos menos que en 2003; Tomás Fole, del PP, sube uno, hasta los seis; tanto el IVIL de Luis Rivera como el Bloque de Xosé Castro tendrían tres; y Juan Fajardo (EU) duplica y suma dos. León tendrá que escoger con quién formará un tripartito tras el 27-M.