El Correo Gallego

Deportes » Polideportivo

tiro con arco

Iria Grandal lanza sus flechas cargadas de sueños a la diana

La arquera ferrolana logró, con sus compañeras de equipo, el subcampeonato del mundo cadete // Fue premiada como la mejor deportista del año en Narón // Tiene 16 años y ya tiene en mente los Juegos Olímpicos de Londres

MARÍA ANEIROS • FERROL   | 26.12.2006 
A- A+

Kiko Delgado
La arquera ferrolana del Club Arco Narón, Iria Grandal, lidera el ránking nacional en su categoría
FOTO: Kiko Delgado

Iria Grandal García sólo tiene 16 años y un prometedor futuro como arquera. La deportista ferrolana cierra un año brillante, casi perfecto, en el que compitió con la selección nacional. Su mayor éxito lo conquistó en México, logrando el subcampeonato del mundo cadete por equipos con sus compañeras Irene Delgado y María Reche. Por si no fuera suficiente, lidera el ránking nacional y en la Gala del Deporte de Narón fue premiada, el pasado mes de noviembre, como la mejor deportista del año 2006.

Iria hace balance y recuerda cómo se enganchó a los arcos y a las flechas, pese a que sostiene que "es un deporte aburrido si sólo lo ves, cuando era pequeña no tenía ganas. Hay que entenderlo y si empiezas a tirar ya te empiezas a divertir, lo mejor es que vas viendo cómo avanzas, en la diana ves los progresos y a través de los vídeos compruebas la evolución en la técnica".

La joven arquera se crió entre flechas. No en vano, es la hija de Anxo Grandal, tres veces campeón gallego absoluto. Sin embargo, necesitó el empujón de Alberto Blázquez para darse cuenta de que "quería ser arquera ya que al principio no me había incluido en el plan de tecnificación porque antes jugaba, no tiraba, pero al ver que habían salido dos compañeras mías a una concentración que se hizo en Asturias me puse las pilas y empecé a entrenar duro hasta que me incluyó. Con Alberto aprendí mucho, fue un cambio radical, pasé de tirar flechas a entrenar, lo que se dice entrenar. Se lo debo todo a él", afirma rotunda.

Subir el listón en el 2007

Si 2006 significó el despegue de Iria, no espera menos para el siguiente ejercicio y se obliga a sí misma a subir su listón. "Para el año que viene paso a categoría júnior, nos vamos a cruzar con las que continúan, así que vamos a ser muchas y mi objetivo es entrenar bastante para ver si el seleccionador me incluye en el equipo júnior; somos seis y para competir sólo pueden ir cuatro o tres", sostiene.

Lo curioso entre arqueros, al menos según las vivencias de Iria, es que el compañerismo se impone a la rivalidad. "En este deporte nos ayudamos mucho hasta cuando competimos por equipos a nivel nacional. Si veo a alguien que lo está haciendo mal aunque yo no vaya ganando ,se lo digo para que pueda corregirlo", apunta.

Sus compañeras de equipo ya son sus amigas, con quienes mantiene un contacto casi diario gracias al Messenger. Con ellas conquistó un subcampeonato del mundo pero a Iria le dejó mal sabor de boca porque "en la final contra Ucrania las tres estábamos muy nerviosas, tiramos fatal y cuando perdimos me quedé muy mal. Para mí lo peor fue no hacer un buen papel en la final". No obstante, la medalla de plata fue toda una sorpresa.

Mejor las distancias largas

La arquera ferrolana se abona a las distancias largas y constata que "a casi todo el mundo le gusta más tirar al aire libre, a 60 metros, a 50, 40 y 30. Cuanto más lejos más fácil, por lo menos para mí, porque cada vez que te acercan la diana, ésta se hace más pequeña". Claro que entrenar al aire libre no siempre es posible, y menos en invierno y en Galicia. La cesión del Pabellón de A Mocidade por parte del Ayuntamiento naronés les permite entrenar sin limitaciones, pero a una distancia de 18 metros".

La deportista verá pasar de largo los Juegos Olímpicos de Pekín, pero intentará coger el tren a Londres porque "el plan de tecnificación que tenemos en la selección española está enfocado en esa dirección".

LA REFERENCIA

Coordinados por Alberto Blázquez

Alberto Blázquez marcó un antes y un después en el Club Arco Narón, y tuvo mucho que ver en el cambio de actitud de su arquera más internacional, Iria Grandal. El entrenador madrileño "nos enseñó a ser profesionales, a tener objetivos y nos hizo un plan de trabajo específico que nos funcionó muy bien", explica Anxo Grandal, padre de Iria, entrenador, secretario técnico y presidente del Club Arco Narón.

"Antes de que llegara Alberto éramos autodidactas, así que pronto empezaron nuestras inquietudes por mejorar y progresar, así fue como encontramos a Alberto. Recuerdo que hace años dijo que en 2006 alguno de nuestros arqueros quedaría entre los 12 primeros en el Mundial y a todos nos dio la risa, más bien no lo creímos porque lo veíamos imposible... Ahora ahí están los resultados", admite Anxo.

Actualmente, Alberto está viviendo y trabajando en Madrid. Sin embargo, sigue estrechamente vinculado a la entidad naronesa porque "viene una vez al mes, quiere mucho a Iria y también viene a supervisar nuestro trabajo, a preparar los entrenamientos y desde la distancia nos sigue dirigiendo", apunta. Y suelta una batería de elogios porque lo considera "un genio, además es campeón de España y sólo tiene 30 años. El seleccionador nacional y Alberto son los mejores entrenadores que tenemos en nuestro país".

El principal éxito de Iria lo consiguió en la ciudad mejicana de Mérida, logrando el subcampeonato. Su padre recuerda el trabajo específico y minucioso que le preparó Alberto ya que asegura que "Iria preparó el Mundial con 40 flechas diarias", cuando habitualmente suele lanzar una media de 150 .

LA PROGRESIÓN DEL CLUB ARCO NARÓN

La entidad con más licencias en Galicia

"Somos el club de Galicia con mayor número de licencias, tenemos 66, y sin contar a los arqueros que no compiten", explica Anxo Grandal. El Club Arco Narón se fundó hace cinco años gracias a una subvención del Ayuntamiento naronés, que también les cedió el Pabellón de A Mocidade.

Un fundador que es presidente y técnico

Anxo Grandal lleva 14 años enganchado al tiro con arco. Fundó el club, es el presidente, entrenador, secretario técnico, "me nombré a mí mismo", bromea. Se encarga de la página web del club y también "soy carreta niños, sigo sus pasos una vez que dejan la escuela municipal que dirige Pitusa" .