El Correo Gallego

Santiago » El tiempo

contaminación marina

Una sustancia tóxica de los barcos causa cambio de sexo en moluscos

Investigadores de la UDC hallaron micro penes en ejemplares hembra de una clase de caracola a lo largo de toda la costa gallega // La causa, un componente químico de la pintura de las embarcaciones

R. BARREIRO • A CORUÑA   | 16.01.2007 
A- A+

La caracola es uno de los moluscos más abundantes de las costas gallegas, pero pocos se pueden imaginar que en los últimos años ejemplares hembras de la especie Nucella lapillus están desarrollando órganos sexuales masculinos. La causa de esta anomalía es el tribulito de estaño (TBT), un compuesto químico, altamente tóxico, que se emplea en la pintura con la que se barniza el casco de los barcos, según un estudio realizado por un equipo de la Facultade de Ciencias de la Universidade da Coruña.

El fenómeno, denominado imposex (superimposición de rasgos masculinos en las hembras), se ha detectado de una forma amplísima en todo el litoral gallego, según explica Rodolfo Barreiro, uno de los autores de la investigación y profesor de la UDC. De hecho, desde 1996 se recogieron muestras del gasterópodo en hasta 56 puntos de la costa y en todos ellos se hallaron hembras dotadas con micro penes, afectando al 100% de ellas en un 70% de los lugares muestreados. En un 20% afectaba a más del 80% de las hembras y en el 5% restante superaba el 65%.

La masculinización es proporcional a la dosis de contaminante a la que se encuentre expuesta la población de gasterópodos. Así, el científico señala que se dan casos en concentraciones bajísimas de hasta un gramo de TBT en un millón de toneladas de agua.

La anomalía, no obstante, puede llegar a afectar a la pervivencia de este molusco y comenta que en algunos casos llega a impedir incluso la puesta de huevos, debido a que el desarrollo de órganos masculinos es tal que bloquea a los femeninos e imposibilita la salida de las cápsulas, volviendo a las hembras funcionalmente estériles.

Más en el interior de las rías

La incidencia de imposex provocado por tribulito de estaño es más habitual en las zonas del interior de las rías, ya que experimentan una mayor concentración del tráfico marítimo, como Ferrol, Vigo y A Coruña, y la renovación de las aguas es menor. No es de extrañar que los valores más altos de incidencia se detectasen en el interior de las rías, donde el tamaño del pene de las hembras afectadas suponía hasta un 50% el de los machos, con casi la mitad de ellas estériles.

PRESENCIA

Incidencia también en la ostra

El imposex se conoce en unas 150 especies de gasterópodos. El profesor de la UDC, Rodolfo Barreiro, señala que esta anomalía también se ha registrado en ejemplares de Nassarius reticulatus, otra clase de caracola, y en las ostras, aunque el científico destaca que no supone riesgo alguno para el consumo humano.

El fenómeno no es exclusivo de la costa gallega. En el río Ebro se han detectado numerosos ejemplares de carpas afectadas por esta anomalía .

LOS DATOS

¿Qué es el TBT?El tributilo de estaño se usa fundamentalmente como principio activo en las pinturas anti-incrustantes aplicadas al casco de los barcos (en la parte en contacto con el agua) para evitar el crecimiento de organismos adheridos a su superficie. Prolonga además la conservación y facilita el movimiento de las embarcaciones.

ProhibidoDesde el 2003 está prohibido utilizar pinturas que contengan este componente en barcos, tal y como señala el profesor de la UDC, Rodolfo Barreiro. En un estudio elaborado por el científico coruñés junto con M. Quintela y J. M. Ruiz en ese año se explica que esta clase de pinturas para embarcaciones consumían, en esa fecha, el 70% de la producción mundial de TBT y eran la principal vía de entrada de este compuesto al medio acuático desde mediados de los 60. Las utilizaban el 70-80% de la flota mercante mundial, siendo las preferidas por su beneficio en ahorro de fuel y menor mantenimiento. Barreiro añade que se espera que para 2008 ya no navegue ningún barco que tenga presencia de esta sustancia.

Desde 1970La anomalía ya había sido detectada en gasterópodos marinos en investigaciones realizadas en los años 70, y a finales de esa década se demostró que se debía al tributilo de estaño .