El Correo Gallego

España » Elecciones 9-M

urnas

Los votos de nuestros abuelos

Lo que va de los procesos electorales celebrados durante el franquismo a los primeros comicios democráticos en 1977

A.ARNÁIZ • LUGO   | 04.03.2008 
A- A+

En noviembre de 1975, después de la caída del régimen del general Franco, en España se abrió una nueva etapa. Supuso la vuelta a un sistema de gobierno democrático elegido mediante sufragio electoral por el pueblo.

Tras las elecciones generales de 1977, las primeras que se celebraron después de la muerte del general Franco, los españoles nos hemos ido acostumbrando al derecho democrático de acudir, cada cuatro años, a la cita con las urnas, bien sea una convocatoria municipal, autonómica o generales, y hoy es algo normal que a nadie llama la atención.

Sin embargo, ese derecho democrático desapareció durante los 35 años que duró el régimen totalitario de Francisco Franco.

Fue el tiempo que vivieron nuestros abuelos y los padres de los que andamos ya por el medio siglo de vida. Hoy, al preguntarles a los mayores por las votaciones en tiempos de Franco, que las hubo, el tema se le escapa a la mayoría. Es como si una bruma empañase su memoria.

La mayor parte no recuerda haber participado en las citas habidas con las urnas en tiempos de la dictadura y son pocos los que todavía guardan en su memoria esas votaciones. Lo que no olvidan muchos son las listas negras, las represalias y el miedo que pasó la gente.

La mayoría de abuelos que acudieron a las urnas en los famosos referéndum de la época franquista reconocen que desconocían lo que iban a votar. De acuerdo con las opiniones recabadas, lo único que sabían era que había que acudir "por fuerza". El miedo a posibles represalias del régimen, tal como reconoce un octogenario monfortino, "fue en ese tiempo el mejor aliciente para que acudiésemos a las urnas".

Durante la etapa dictatorial se celebró algún referendo, que nada tuvieron que ver con elecciones democráticas. El primero fue sobre la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado, que se refería a la cuestión de la sucesión de Franco. Fue en junio de 1947 y, según los resultados oficiales, votó el 89% del electorado, pronunciándose en favor del "sí" el 93%, un 4,7% en favor del "no" y un 2,3% de votos en blanco o nulos.

El segundo, en diciembre de 1966, para refrendar la denominada Ley Orgánica del Estado (LOE), que pretendía recapitular las leyes fundamentales. Obtuvo el respaldo del 96% del electorado.

Ramiro López Rodríguez, jubilado de Renfe, un viejo defensor de las libertades

"En democracia puedes votar a quien quieras"

"En la época de Franco recuerdo haber participado en un par de referendos. Aquello no era votar. Ya te daban la papeleta con el SÍ y además necesitabas un justificante de haber votado que debías presentar a la empresa para cobrar", rememora Ramiro López Rodríguez, un jubilado de Renfe, de 83 años de edad, casado, que vive en Monforte.

Asegura no recordar bien de qué iban los referendos de Franco. No obstante, bromeando, afirma "daba igual el sí que el no, ya que el sí era para que Franco siguiera y el no, para que no se fuera".

Con la llegada de la democracia "se acabó el miedo y las amenazas y votas a quien quieres, con libertad", subraya. Recuerda perfectamente las primeras democráticas del año 1977, "que ganó Suárez, un buen hombre", dice.

Desde entonces "nunca dejé de votar y los seguiré haciendo mientras pueda", sentencia.

A Laura Álvarez García, ama de casa, le tocó vivir la posguerra en el rural

"Recuerdo a Suárez, Fraga y Felipe González"

Laura Álvarez García es una viuda de 94 años. Aunque ahora reside en Monforte, con su hijo, hasta no hace mucho vivió en la aldea de Gallegos, en Pantón, su tierra natal.

Ama de casa y agricultora a ratos, le tocó vivir los gobiernos democráticos de la Segunda República, la Guerra Civil, la dictadura de Franco y la nueva etapa democrática en la que estamos.

"La vida en el rural, en el campo, en los años 30 no era fácil, había que trabajar mucho y no nos enterábamos mucho de la política", rememora.

"Me falla algo la memoria y de aquellos tiempos no recuerdo haber participado en ninguna votación", señala. Agrega que "en la época de Franco se pasó muy mal y había mucho miedo. Recuerdo las votaciones de los años 70, cuando empezaron Adolfo Suárez, Fraga y Felipe González".

"Desde entonces siempre acudí a votar", sentencia.

José Rodríguez Gallo, técnico municipal, vio de cerca las represalias franquistas

"Ahora hay libertad para hablar y criticar"

"La llegada de la democracia supuso un cambio radical en la vida política del país, se acabó la opresión, el silencio y el miedo", afirma José Rodríguez Gallo, un maestro y técnico de la administración jubilado, de 79 años de edad.

Ahora, añade, "tienes libertad para hablar y criticar al gobierno, algo que en el franquismo era impensable".

Cuenta que su familia, en el ayuntamiento lucense de Sober, vivió momentos difíciles debido a las persecuciones del régimen de Franco, aunque al final todo se aclaró. Hoy se confiesa defensor de las votaciones libres y no duda en asegurar que "votar es bueno, tienes la oportunidad de elegir a quien te gobierna, aunque luego te defraude".

Como técnico municipal recuerda las votaciones del franquismo y dice "la mecánica era similar a la de hoy, pero no había partidos, ni libertad, lo más importante".