El Correo Gallego

Mundo

argentina

Muere el ex represor Jorge Isaac Anaya, figura clave de la guerra en las Malvinas

El ex dictador padecía un cáncer y problemas en el corazón

E.P. BUENOS AIRES  | 10.01.2008 
A- A+

El ex almirante argentino Jorge Isaac Anaya, integrante de la tercera junta militar que gobernó el país durante la guerra de las Malvinas contra el Reino Unido, falleció anoche en Buenos Aires a los 81 años de edad, según confirmó hoy el Ministerio de Defensa.

Anaya, que conformó junto al general Leopoldo Fortunato Galtieri y el brigadier Basilio Lami Dozo la tercera junta militar que desató el enfrentamiento, se encontraba bajo arresto domiciliario acusado de varios crímenes durante la dictadura.

El ex dictador padecía un cáncer y problemas en el corazón. En noviembre de 2006, dos horas antes de declarar ante la justicia, sufrió un infarto por el que tuvo que ser ingresado en el Hospital Naval, según informa la prensa de Buenos Aires.

El Informe Rattenbach sobre la guerra reveló que Anaya fue uno de los principales impulsores de la guerra de las Malvinas ya que fue la persona que decidió adoptar una "solución militar" para eternizarse en el poder.

En ese informe se le adjudicaron responsabilidades penales y militares en la guerra y se recomendaron acusaciones que pudieron haber implicado una condena a muerte. El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas lo condenó en mayo de 1986 a 14 años de prisión.

Finalmente, la Cámara Federal unificó las penas de Galtieri, Anaya y Lami Dozo en doce años de prisión. Pero todos fueron indultados por el Gobierno de Carlos Menem en octubre de 1989. Cuatro años antes, Anaya había sido absuelto en el histórico juicio a las Juntas.

El fallo abrió la posibilidad de investigar la responsabilidad del resto de los jefes militares de la época con responsabilidad en la represión ilegal. Pero cuando Anaya fue indultado, tampoco pudo ser investigado por las leyes de Punto Final y Obediencia Debida.

Cuando esas dos leyes fueron declaradas inconstitucionales, Anaya fue acusado entonces de 266 secuestros y torturas ocurridos entre el 7 de diciembre de 1977 y el 7 de febrero de 1980, cuando era director de Personal Naval con un despacho en la ESMA.