El Correo Gallego

Portada  |   RSS - Portada RSS

PORTO DO SON

Rechazo frontal de los vecinos de Baroña a la granja acuícola

La mayoría de los propietarios de los terrenos denuncia "ocultismo" y "desinformación"

M.G. • PORTO DO SON   | 17.07.2006 
A- A+

Pablo Silva
Quintáns explicando a los vecinos, a través de diapositivas, la zona donde se quiere ubicar la granja
FOTO: Pablo Silva

"Ocultismo y desinformación". La mayoría de los propietarios de los terrenos que pretende ocupar la futura granja acuícola de Porto do Son mostró su rechazo frontal a la instalación.

El alcalde, Ramón Quintáns Vila, se reunió ayer con un centenar de vecinos de Abuín, en la parroquia de Baroña. En ese encuentro, el regidor explicó que la empresa Stolt Sea Farm, filial para la acuicultura de la naviera luxemburguesa Stolt Nielsen, necesita doscientos mil metros cuadrados para emplazar en Costa Galloufa, muy cerca del Castro de Baroña, una granja de rodaballo y lenguado.

Sin embargo, las explicaciones de Quintáns no convencieron a la mayoría de los asistentes al acto, que quería conocer, por ejemplo, cuestiones como el precio que la empresa quiere pagar por sus posesiones. El regidor llegó incluso a decirles que si no venden podrían expropiarles sus fincas, lo que no gustó nada a los vecinos, que incluso llegaron a increparlo por defender unos intereses privados en vez de los de los propios vecinos.

Puestos de trabajo

Durante la reunión, que se celebró a mediodía en la casa de cultura de Baroña y se prolongó por espacio de una hora, el mandatario municipal no se cansó de resaltar la importancia de la creación de 70 puestos de trabajo que se prevé que va a generar esta instalación acuícola. Sin embargo, los propietarios de los terrenos siguieron expresando su desconfianza a esa instalación pese a que Quintáns aseguró que no será visible desde el Castro de Baroña, yacimiento castrense que se ha convertido en uno de los principales atractivos de Porto do Son.

El grueso de afectados insistió en que quería conocer mejor el proyecto y todo lo relacionado con la operación. A este respecto, Quintáns los invitó a visitar la granja marina que la misma empresa gestiona en Carnota, a lo que se apuntaron muy pocos asistentes. En este sentido, los vecinos indicaron al regidor que preferían entrevistarse con los antiguos dueños de los terrenos, a lo que no se opuso, pero dijo que había que localizarlos.

A pregunta de un vecino, Quintáns no supo contestar el motivo por el que se cambió la ubicación de Corrubedo para la granja por la de O Son. Otra vecina se quejó de que mientras a ella no le permiten hacer una casa en Abuín a la firma acuícola le dan todas las facilidades.

LA CLAVE

Piden que intervenga Adega

Vecinos de Baroña se pusieron en contacto con Adega para denunciar el supuesto impacto ambiental que la granja marina va a provocar en la zona y que, según ellos, no fue mencionado en ningún momento de la reunión por el alcalde. Su objetivo es que técnicos de esa organización ecologista visiten la zona en la que se pretende ubicar la instalación para que vean el posible impacto ambiental que puede causar al Castro de Baroña y en una costa virgen como la de esta zona.

El consejero delegado de Stolt, Pablo García, dejó claro la semana pasada, tras su entrevista con el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, que su empresa no llevará a cabo ningún proyecto que no cuente con un respaldo local absoluto y, por supuesto, con el de la Administración autonómica .