El Correo Gallego

Portada  |   RSS - Portada RSS

Tres explosiones en O Romaño

Las llamas alcanzaron los treinta metros de altura en O Romaño // Los bomberos del aeropuerto tuvieron que apoyar a sus compañeros de Compostela para evitar que el fuego alcanzase las casas // En sólo diez minutos el incendio avanzó setecientos metros vitalizado por el fuerte viento

J. ESTRADA/ C.DEAÑO/ E.OTERO • SANTIAGO   | 12.08.2006 
A- A+

Gallego
Una vecina de O Romaño (Santiago de Compostela), en la carretera de Santa Comba, es llevada en brazos tras tener que abandonar su casa amenazada por las llamas
FOTO: Gallego

"Los vecinos escucharon tres explosiones en el medio del monte y, a continuación, vieron unas llamas enormes", comunicó ayer el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo. "Está claro que los incendios han sido provocados", señaló.

La locura volvió a Santiago, y el fuego siguió arrasando sus montes. A las tres de la tarde empezó el primer foco, en Figueiras, junto al monte Pedroso. A las cuatro surgió en la zona colindante al Polígono del Tambre, en Os Vilares, y cuando los bomberos ya habían desplazado todos sus equipos, surgió el fuego de verdad en O Romaño con dos frentes: uno en las mismas faldas del monte y otro en Vite. Las llamas, en estos puntos, alcanzaron los 30 metros de altura.

El calor, el fatídico viento y, sobre todo, la acción del hombre, alimentaron estas llamas, que alcanzaron una virulencia asombrosa. "Recorrieron unos 700 metros en menos de diez minutos", exclamó Sánchez Bugallo, que estuvo en O Romaño, junto a otros concejales, como Xosé Baqueiro y Bernardino Rama. Los ediles ayudaron a convencer a los vecinos que tenían que salir de sus casas. Y es que muchos estaban nerviosos, asustados, y se negaban a abandonar sus hogares. Eran, entonces, las 18.40 horas y nadie apostaba por ellas.

Dos hidroaviones, un helicóptero, los Bomberos de Santiago y los antiincendios del aeropuerto de Lavacolla lucharon, otra jornada más, y van seis, denodadamente contra las llamas. Gracias a ellos, al cierre de esta edición, y "aunque nadie lo creería, ninguna vivienda ni ningún vecino ha sufrido daños", informó el alcalde.

"Estamos angustiados", reconocían los vecinos. Una mujer lo describía: "Tengo asma, y no puedo abrir la ventana, pero se ve una humareda enorme, rojiza por la parte inferior y negra más arriba. El cielo está todo nublado y el sol está completamente tapado".

Los antiincendios tuvieron que trabajar ayer en medio de una humareda "que no dejaba ver ni a 20 metros de distancia", relataron los testigos. Este humo llegó hasta la plaza del Obradoiro, donde los turistas y curiosos podían notar cómo les dañaba los ojos y le hacían respirar con algunas dificultades.

Horas antes de este drama, a las 03.00 de la madrugada, alguien prendió fuego también en Conxo afectando a 40 metros cuadrados del recinto del hospital Psiquiátrico. Algunas fuentes señalan a una bengala como el móvil.

DISPOSITIVO DE 200 PERSONAS EN SANTIAGO

Ardió más del 3% de la superficie de Santiago

El alcalde de Santiago, Sánchez Bugallo, compareció en la mañana de ayer, horas antes de que se desatara una nueva oleada de incendios en A Peregrina, O Romaño y Figueiras. En aquel momento habían ardido ya 700 hectáreas de terreno, un 3% de la superficie del Ayuntamiento.

Bugallo explicó que en el término municipal están trabajando actualmente 200 personas repartidas en diferentes turnos, de forma que en cada momento hay un mínimo de noventa realizando labores de vigilancia, extinción e intendencia y apoyo a los primeros.

Además de los Bomberos y la Policía Municipal, que están con sus plantillas en pleno, y doblando turnos, también intervienen Protección Civil, Cruz Roja y las empresas Cespa, Urbaser y Aquagest. Ayer se sumaron dos patrullas del Ejército, que trabajan en las zonas de monte.

El término municipal se ha dividido en cinco zonas vigiladas de forma permanente por la policía, que es la que se encarga de dar la alerta. Junto a las brigadas que están actuando hay siempre un retén permanente.

Este operativo se mantendrá al completo, por lo menos, hasta el próximo lunes .

LA CLAVE

Decepción entre los peregrinos

Los peregrinos que han elegido agosto para recorrer el Camino de Santiago han mostrado su decepción por verse obligados a variar su itinerario a raíz de los incendios. El gerente del Xacobeo, Ignacio Eguíbar, reconoció que la proliferación de las llamas puede estar influyendo en una menor presencia de peregrinos, especialmente en la ruta portuguesa y Muxía .