El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

¿declaraciones en peligro?

Varias ciudades Patrimonio de la Humanidad tienen teleférico

En algunos casos como en el del Parque Nacional del Teide, la instalación ya existía en el momento en el que la Unesco aprobó el reconocimiento // En todos los casos se destaca la ausencia de contaminación aérea y acústica y el carácter reversible

S. LOEDA • SANTIAGO   | 28.09.2008 
A- A+

La ciudad de Quito, al fondo, vista desde una de las cabinas del teleférico que permite apreciar el casco urbano de este Patrimonio de la Humanidad

Evidentemente, la idea de comunicar un monte con un teleférico no se puede calificar de genialidad. Es más, precisamente se inventaron para eso y, de hecho, la propuesta del Consorcio no ha sido la primera que se ha presentado para conectar la Cidade da Cultura con Belvís.

Pero es que tampoco es original entre las Ciudades Patrimonio de la Humanidad, porque son varias las que cuentan con una instalación de este tipo entre sus atractivos turísticos, como medio de transporte y también para permitir una panorámica diferente.

Este es el caso de ciudades como Quito o parques arqueológicos como el de San Agustín, en Colombia, que incluso presentan el teleférico en sus correspondientes páginas web de turismo como un aliciente similar al del paseo en una calesa tradicional o las visitas a museos.

En España, además, existe incluso otro caso, que no es que haya instalado un teleférico, sino que ya disponía de él antes de ser declarado Patrimonio de la Humanidad hace un año. El Parque Nacional del Teide cuenta con una instalación de este tipo que permite subir hasta muy cerca de la cumbre, un punto desde el que ya sólo es posible ascender a pie.

Hasta cuenta con página propia, www.teleférico-teide.com, donde se da cumplida información de horarios, distancias y altidudes. También se informa que quienes quieran ascender el último tramo deberán solicitar un permiso a la dirección del parque, para evitar expediciones incontroladas y aglomeraciones.

Uno de los aspectos en los que se hace especial hincapié en todas las páginas es en que las propias características de la instalación la convierten en una de las más adeucadas para este tipo de espacios. Al funcionar con energía eléctrica no hay contaminación ni por gases ni acústica.

Otra de las características, en la que también ha incidido el Consorcio de Santiago, es el hecho de que los teleféricos son fácilmente irreversibles, y si en un momento dado se considera necesario suprimirlos basta símplemente con cortar el suministro de energía y desmontarlos.

Aún así, también hay casos en los que se ha desaconsejado la colocación de un teleférico, como en Machu Picchu, en Perú. Las razones no fueron su impacto físico, ni medioambiental, ya que existe un ferrocarril, sino simplemente la saturación de visitantes que sufre este recinto precolombino, y que a punto han estado de colocarlo en la lista de monumentos mundiales en peligro de la Unesco.

Finalmente no fue así, aunque parece, según Icomos España, que Santiago podría correr este riesgo si finalmente instala el teleférico, aunque para el Fondo Mundial para los Monumentos los principales riesgos para el patrimonio son "los conflictos políticos y armados, la urbanización desmedida, problemas relacionados con el desarrollo y el cambio climático".

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Separación de más de cien metros

El alcalde compostelano aprovechó su visita a la Exposición Universal de Zaragoza, para conocer el teleférico que se instaló en esta muestra, que tiene un modelo muy similar al que se propone instalar en Santiago.

Las cabinas, que pronto fueron bautizadas como huevos, por su forma, tenían capacidad para ocho personas en cada viaje. El recorrido, de un kilómetro de longitud, fue uno de los más frecuentados durante la muestra internacional.

En el caso de Santiago, lo que se prevé en el caso de Belvís es una distancia mayor, 1.614 metros, lo que supondría un tiempo de entre 5 y 7 minutos.

El anteproyecto encargado por el Ayuntamiento prevé que la instalación parta de la parte trasera de la plaza do Matadoiro, y que circule al nivel del parque para ganar altura sólo al llegar al cambio de rasante que marca la avenida de Lugo. El informe se solicitó sobre el impacto en el tramo de Belvís.

Los cálculos iniciales son que para sostener el cable sería necesario instalar a lo largo del recorrido unos diez postes .