El Correo Gallego

Economía | economia@elcorreogallego.es

TRABAJO DeCENTE

Los sindicatos gallegos entonan por separado un gran no a las 65 horas

UGT y CCOO calculan que unas 15.000 personas recorrieron ayer las calles de Vigo en una multitudinaria manifestación // La CIG denunció por libre que la directiva europea rompe los convenios colectivos

E.P/A.MARTTINEZ • VIGO/A CORUÑA   | 08.10.2008 
A- A+

Miles de personas recorrieron ayer las calles de Vigo a favor del "trabajo decente" y en contra de la directiva europea que amplía el tiempo de trabajo semanal hasta un máximo de 65 horas, en una movilización convocada conjuntamente por los sindicatos CCOO y UGT de Galicia.

El acto reivindicativo, que ­reunió a cerca de 15.000 personas según la organización y a más de 3.000 si hacemos caso a las cuentas de la Policía Nacional, comenzó sobre las 20.00 horas en el cruce de Vía Norte con Urzáiz. Desde allí, la comitiva recorrió las calles Urzáiz, Colón y Concepción Arenal, para terminar ante las instalaciones del edificio administrativo de la Xunta.

El secretario xeral de UGT en Galicia, José Antonio Gómez, recordó que la manifestación forma parte de las movilizaciones convocadas en 154 países del mundo por la Confederación Sindical Internacional y criticó al empresariado por ser "poco decente para proponer que sean los trabajadores los que asuman la crisis a costa de empobrecerse aún más".

Por ello, aseguró que pese a la situación actual, no permitirá que "la variable de ajuste" sea la congelación salarial, la pérdida de poder adquisitivo o la afección a las medidas de protección social. Así, consideró que la UE "no está dando la talla" y además de "no ser capaz de coordinar sus políticas", aleja a los trabajadores del proceso de construcción europea con medidas como la directiva de retorno de los emigrantes o la del aumento de la jornada laboral.

Por su parte, el secretario xeral de CCOO, Xan María Castro, recordó que la globalización se ha realizado hasta ahora a base de "movimientos de capital, pero no de los derechos de los trabajadores" y, frente a esto, reivindicó la necesidad de promover un "trabajo decente" con acceso a prestaciones sociales, un salario "digno".

Así, recordó la situación especialmente difícil en el Tercer Mundo, aunque advirtió de que también existen "ofensivas" en los países desarrollados, como la directiva europea sobre el tiempo de trabajo. En este sentido, pidió a los parlamentarios de la UE que "escuchen" la voz de los trabajadores y voten en contra de la medida, al tiempo que recordó que las cámaras gallegas y españolas ya han manifestado su rechazo, al igual que algunas corporaciones municipales gallegas que han aprobado mociones plenarias.

Finalmente, se refirió a la crisis y advirtió de que esta amenaza con "cargar" sobre los más desfavorecidos mientras los "explotadores", a quienes culpabilizó de las dificultades económicas, "quedan más ricos".

Al margen de estas dos centrales, la central nacionalista CIG, que mantiene diferencias de criterio con los partidos de carácter estatal por pactar en su día "mayor flexibilidad en los despidos", celebró a la jornada con sus propias concentraciones en ocho localidades de la comunidad, reuniendo a 1.500 personas, con Vigo como la cita más multitudinaria (700).

Un gran retroceso

En A Coruña, el secretario comarcal de la organización, Paulo Carril, rechazó de plano ante la subdelegación del Gobierno la directiva que aprobó el pasado junio el consejo de ministros de Trabajo de la UE para ampliar horario laboral semanal.

"A UE pretende aumentar o tempo de traballo rompendo as regulacións dos convenios colectivos, e entendemos que todo iso é un retroceso moi grave dun dereito histórico", opinó Carril.

"Tras moitos anos de negociacións se lograron oito horas de traballo, oito de descanso e oito de ocio, e con estas concentracións mostramos o desacordo con calquer intento de voltar atrás". "Esta Europa é a do capital, non é para nada social", sentenció.

MÉNDEZ Y FIDALGO

Juntos contra el capitalismo "feroz"

Los secretarios generales de CCOO, José María Fidalgo, y de UGT, Cándido Méndez, dijeron ayer juntos "no" al capitalismo "feroz" y reclamaron un trabajo digno para todos los trabajadores durante la manifestación que, junto con USO, convocaron en Madrid para reclamar un trabajo decente.

A la cita también acudieron el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, y la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo.

Fidalgo recordó que los tres objetivos de esta jornada son la defensa de un trabajo decente, el cumplimiento del programa del Milenio de Naciones Unidas y la defensa de una jornada laboral digna en Europa .