El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Santiago | santiago@elcorreogallego.es  |   RSS - Santiago RSS

inmigración

Los cayucos llegan a Compostela

El monasterio de San Martín Pinario acogió el II Encuentro de Inmigrantes, organizado por Cáritas Diocesana // Asistieron 500 personas, que recibieron ayuda de esta institución // Entre ellos había un grupo de senegaleses que acaba de llegar a España tras atravesar el mar en barca

REDACCIÓN • SANTIAGO   | 25.09.2006 
A- A+

Gallego
El grupo de jóvenes de Senegal, que llegaron a España tras realizar una travesía por mar en cayuco
FOTO: Gallego

Alrededor de cuarenta jóvenes de color estuvieron ayer en el II Encuentro de Inmigrantes, que organizó Cáritas Diocesana de Santiago. "Somos de África, en Senegal", dicen en su recién aprendido castellano. "Llegamos a España, a Tenerife, en cayuco tras siete días de mar. Resulta duro, y muy triste, pero lo hicimos porque es muy difícil la vida en nuestro país. Aquí aún hay posibilidades".

Unos, como Meay, han arribado a nuestra tierra hace dos meses. Otro, como Noe, lleva ya medio año y está acogido en una ONG de A Coruña, en donde "un señor muy bueno, que se llama Fernández, me ayuda mucho", explica este joven. Otros de sus compatriotas todavía no se pueden comunicar en castellano porque "han llegado la semana pasada", expresa el director de Cáritas Diocesana, José Montes Pérez.

Esta institución los acoge "en un piso que tenemos en Vilagarcía, pero sólo disponemos de seis plazas, que tenemos que ir rotando", se lamenta.

"La Policía nos capturó en Tenerife y después de tres días nos mandó para aquí. Ahora estamos repartidos entre A Coruña, Pontevedra, y así...", explican estos senegaleses. En Galicia, las ONG y Cáritas les enseñan a hablar español y les dan diferentes cursos de formación: "Yo estudio para marinero", dice Noe. Algunos de sus compañeros reciben también clases de agricultura o carpintería e incluso aprenden a defenderse con Internet.

José Montes explica que "nos llegan con orden de expulsión, pero es una orden un tanto rara porque no tienen destino", así que la vicepresidencia de Inmigración "concierta con nosotros y nos solicita que los acojamos". Los senegaleses no pueden conseguir, sin embargo, los papeles para legalizarse. "Lo tienen muy difícil, y es lo que nosotros estamos reivindicando. No se puede tratar a esta gente así. Hay que buscarles una solución a este problema. En este momento, no les dan ninguna posibilidad para salir adelante y, en definitiva, de trabajar", señala.

Ayer se celebró en Santiago el II Encuentro de Inmigrantes con la participación de quinientas personas de más de veinte países diferentes, y el apoyo del arzobispo de Compostela, monseñor Julián Barrio. "La mayoría de las personas que recibimos en Galicia procedían, hasta ahora, de Latinoamérica. Sin embargo, ya empieza a subir considerablemente el número de subsaharianos", concluye José Montes.

EL OBJETIVO

"Que todos se sientan muy estimados"

La fiesta se iba a celebrar en la plaza de A Quintana, pero las fuertes lluvias que cayeron ayer obligaron a activar el plan B, y a celebrar el II Encuentro de Inmigrantes en el monasterio de San Martín Pinario.

Lo organizó la institución Cáritas dicocesana de Santiago (su extensión geográfica alberga casi toda A Coruña y Pontevedra) "con el objetivo de que se conozcan y se sientan, en una palabra, estimados por nosotros", explica Montes.

Así, todos pudieron disfrutar de una jornada especial, en la que no faltaron talleres de barro, pintura, juegos y otras manualidades para los muchos niños que acudieron a este encuentro. El arzobispo, monseñor Julián Barrio, les dio la bienvenida y les leyó un mensaje en el que dijo que "la inmigración ha de ser un viaje de esperanza", al mismo tiempo que instó "a crear nuevas estructuras sociales ".

Maite Arufe, asesora jurídica de Cáritas, informa que "estos meses hemos asesorado a 160 personas en Santiago, y atendido en el año 2005 a 900 inmigrantes irregulares o con pocos recursos". En cuanto a los países de procedencia, en Santiago empiezan a destacar los brasileños, y la localidad de O Milladoiro es, con diferencia, la zona en la que la inmigración es más notoria .