El Correo Gallego

España | nacional@elcorreogallego.es

el sumario permanece abierto

La familia de Couso recurrirá ante el Tribunal Supremo y solicitará las declaraciones de testigos clave

El hermano del cámara de Telecinco recordó que, pese a la negativa de la sección segunda de la Sala de lo Penal a aceptar el procesamiento de los tres militares, la causa todavía no ha sido archivada

E.P. MADRID  | 13.05.2008 
A- A+

La familia de José Couso manifestó hoy su indignación ante la decisión de la Audiencia Nacional de rechazar por segunda vez el procesamiento dictado por el juez Santiago Pedraz contra tres militares de EE.UU., presuntamente implicados en el ataque que acabó con la vida del cámara, al tiempo que anunciaron que recurrirán esta decisión judicial ante el Tribunal Supremo y solicitarán la declaración de varios testigos.

Así lo confirmó a Europa Press el hermano del cámara de Telecinco, Javier Couso, quien recordó que, pese a la negativa de la sección segunda de la Sala de lo Penal a aceptar el procesamiento de los tres militares, la causa todavía no ha sido archivada y el sumario que instruye el juez Pedraz permanece abierto, por lo que la investigación todavía deja lugar a nuevas pruebas.

Por ello, la familia anunció su intención de solicitar como prueba las declaraciones de varios testigos que ellos consideran claves para la causa, aunque no quiso concretar nombres.

La hermana del Couso, Isabela llegó a calificar la resolución dictada hoy por la Sala --que estima que las tropas de EE.UU. no se extralimitaron-- como una "cacicada", mientras que el otro hermano, Javier, indicó que el auto demuestra que "hay personas que están a favor de continuar luchando contra este tipo de delitos y otras que parece que no están tan dispuestas".

En ese sentido, Javier Couso valoró positivamente el trabajo del juez Pedraz así como del magistrado José Ricardo de Prada, quien hoy emitió un voto particular en contra de la sentencia al estimar que el ataque que acabó con la vida de su hermano fue "indiscriminado, intencional y desproporcionado".

Asimismo la familia agotará de nuevo la vía del Tribunal Supremo, recurriendo en casación la decisión adoptada hoy por la Audiencia Nacional tal y como ya hicieron con resultado positivo la última vez que la Sala de lo Penal rechazó el auto de procesamiento de Pedraz.

Primer rechazo

En aquella ocasión --diciembre de 2006-- el alto tribunal ordenó la reapertura de la causa después de que el 10 de marzo de ese mismo años la Audiencia Nacional considerase también que los hechos no fueron constitutivos de delito y que los soldados llevaron a cabo "un acto de guerra" con fatales consecuencias.

En el auto de procesamiento, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 señaló que esta acción podía ser constitutiva de un delito de asesinato con alevosía y otro contra la comunidad internacional, que puede ser castigado, este último, con una pena de prisión de entre 10 y 15 años.

Por su parte, la Fiscalía solicitó que quedaran sin efecto las tres órdenes de busca y captura y detención internacional que el juez dictó contra ellos, así como la fianza de un millón de euros que fijó en el auto de procesamiento para cuando los tres militares pasaran a disposición de esta causa.

En el recurso, el fiscal entendía que la actitud del sargento Thomas Gibson, y sus superiores, el teniente coronel Philip de Camp y el capitán Philip Wolford, no fue "indiscriminada ni excesiva" aún cuando puede tener "relevancia penal y ser merecedora de algún reproche punitivo", y apuntaba a la "mala fortuna y la fatalidad".