El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Galicia | galicia@elcorreogallego.es  |   RSS - Galicia RSS

medioambiente

La polución del transporte crece en Galicia un 75% más que en Europa

Desde 1990 el autobús y el tren han pasado de cuarenta millones de viajeros anuales a veintiocho millones // Los ecologistas consideran que el crecimiento urbano descontrolado es uno de los responsables del incremento de los gases contaminantes en el comunidad

NATALIA SEQUEIRO • SANTIAGO   | 25.08.2008 
A- A+

El coche gana la partida al transporte público. A principios de los 90, cuarenta millones de viajeros optaban por el autobús o el tren para sus desplazamientos. En 2005 la cifra se hundía hasta los 28 millones. El cambio de modelo se ha traducido en un incremento de la contaminación que llega a la atmósfera desde las carreteras gallegas. En el mismo periodo, el CO2 que desprenden los tubos de escape se incrementó en un 99% en la comunidad. Según los datos del Ministerio de Medio Ambiente, en la Unión Europea el aumento fue mucho menor, un 26%.

El denominado crecimiento urbanístico difuso es, en buena medida, el responsable. En los últimos años la construcción de vivienda se ha trasladado a los municipios límitrofes de las ciudades. "En Santiago, por ejemplo, se ha registrado un crecimiento muy importante de la población en los ayuntamientos del entorno y la mayor parte de esa gente se deplaza diariamente en coche", explica Xosé Veiras, miembro del área de energía y transporte de la organización ecologista Verdegaia. A menudo, es su única alternativa. "El transporte colectivo es muy insuficiente y, además, la alta dispersión de la población hace muy difícil conseguir una buena red", añade Veiras.

Las políticas de la Xunta comienzan a intentar invertir esta situación, pero los ecologistas advierten que avanzan excesivamente despacio. A principios de año la Consellería de Política Territorial anunciaba el anteproyecto de ley del transporte público en Galicia. Según destacó el departamento de María José Caride, por primera vez se vinculaba el desarrollo urbanístico con la creación de planes de transporte. Pero el texto, que estaba previsto que entrase en el Parlamento para su aprobación en el primer semestre, todavía no ha salido de la Xunta.

Movilidad insostenible

"Hay algunas cosas que se están haciendo en el buen sentido, como el plan de transporte metropolitano, pero aún son muchas más las que se ponen en marcha a favor de la movilidad insostenible", señala Xosé Veiras de Verdegaia. La organización ecologista Adega pone como ejemplo el plan viario Vigo Integra. El documento que pretende conectar el área metropolitana de la ciudad más grande de Galicia "no contempla la mejora o la simple dotación de transporte colectivo para la conexión intermunicipal", señala Adega.

Desde Verdegaia se critica el el plan director de carreteras de la Xunta, que establece que Galicia pasará de 1.000 kilómetros de vías de alta capacidad a 2.300. "La experiencia demuestra que la construcción de más infraestructuras de transporte tiene como consecuencia el aumento del tráfico. La alternativa es realizar políticas urbanísticas de proximidad, acercar los lugares de residencia a los lugares de trabajo", subraya Xosé Veiras.

El director xeral de Desenvolvemento Sostible, Emilio Fernández, apela a otro plan, el de transporte metropolitano para reducir las emisiones en estos desplazamientos. "En Santiago ya está iniciado; en A Coruña, a punto de hacerlo; y en Vigo va algo más retrasado", asegura el alto cargo de Medio Ambiente.

FERROCARRIL

La paradoja de las cercanías

"El fomento del transporte de cercanías es fundamental para reducir las emisiones contaminantes del transporte", señala el director xeral de Desenvolvemento Sostible, Emilio Fernández. La apuesta por las cercanías ferroviarias aparece recogida sobre el papel tanto en la propuesta de plan para luchar contra el cambio climático, como en el anteproyecto de Ley de transporte Público de la Xunta. De momento, en la práctica, y por decisión del Ministerio de Fomento, los pasos que se están dando son los contrarios.

La llegada del AVE a Galicia supondrá el cierre de numerosas estaciones. Las obras van sustituyendo las viejas vías por las nuevas y cuando empiece a funcionar la alta velocidad no habrá posibilidad de que por ellas circulen los trenes de cercanías. En otras zonas del estado, sin embargo, sí se mantiene la doble vía para permitir la conexión de alta velocidad entre las ciudades y los ferrocarriles de cercanías para los nucleos de población más pequeños. "Es importante modernizar el ferrocarril", señala Xosé Veiras, miembro de Verdegaia, quien denuncia que el modelo elegido no es el acertado. "Lo que está pasando es que se conectan las grandes ciudades pero las villas quedan olvidadas", advierte.

Las protestas de los vecinos por el cierre de las estaciones no están siendo tampoco escuchadas. El pasado mes de julio se desmantelaba la estación de tren de Portas, Pontevedra, tras 109 años funcionando, pese a que el colectivo vecinal reclamaba el mantenimiento de la línea de cercanías .

LOS DATOS

Incremento

Entre 1990 y 2006 las emisiones de CO2 del sector del transporte en Galicia se incrementaron de 3.389.580 toneladas a 6.925.650 toneladas, según los datos facilitados por el Ministerio de Medio Ambiente a la organización ecologista Verdegaia. Esto supone que el 60% de la diferencia entre las emisiones de 1990 y las de 2006 se debe al transporte.

Fuentes

Tras la contaminación de las centrales de As Pontes, Sabón y Meirama, el transporte es la principal fuente de contaminación de gases que contribuyen al cambio climático. Las térmicas son responsables del 37% de las emisiones de 2006 y el transporte supuso el 20% del total. El uso de disolventes y otros productos supone el 10% y el tratamiento y eliminación de residuos produjo el 6% de los gases .