Galicia Hoxe Radio Obradoiro CorreoTV Tierras de Santiago Anova multiconsulting
El Correo Gallego
Google
Portada
atrás Comparte en Yahoo la noticia No sólo el PP tiene que pedir perdón Comparte en Del.icio.us la noticia No sólo el PP tiene que pedir perdón Comparte en Menéame la noticia No sólo el PP tiene que pedir perdón imprimir recomendar Aumentar texto Reducir texto

REPORTAJE

No sólo el PP tiene que pedir perdón

15.04.2007 Las estatuas de Sadam cayeron hace cuatro años. El PP no metió el dedo en la llaga, creyó en las armas de destrucción masiva y por un auto de fe se le condenó como hereje impenitente.

TEXTO: ROBERTO QUMATA FOTOS: EL CORREO GALLEGO

Un arsenal convertido en cementerio. Ni los servicios de espionaje ni los inspectores de la ONU demostraron la existencia de armas letales FOTO: ECG
Un arsenal convertido en cementerio. Ni los servicios de espionaje ni los inspectores de la ONU demostraron la existencia de armas letales
FOTO: ECG
El 5 de febrero de 2003, el jefe de la oposición, José Luis Rodríguez Zapatero, pronuncia unas palabras en el Congreso de los Diputados que le honran.
“Y nuestra posición al respecto es que para desarmar a Irak no es necesaria una guerra, ni es conveniente ni está justificada (...). Para desarmar a un país, la comunidad internacional tiene en sus manos un inmenso arsenal de medios de persuasión, de medios de vigilancia y control activo, que se han demostrado más eficientes, más proporcionados que la respuesta de un ataque militar”.

La posición de Zapatero es clara respecto a la no intervención, pero en sólo un párrafo desliza “para desarmar a Irak” y “para desarmar a un país”. Todavía más: el 21 de enero de 2003, la Internacional Socialista, en la que se sienta Zapatero, se reúne en Roma y emite un comunicado a su conclusión.

“La Internacional Socialista subraya que la misión (de Irak) debe lograr el desarme total de las armas de destrucción masiva químicas, bacteriológicas, radiológicas y nucleares con el fin de remover toda amenaza al pueblo iraquí y a la región”.
¿Tiene el PP la obligación de pedir perdón por el trágala de las armas de destrucción masiva y el PSOE, no, cuando ambos partidos creían lo mismo antes de la invasión de Irak?

Gustavo de Arístegui, jurista, diplomático, diputado del PP y ­portavoz de la ­Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso llega a la madurez política e intelectual como consecuencia de su formación, de sus genes –hijo del embajador Pedro de Arístegui, asesinado en el ­Líbano– de su crianza en el país del Cedro, de su ­apasionada inclinación por el mundo árabe y de su profundo respeto por el musulmán.

El autor de El islamismo contra el islam no vacila: “El ­Gobierno del Partido Popular apoyó la intervención en Irak, pero ha criticado durísimamente la posguerra, porque se ha diseñado catastróficamente mal y se ha ejecutado peor. Se lo hemos dicho a los norteamericanos por activa y por pasiva”.

Ésta y no otra “es la posición oficial del PP”, a partir de la cual De Arístegui pide comprensión para entender el antes y el ­después del 9 de abril de 2003, cuando caen las estatuas de Sadam en Bagdad.
“Y es que todo el mundo hacía el mismo diagnóstico que el PP y el Gobierno del PP sobre Irak y sobre Sadam Husein”.

Las armas de destrucción masiva (en adelante ADM) suelen ser motivo de burla cruel, una purga constante que han de tragar los conservadores españoles. Las hemerotecas, sin embargo, demuestran que el proselitismo de los servicios de espionaje occidentales había calado entre las derechas y las izquierdas con análogo impacto.

Y si contumacia era la del PP en apoyar una intervención ­bélica en Irak, no era ­menos la de Izquierda Unida, que ­negaba la veracidad de las fosas ­comunes de comunistas iraquíes ­descuartizados por las policías de Sadam.

Poco antes de la cumbre de las Azores (17 de marzo) y del primer bombardeo sobre la Mesopotamia de Sadam (20 del marzo), Javier Solana, socialista y alto representante de la Política Exterior de la UE, decía que el presidente de Irak “está ocultando materiales que son peligrosos y por tanto esta situación no puede continuar (...). La Unión Europea tiene una posición común en asuntos básicos: primero, el objetivo es el desarme de Sadam Husein de armas de destrucción masiva”. Palabras pronunciadas el 6 de febrero.

Pese a que Jacques Chirac pasará a la historia, entre otras cosas, por hacer negocios petroleros con el dictador iraquí, admite el 16 de febrero a Time que “no tenemos diferencias (con los angloaliados) sobre el objetivo de eliminar las armas de destrucción masiva de Sadam Husein”.

Al día siguiente de las ­declaraciones de Chirac, el Consejo Europeo de la UE señala que “el objetivo de la Unión para Irak sigue siendo el desarme completo y efectivo de acuerdo con las resoluciones relevantes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en particular la resolución 1441”.

Ya se presiente, como en 1991, la imposibilidad de elevar una plegaria. Los cielos de Basora y de Bagdad empiezan a llenarse de aviones de combate. La guerra se justifica en virtud de las ADM de Sadam, el móvil, ­como en una novela policíaca, para abatir al enemigo antes de que éste haga uso de su pistola. ¿De qué forma? Con la legalidad: la resolución 1441, que según De Arístegui “es votada ­unánimemente en noviembre de 2002 sin el voto de España, que entra en el Consejo de Seguridad en enero de 2003”.

“La 1441, que tanto se ­denosta, sí está aprobada bajo el capítulo séptimo, por tanto, es de ­aquellas resoluciones que, si son incumplidas, pueden ­imponerse por medio del uso legítimo de la fuerza”.

Rumsfeld, Wolfowitz y Bremer “son los culpables de lo que están pasando en Irak”, según el portavoz del Partido Popular en la Comisión de Exteriores del Congreso.
“Se empeñaron en mantener una fuerza pequeña. En despacificar el país, en disolver el Ejército, la Policía y los servicios de seguridad y de inteligencia, un disparate como hay pocos en la historia. Primero, porque ya no mantendrías el orden, el concierto y la estructuración del Estado; segundo, y más importante, que ibas a tener a 500.000 cabreados al día siguiente en sus casas, sin cobrar, con pistolas y fusiles de asalto; claro, era la invitación perfecta al caos, es casi milagroso que no haya más muertos” (650.000 desde que comenzó la guerra el 20 de marzo de 2003).

De acuerdo con los análisis de De Arístegui, en Irak hay hasta cinco fuentes de violencia:
“El crimen común y organizado, que secuestran por dinero. Los yihadistas locales, que haberlos haylos. Los yihadistas internacionales. Los mal llamados insurgentes, que son los nostálgicos del régimen anterior, a los que se han sumado los cabreados por la presencia internacional. Y por fin, los señores de la guerra o jefes tribales. Aquí se mete a todos en el mismo saco”.

Del caos, destrucción y muerte de Irak, hay un vecino que sale directamente beneficiado: Irán.
“Desde hace seis años, los servicios de Inteligencia iraní están infiltrando agentes, están pagando a gente, y metiendo a los pahsdarán, los guardias de la Revolución, con una finalidad muy clara: desestabilizar el país, para mantener ocupado, retenido y acosado a su gran enemigo que es Estados Unidos, y así creen que nunca se producirá un ataque contra Irán”.
Irán es el segundo punto caliente del Oriente Medio. La liberación de los quince marinos británicos no es más que un guiño.

“Me parece especialmente grave que hayamos tardado tanto en darnos cuenta de lo que podría significar que Irán pudiese acceder al club de las potencias nucleares. Irán dispone de agua pesada, que sirve para hacer el combustible que utilizan los misiles nucleares. Y segundo, está centrifugando y enriqueciendo uranio por encima del 80 y del 90%, cuando se sabe que para conseguir energía eléctrica se necesita del 3 al 5%. Eso es lo que me dicen los técnicos”.

“Estos planes de Teherán vienen de largo. El día que consigan armas nucleares, inmediatamente las tendrá Arabia Saudí. Siria y Egipto. Y yo no creo en la doctrina de la destrucción mutua asegurada. Siempre habrá un país que crea que puede dar un golpe certero y definitivo a su vecino para que no pueda contestar”.

Un tercer punto caliente: Palestina. “Mi partido y yo propugnamos la viabilidad del Estado palestino con regreso a las fronteras del 67 y capital en Jerusalén Este. Así de claro, sin ambages. Un Estado palestino viable territorial, económica y políticamente, con fronteras seguras y estables. Nosotros creemos en los dos estados ¿del Muro? Estamos completamente en contra, porque es un disparate”.

De Arístegui, amenazado de muerte por españoles islámicos, confiesa su máximo respeto por el mundo musulmán, bien distinto del que profesa al “islamismo yihadista”.

“Si hablamos de al-Ándalus, todos los islamistas radicales hablan de la reconquista, y en al-Ándalus está incluida Galicia. Si hablas con un musulmán moderado, es distinto a la obsesión de un islamista; yo me refiero a la obsesión de los islamistas, no de los musulmanes en mis libros”. “Para los musulmanes moderados al-Ándalus es un sueño, un modelo, el clímax de su historia, una especie de nostalgia legítima de aquellos años de gloria. Pero el islamismo radical y el terrorismo yihadista es otra cosa”. En La Yihad en España, Gustavo de Arístegui enumera las cuatro obsesiones yihadistas: Derrocar a los gobiernos del mundo islámico, por inadecuados, antiislámicos, corruptos, impíos y apóstatas. Reconquistar cualquier territorio que en cualquier momento de su historia haya estado bajo dominio islámico, por ejemplo, Santiago, que estuvo bajo dominio de Almanzor durante unas horas. Reinstauración del Califato abolido por Atarturk. Conquistar el mundo. El presidente de EEUU será un musulmán a partir de 2030.



La Internacional Socialista predicaba lo mismo que el PP

La resolución 1441, de 8 de noviembre de 2002, aunque plúmbea conviene tenerla presente por más que, en una guerra, colisionen términos tan contrapuestos como ‘legalidad’ y ‘legitimidad’.

Pierro Fassimo preside el 20 de enero la Internacional Socialista, en Roma, que pide el desarme de Irak. Detrás, Peres y González
Pierro Fassimo preside el 20 de enero la Internacional Socialista, en Roma, que pide el desarme de Irak. Detrás, Peres y González
La 1441 señala que “reconociendo la amenaza que el incumplimiento por Irak de las resoluciones del Consejo y la proliferación de armas de destrucción en masa y misiles de gran alcance plantean para la paz y la seguridad internacionales....”, texto que permite a Gustavo de Arístegui argumentar que “si hablamos de legalidad internacional, pues hablemos de ella, que es lo que me pasa con la señora Valenciano (responsable de la Relaciones Internacionales del PSOE), que me dice: ´Cada vez que hablamos en un debate político tú sacas argumentos jurídicos y las resoluciones de Naciones Unidas´. Todo un elogio para mí”.

“Si la Internacional Socialista aprueba una declaración durísima en febrero de 2003 en la que dice que el objetivo de la comunidad internacional es desarmar a Irak, y cita todas las armas; químicas, bacteriológicas, radiológicas –es el único comunicado en el mundo que cita radiológicas– y nucleares, pues está diciendo lo mismo que el PP. Y recordemos que Solana y la UE están diciendo lo mismo. ¿Han perdido ellos perdón por decir lo mismo que nosotros? ¿O es que por haber creído que había armas de destrucción masiva unos tenemos que pedir perdón y otros no?”.

Hay todavía una perla más que implica al conjunto de la UE, cuando el Consejo Europeo dice en su declaración de Copenhague el 13 de diciembre de 2003: “El objetivo sigue siendo despojar a Irak de las ADM con arreglo a las resoluciones de Naciones Unidas”.

De Arístegui: seis horas con los yernos de Sadam en Jordania

Las opiniones de Arístegui resultan irrefutables cuando relata que se entrevistó durante seis horas con los dos desertores principales del régimen de Sadam, sus dos yernos, Husein Kamel Al Hasan y Sadam Kamel Al Hasan, casados con las hijas del sátrapa. “Hasta ese minuto el primero era ministro de Industria Militar. Yo le he dado a los servicios de inteligencia occidentales una parte pequeña de lo que sé, me dijo, y con eso van a encontrar de todo”.

“Entre junio de 1995 y febrero de 96, encontraron de todo y por su orden. Vuelven a Irak estos dos hermanos, los torturan, los asesinan y los descuartizan. Y a partir de ese momento deja de fluir la información a los inspectores y ya no encuentran nada”.

“Este tipo, que tenía toda la información, porque la Industria militar era su responsabilidad, me dijo: ‘no les voy a decir todo, tengo que guardar bazas para que Occidente me convierta en el líder de la oposición en el exilio’. Un personaje escasamente alfabetizado, una verdadera bestia”.




“Cada vez hay menos indicios de que ETA estuviera en el 11-M”

Gustavo de Arístegui, portavoz del PP en la Comisión de Exteriores del Congreso, la semana pasada en Santiago. Autor de la ‘La Yihad en España’, critica el terrorismo ‘yihadista’ y su obsesión por reconquistar al-Ándalus
Gustavo de Arístegui, portavoz del PP en la Comisión de Exteriores del Congreso, la semana pasada en Santiago. Autor de la ‘La Yihad en España’, critica el terrorismo ‘yihadista’ y su obsesión por reconquistar al-Ándalus
A De Arístegui se le pide un ejercicio de racionalidad política e intelectual sobre las supuestas vinculaciones del ‘yihadismo’ con ETA en la masacre del 11-M al margen de sus posiciones partidistas, y lo primero que dice es que lo que “no hay es una acción de Al Qaeda”.

“Yo creo que el 11-M no es Al Qaeda, hay islamistas y musulmanes no islamistas, es decir, hay muchos islamistas y muchos que no son islamistas, y eso es una realidad. El juicio lo acabará demostrando”.

“Sobre ETA, yo no descartaría nada, creo que cada vez hay menos indicios de que ETA estuviera ahí”. ¿Cada vez hay menos indicios?

“De que ETA estuviese, pero que a lo mejor sabía, que compartieron fuentes de explosivos. Pero lo que sí se sabe es que hay una extraordinaria cordialidad entre ETA y los islamistas en las cárceles, y se sabe por cartas de etarras que elogian a personajes con los que han tenido amistad en las cárceles y que son terroristas islamistas”.

En su segundo libro, ‘La Yihad en España’, se da cuenta de que ­algunos jóvenes del terrorismo callejero se han convertido al islam. “Claro, es una reacción casi lógica. A uno le enseñan a adorar al ­terrorista del barrio y acabas teniendo como ­megamodelo a Osama bin Laden”.
Respecto a las investigaciones periodísticas, De Arístegui contrapone lo positivo de los casos Watergate, Irán-Contras o el mismo GAL.

“Hay muchas dudas: no se sabe quién fabricó las bombas, no se sabe quién coordinó las células, quién fue el emir externo, se ignora quién dio la orden, no se sabe quién modificó los teléfonos para convertirlos en detonadores. Pero todo eso se acabará sabiendo”.

 
atrás Comparte en Yahoo la noticia No sólo el PP tiene que pedir perdón Comparte en Del.icio.us la noticia No sólo el PP tiene que pedir perdón Comparte en Menéame la noticia No sólo el PP tiene que pedir perdón imprimir recomendar Aumentar texto Reducir texto
Ante cualquier duda, problema o comentario en las páginas de El Correo Gallego envíe un e-mail a info@elcorreogallego.es
Titularidad y política de privacidad. Política de Cookies