El Correo Gallego

Última Hora » España

CON LA OPISICIÓN DEL GRUPO POPULAR

El Congreso aprueba, con la oposición del PP, la Ley de Identidad de Género

Menores y extranjeros no se incluyen en la Ley, que permite el cambio de nombre y sexo sin operación quirúrgica ni tramite judicial

E.P. MADRID  | 07.11.2006 
A- A+

La Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados dio hoy luz verde, con los votos en contra del Grupo Popular, al proyecto de Ley reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas, antes llamada Ley de Identidad de Género, que permitirá a las personas transexuales realizar un cambio registral de nombre y sexo sin necesidad de una operación quirúrgica ni una resolución judicial. La Comisión dio luz verde al texto con competencia legislativa plena, por lo que seguirá ahora su tramitación en el Senado.

Finalmente, los socialistas no aceptaron las enmiendas propuestas por el Partido Popular que pedían la necesidad de una operación quirúrgica y un trámite judicial. Asimismo, los menores no podrán recurrir al cambio de sexo hasta alcanzar la mayoría de edad, incluso aunque lo pidan a través de un tutor, si bien sí que podrán iniciar un tratamiento para solicitar la reasignación de sexo cuando alcancen los 18 años.

Por su parte, el Grupo Parlamentario de Convergencia i Unió (CiU) se limitó a votar en contra del Artículo 2 (referente a los procedimientos de la Ley) "de forma simbólica" y como protesta por la "actitud negativa" del Grupo Socialista, que "no tuvo en cuenta ninguna de sus enmiendas presentadas", según explicó el diputado de CiU Jordi Jané. 

En lo que respecta a la Ley, el texto aprobado hoy recoge en líneas generales las medidas que ya incluía el texto original planteado por el Gobierno, con algunas mejoras técnicas a petición de IU y ERC, en relación con los requisitos para acordar la rectificación.

De este modo, la persona que solicite el cambio de nombre y sexo deberá acreditar que le ha sido diagnosticada disforia de género por un médico colegiado en España o de otro médico cuyo título haya sido homologado.

Además, el titular del cambio debe haber sido tratado médicamente durante al menos dos años para acomodar sus características físicas a las correspondientes al sexo reclamado, si bien quedan exentos de esta condición aquellas personas que por razones de salud o edad no puedan seguir dicho tratamiento.

Por otro lado, el Grupo Socialista también aceptó una propuesta del Grupo IU-ICV para que los transexuales no tengan que pagar las tasas exigidas por cambio de nombre y sexo en el Documento Nacional de Identidad (DNI), aunque fueron denegadas las propuestas de que dicha "gratuidad" se aplicará en las tasas de otros documentos oficiales y títulos académicos.

NI MENORES NI EXTRANJEROS

En lo referente a las enmiendas rechazadas por los partidos progresistas, destacan las que hacían alusión a la petición de que esta Ley fuera efectiva para personas extranjeras que tuvieran el permiso de residencia en España así como para los menores de edad en caso de contar con el consentimiento de sus padres o tutores legales.

De este modo, la portavoz del Grupo Socialista en dicha Comisión, Carmen Montón, destacó que "de momento no se puede gobernar todo el planeta", insistiendo en que debe haber un respeto para aquellos países que no comparten estas medidas para evitar "discordancias" entre documentos de un país y otro.

Por otro lado, en relación con la permisividad de cambio a los menores de edad, señaló en que es una decisión "con mucha trascendencia e irreversible" para la que se debe exigir que el individuo esté en perfecta capacidad de obrar, si bien recordó que los menores si que podrán seguir el tratamiento pertinente para solicitar el cambio de sexo una vez alcanzada la mayoría de edad.

SATISFACCIÓN SOCIALISTA Y RECHAZO 'POPULAR'

Asimismo, la diputada socialista mostró su satisfacción por la aprobación de dicha Ley, destacando "el paso adelante" que da el Gobierno en la reivindicación de derechos para los ciudadanos, ya que se pasa "de las palabras a los hechos" y se obtiene "la primacía del sexo social y psicológico sobre el aspecto morfológico".

De hecho, Montón destacó que con esta nueva normativa "histórica" hace que España se equipare con las legislaciones de otros países, y dará lugar a nuevas reivindicaciones que fomenten el desarrollo de los derechos en toda su plenitud.

Por otro lado, el Grupo Popular mostró su rechazo a la Ley a pesar de reconocer la "discriminación constante" que sufren los transexuales en determinados ámbitos de la sociedad española. Sin embargo, el diputado del PP, Juan Santaella, recordó que el enfoque del Gobierno en el texto "atenta al principio de seguridad y obvia los principios registrales".

Además de la necesidad de una operación quirúrgica y una resolución judicial firme para hacer efectivo el cambio de nombre y sexo, los 'populares' pedían un equipo multidisciplinar formado por urólogos, psiquiatras y ginecólogos, entre otros, para diagnosticar la disforia de género y el posterior tratamiento médico.