El Correo Gallego

Lo más » Lo + visto

PRIMEROS 100 DÍAS DE EJECUTIVO PROGRESISTA

Una decena de promesas cumplidas en cien días de Gobierno

Hora de hacer balance: Ismael Rego insiste en la celeridad de la nueva xunta y Ruiz Rivas ve rencor hacia la labor del anterior Ejecutivo popular

REDACCIÓN  | 25.07.2006 
A- A+

FERNANDO BLANCO
Carlos Aymerich, izquierda, con Antón Losada, Ismael Rego, Ruiz Rivas y Montero Vilar
FOTO: FERNANDO BLANCO

Transcurridos los cien días de cortesía para el nuevo Gobierno gallego, los debates del Grupo Correo Gallego quisieron hacer balance de los primeros pasos dados por la coalición PSdeG-BNG.

El Ejecutivo se presentó ante la sociedad como un equipo activo que, según destacó el portavoz parlamentario del PSdeG, Ismael Rego, cumplió en tiempo récord sus diez principales promesas de campaña (una cada diez días), entre las que subrayó la apertura del diálogo social, la gratuidad de los libros de texto en Educación Primaria, la paridad de sexos y el avance en el autogobierno a través de los primeros pasos para la reforma del Estatuto.

El secretario xeral de Relacións Institucionais, Antón Losada, echó mano de una cita del líder de la oposición española, Mariano Rajoy, para remarcar que la Xunta estaba cumpliendo "razoablemente ben" los compromisos fijados en el pacto de gobierno, considerado como un contrato con la ciudadanía.

"Houbo un goberno ben parido, que pactou o programa antes do reparto das áreas", señaló el portavoz parlamentario del BNG, Carlos Aymerich.

En el polo opuesto, como no podía ser de otra manera, se situó el portavoz parlamentario adjunto del PPdeG, Manuel Ruiz Rivas. El diputado señaló que la acción de la nueva Xunta "podería ser mellor" y apostilló que no habría que hablar de uno, "senón de dous gobernos", en el que cada socio "arrima a ascua a súa sardiña".

El diputado popular remarcó que el nuevo gobierno debería preocuparse más "por facer que por desfacer" y enumeró los casi tres centenares de obras paralizadas por las consellerías do Medio Rural y de Medio Ambiente. "Vin rencor cara ó que fixo o PPdeG durante a súa xestión", apostilló el diputado conservador Ruiz Rivas.

Sobreesfuerzo en materia de comunicación para transmitir a la ciudadanía la actividad del Gobierno

Gallego

FOTO: Gallego

"É posible que a xente queira que desde a Xunta se vaia máis rápido na acción do Goberno", señaló el secretario xeral de Relacións Institucionais, Antón Losada, haciéndose eco de las críticas, que hablaban de un gobierno paralizado, lanzadas por el abogado José Antonio Montero Vilar (a las que se sumó el portavoz adjunto del PPdeG, Manuel Ruíz Rivas). Consideró que quizá la coalición de gobierno debería hacer un sobreesfuerzo en materia de comunicación para informar adecuadamente sobre lo que estaba haciendo. Losada insistió en que él no tenía la percepción de un gobierno paralizado. "Teremos que comunicar mellor a acción de goberno para convencer a cidadanía de que as cousas non van lentas", zanjó el secretario xeral de Relacións Institucionais da Vicepresidencia. En su opinión, la apuesta por la inversión social, el pacto por el empleo y el avance en el autogobierno (incluidas ahí las setenta nuevas competencias reclamadas a la Comisión Mixta de Transferencias), fueron los principales logros de los primeros cien días en el poder. En cada una de sus intervenciones, Antón Losada apuntó una medida puesta en marcha por la Xunta en esa primera fase: apertura de guarderías públicas por la tarde, plan de salud mental...

Los controles a los que Touriño se somete en la Cámara no son más que los que afrontaba Fraga

Gallego

FOTO: Gallego

El portavoz adjunto del Grupo Parlamentario del PPdeG, Manuel Ruíz Rivas, consideró falso que el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, se someta ahora a mayores controles de la oposición de los que antes afrontaba Manuel Fraga en el Parlamento gallego. Para Ruíz Rivas, Touriño responde, como hacía Fraga, a "dúas preguntas da oposición" cada quince días en el Pleno de la Cámara autonómica, porque las otras cuatro son "autobombo". El diputado popular fue más allá y recriminó a socialistas y nacionalistas no sólo la paralización de doscientas obras, sino también la supresión de las comisiones parlamentarias de Emigración y de Seguimiento del Plan Galicia. El portavoz adjunto del Grupo Parlamentario del PPdeG indicó que los socios "non saben para onde van, porque non estaban preparados para gobernar". El diputado conservador subrayó que las críticas mayores se las estaban endosando entre ellos mismos y, a modo de ejemplo, citó el ataque de Bieito Lobeira a Francisco Vázquez o el aviso de Quintana a Touriño de que el Bloque irá por su cuenta. "O PSdeG e o BNG están lastrados polo único que os une, ser contrarios en todo ó Partido Popular para que non goberne", apuntó Ruíz Rivas.

El nuevo Ejecutivo "non afoga a sociedade, senón que axuda a que afloren as súas iniciativas"

Gallego

FOTO: Gallego

El portavoz del Bloque en la Cámara gallega, Carlos Aymerich, consideró caduca la defensa de la acción del nuevo Gobierno bajo el argumento de que lo que no fue capaz de hacer el Partido Popular en dieciséis años se exige al bipartito en cien días. "Esa argumentación xa caducou. A fronteira márcana os orzamentos", reconoció Carlos Aymerich. No obstante, el portavoz parlamentario del Bloque aprovechó para meter el dedo en la herida de la sucesión de Fraga en el PPdeG y saludó el paso "na boa dirección" dado por el candidato Alberto Núñez Feijóo al anunciar, en contra de la idea del fundador, el encargo de un borrador de Estatuto a un grupo de expertos para negociar después con BNG y PSdeG. Aymerich indicó que quienes pensaban, cuando gobernaba el PPdeG, que las cosas se podían hacer "mellor e doutra maneira" lo están comprobando ahora en la práctica. El nuevo Ejecutivo, agregó, "non afoga a sociedade, senón que axuda a que afloren as súas iniciativas". A modo de ejemplo, citó la unión empresarial realizada para galleguizar la compañía Unión Fenosa, aunque la iniciativa haya terminado en fracaso. "O balance de cen días é claramente positivo", sentenció el portavoz parlamentario del BNG, Carlos Aymerich.

Tranquilidad en la ciudadanía ante un equipo "que está plenamente posto en marcha"

Gallego

FOTO: Gallego

Mientras Antón Losada hablaba de escuchar a la sociedad –que en el debate radiofónico organizado por el Grupo Correo Gallego hablaba por boca del abogado José Antonio Montero Vilar–, apostando por mejorar la comunicación del bipartito, el portavoz parlamentario del PSdeG, Ismael Rego, negaba tajantemente cualquier grado de parálisis que quisiese atribuirse a la Administración autonómica. "Non hai nada parado. O Goberno está plenamente posto en marcha e as promesas estanse cumprindo en tempo récord. Os cidadáns poden estar plenamente tranquilos pola solvencia do Goberno que preside Emilio Pérez Touriño", dijo Ismael Rego sin concesión alguna. Diez medidas en cien días fueron las cifras que el parlamentario socialista puso sobre la mesa. "O compromiso cos cidadáns estase a cumprir desde o primeiro momento", dijo Ismael Rego, que enumeró algunas de las actuaciones fundamentales que constituyeron promesas electorales y que llegaron a buen puerto durante los primeros cien días de gobierno PSdeG-BNG: la gratuidad de los libros de texto en Primaria, la paridad de género en el Gobierno gallego, el impulso al autogobierno a través de los primeros pasos para reformar el Estatuto y la apertura del diálogo social.

Desean una Administración que escuche a sus administrados y sea sensible a sus necesidades

Gallego

FOTO: Gallego

El balance de los primeros cien días de gobierno bipartito realizado por el abogado José Antonio Montero Vilar ofreció una de cal y otra de arena. Calificó de normal y positivo el cambio de gobierno y la modificación de los altos cargos para que ninguna casta se enquiste en el poder. Pero alertó sobre la posibilidad de que ahora sean la casta nacionalista y la socialista las que sustituyan a la del PP, cuando, en su opinión, el gobierno está para servir a los ciudadanos. Como única medida con resultados prácticos y beneficiosos en la sociedad citó la gratuidad de los libros de texto y como punto negativo apuntó una "falta de actividade". Insistió en que desde su óptica la Xunta estaba "paralizada", "non sei se porque non sabe gobernar ou porque está vendo o que hai (la herencia del PP) antes de tomar decisións", explicó. Vilar hizo una apuesta por que el cambio se haga efectivo y mostró su deseo de que "haxa relación entre Goberno e cidadanía". Para Montero Vilar, el principal inconveniente de la anterior Xunta popular radicaba en que para establecer relación era necesario tener un "amigo" en la formación conservadora. "Espero que agora non se teña que chamar á porta dun amigo do Bloque ou do PSdeG" para relacionarse con el nuevo Ejecutivo.