El Correo Gallego

Lo más » Lo + visto

A la memoria de Manuel Muñiz

Además de tocar el trombón de varas, el violín y la trompeta, compuso más de mil canciones que cantaron con éxito Ana Kiro, Pili Pampín, Sabela, Miguel Torres y otros grandes vocalistas, cantantes gallegos.

MIGUEL CANCIO  | 28.08.2011 
A- A+

El sábado 30-07-11 enterramos en Boisaca al amigo Manuel Muñiz Tubio, que fue gran músico, compositor del conservatorio de Compostela y director de la orquesta Compostela. Lo enterramos acompañando a su esposa Mari Carmen Mallo y otros familiares suyos. Antes, tuvo lugar una excelente misa cantada funeral en la muy bella iglesia de Santa María del Sar, donde la Real Banda de Gaitas de la Diputación de Ourense, con su director Xosé Lois Foxo, le hizo pasillo al féretro de Manuel Muñiz al son del Himno Antergo de Galicia.

Manuel Muñiz falleció el 28-07-11 en Compostela, donde vivía, a los, más o menos, 84 años, pues, él, que era coqueto, elegante y con buen humor, nunca decía su edad.

Fue siempre un músico de vocación. Sus padres para comprarle su primer instrumento vendieron una vaca. En 1951, cuando la orquesta Compostela (fundada en 1919, es la orquesta en activo mas antigua de Galicia) tenía como vocalista al gran Pocholo, se hizo cargo de la misma Manuel Muñiz, joven músico de Boiro y que durante 30 años fue trombón solista de la Banda de Compostela (dirigida por el amigo Amador Santos Bartolomé). Muñiz, además de tocar el trombón de varas, el violín y la trompeta, compuso más de mil canciones que cantaron con éxito Ana Kiro, Pili Pampín, Sabela, Miguel Torres y otros grandes vocalistas, cantantes gallegos.

En los años 70 y 80 en las radios de Compostela coincidí con Muñiz, pues tenía muchas cosas que contar. En los 90, junto al profesor José Luis Marí Solera, hacíamos tertulia en su despacho en la famosa calle del Franco de los peregrinos y los vinos. En esta época preparamos varios trabajos sobre su vida. Aún recuerdo la excelente entrevista que le publicó el periodista Fernando Franco en Faro de Vigo, con una foto maravillosa donde sale con su trombón, muy elegante y risueño, pues era un hombre alegre, positivo y generoso.

La orquesta Compostela, bajo la dirección de Muñiz, su director propietario del orden de 50 años, tuvo un gran éxito y llevó su música a los gallegos de todo el mundo. Muñiz, como músico, compositor y director de la orquesta Compostela, mereció, entre otras distinciones y con justicia, la Medalla de Galicia y ser nombrado hijo predilecto de Boiro, su villa natal.

Manuel Muñiz lanzó muchos discos. En las Fiestas de la Ascensión Compostela 2000, en la verbena del Día Grande en el paseo de la Alameda, la Compostela de Muñiz presento su disco: Compostela 2000. Este nuevo disco incluye una versión de Muñiz de la Muiñeira das Gaivotas-Muiñeira para Novoneyra, que fue creada por el médico, doctor, catedrático, músico y poeta José Luis Marí Solera (Licho para los amigos) y musicada por Amador Santos Bartolomé en el marco de la Coordinadora Novoneyra For Ever and Ever, puesta en marcha por Licho y el que suscribe para espallar polo mundo mundial e o cosmos universal o acento ceibe, as verbas apaixoantes e a escrita luxuriante e combativa do gran poeta do Caurel, o amigo Uxío Novoneyra, que participó, junto a Júpiter Agustín García Calvo, la musa Isabel Escudero, el Príncipe Galín y otros persoeiros, en alguna de las luchas vitales, universitarias y sociales de la época como la del Movimiento Universitario del Cerdo Juan Jacobo Paradox, el asno Zenon de Kotapos, el Conexo Prometeo (que trajo el amigo Guillermo Reimundez, camarero de Bar Azul de Compostela, de su finca en Calo) y las insignes gallináceas que bulliciosamente irrumpieron en el Paraninfo Universitario.

Muñiz incluyó también Muiñeira para Novoneyra en la cinta magnetofónica Camiño de Amizade.

La cultura romántica de las verbenas, bandas de música, tertulias (Muñiz formó parte de las tertulias del prestigioso restaurante Alameda de Enrique Suárez Noche, donde participaban personalidades como el presidente Albor, gallegos de la diáspora, etc., y donde oficiaban los camareros y amigos José Castro, José Ferro, Luis Rua, etc.), el mundo de las romerías, y no pegotes politiqueiros-cultureteiros-intelectualeiros-progreteiros-nacionalisteiros-televiseiros, tenían en orquestas como la Compostela y en músicos como Muñiz, una referencia, representación fundamental. Era lo que le daba todo el continente-contenido, significante-significado a la fiesta civil-popular y religiosa muy bien trabajada por comisiones de fiestas salidas del pueblo. Hablamos de la tormenta de emociones, sensaciones, evocaciones y dones (Bataille, D. Bernal, Callois, Cox, Caro Baroja, Durkheim, Duvignau, Elías, Eliade, Huizinga, Levinas, Mauss, Merton, Ortega, R. Adrados, Schulzt, Sueiro, Veyne, Yourcenay, etc.), de las representaciones, iconos, símbolos, códigos, ritos y vivencias religiosas, procesionales, gastronómicas, deportivas y sociales, del imaginario de las gaitas, cabezudos, bandas, orquestas, procesiones, misas solemnes, grandes comidas familiares y campestres, cohetes y fuegos artificiales, de las ferias, de la cosmovisión-weltans-chauung verbeneira, de su Sturm und Drang (Goethe e demais), es decir, de la Tempestad e Impulso desencadenantes, se cadra (de nuevo la Logic Fuzzy), del Estallido del Amor Enamorado, del amor platónico, de la Aventura de la Pasión, la Guerra Sensual, el Juego Erótico, Artístico y Estético del Baile y su distinguida y elaborada geoestrategia y celebración, el Camino del Bosque, de los Palleiros, del Misterio, de la Magia, la Ensoñación de la Fiesta. Pero, todo ello, con sentidiño, arte y romanticismo.

A partir de Goethe: Haga frío o calor/ el combate por la vida será apasionante, conmovedor, turbador, demoledor/ empero, con alegría e ironía, amor y humor/ con grandes músicos como Manuel Muñiz y orquestas como la Compostela moito mellor/ Superior. Descanse en paz el amigo Manuel Muñiz.