El Correo Gallego

Noticia 35 de 710 noticia anterior de Inditex Especiales » Inditex

Zara reabre con una gran fiesta su ‘flagship’ de Milán

El establecimiento se convierte en el 2º del mundo en contar con sección ‘online’ // Es una referencia del modelo de integración de tiendas y venta en Internet

Vista de la tienda que reabrió ayer Zara en Milán como uno de los buques insignia del grupo Inditex
Vista de la tienda que reabrió ayer Zara en Milán como uno de los buques insignia del grupo Inditex

SANDRA CUIÑA  | 06.09.2018 
A- A+

Una de las tiendas más emblemáticas de Zara, la de Milán Corso Vittorio Emanuele, reabrió ayer sus puertas, pasando a ser el segundo establecimiento del mundo y el primero de Italia de la marca que incorpora la sección online a sus departamentos. Hasta ahora, solo la flagship de Londres contaba con esta sección, pero los datos mandan y dado que el 10 por ciento de las ventas ya son online, el grupo, tal y como anunciaba un día antes de la apertura su presidente, Pablo Isla, está realizando una clara apuesta por la integración de sus tiendas físicas y el ecomerce. El presidente de Inditex subrayó la importancia de esta inauguración. “Es una tienda única: presenta un diseño arquitectónico excepcional en un marco llamativamente singular,  e incorpora a la vez las últimas tecnologías orientadas tanto a satisfacer las nuevas experiencias de compra del cliente como a profundizar en nuestro decidido compromiso con la Sostenibilidad. Es sin duda una referencia en nuestro característico modelo de integración de tiendas y online”, señaló Isla.

El establecimiento, que se inauguró ayer, es un claro ejemplo, puesto que desde esa sección online se podrá usar el stock de la tienda para abastecer pedidos de Internet que se realicen en Italia, lo que permitirá reducir el tiempo de entrega de los artículos considerablemente.

Así, según se explicó ayer Isla durante una visita al local de Vittorio Emanuele, un código en las alarmas de las prendas posibilita conocer el stock disponible en tienda. Una vez que el cliente realiza la compra en la web, el sistema detecta cuál es la mejor opción para que la prenda llegue lo más pronto posible a su destino, que salga de un stock room (almacén online) o de una tienda como la de Italia. En el caso de que el punto de partida sea la tienda se busca el artículo con una pistola, después se empaqueta y se genera una etiqueta con un código, que permite a la empresa de mensajería entregarlo en un plazo de 24 horas.
Pero la sección online no se reduce a este punto, también incorpora una pequeña zona en la tienda con las prendas que son tendencia en el momento para que se puedan comprar online in situ, con la ayuda de un dependiente. Esto evita tener que hacer cola en la caja y garantiza al cliente que su prenda no la ha probado nadie, entre otras ventajas.

Asimismo, el establecimiento incorporta espejos interactivos equipados con RFID capaces de identificar las prendas que interesen a los clientes, lo que permite visualizar diferentes sugerencias de combinación con otras prendas y complementos seleccionadas por el equipo especializado de estilistas y diseñadores de la marca.

PUNTO AUTOMATIZADO DE RECOGIDA. Además, la tienda incorpora un Punto Automatizado de Recogida, un distribuidor inteligente que permite a los clientes recoger los envíos cuando lo deseen, después de introducir el código QR o el PIN que reciben por correo a confirmar el pedido. En solo unos segundos, este Punto Automatizado, que cuenta con una capacidad para gestionar 900 paquetes de forma simultánea, es capaz de localizar el envío seleccionado y entregárselo al cliente sin esperas. Es un dispositivo muy similar al que existe en la tienda del centro comercial Marineda, de A Coruña, aunque esté es una versión más moderna y eficiente.

La tienda profundiza además en los compromisos medioambientales del grupo e incorpora todos los elementos de sostenibilidad de las tiendas ecoeficientes de Inditex, lo que representa un ahorro medio del 20 por ciento en electricidad, con la consiguiente reducción de emisiones, y hasta un 40 por ciento en el consumo de agua respecto a una tienda convencional.