Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 15 septiembre 2021
16:15
h

El comercio local sobrevive al COVID apostando todo a las rebajas estivales

Muchos establecimientos han cerrado sus puertas tras esta crisis, pero los que todavía subsisten lo hacen a costa de reinventarse, apostando por las ventas ‘online’ y nuevas formas de pago

El comercio local ha sufrido gravemente las consecuencias de una pandemia que ha llevado a la mayor parte de la población a apostar por el comercio ‘online’. Hasta ahora, eran pocas las tiendas ‘de barrio’ que tenían su propia página web para dispensar productos, porque al tener pocos trabajadores se hacía imposible gestionar de este modo el negocio. Sin embargo, a raíz de la crisis del COVID, se han visto obligados a reinventarse e incorporar esta opción dentro de su oferta. Otra de las cosas que tuvieron que hacer fue reducir el ‘stock’ que compraban para cada temporada para no incurrir en cuantiosas pérdidas económicas, así como flexibilizar los métodos de pago, modernizándolos.

“IMPRESCINDIBLE PARA LA SUBSISTENCIA DE MILES DE FAMILIAS”. La conselleira de Politíca Social, Fabiola García, destacó este mismo viernes que el pequeño comercio es algo “imprescindible para la subsistencia de miles de familias”, por lo que abogó por “un consumo responsable que permita avanzar hacia una sociedad más social, solidaria y sostenible”.

Recordó que la pandemia “permitió cambiar nuestras prioridades”. En este sentido, agregó la necesidad de “aprender a poner nuestro bienestar y el de los demás por delante de todo”. “Nuestra actitud individual a la hora de consumir puede suponer un importante impulso para todas aquellas personas que lo están pasando peor”, afirmó, para insistir, nuevamente, en el valor del pequeño comercio.

Fabiola García también consideró que “cada vez los ciudadanos son más conscientes de la importancia de realizar un consumo responsable que repercuta en una sociedad mejor”. “Sigue siendo importante que tanto las administraciones como las entidades civiles sigan acercando información y concienciando sobre su relevancia”, explicó.

El comercio hace más bonito a los pueblos y supone un atractivo también para los visitantes, mantenerlo abierto es responsabilidad de todos. La atención personalizada, el tiempo y la cercanía son valores que solo se pueden encontrar en tiendas pequeñas, por lo que suponen una buena alternativa para las personas que, con motivo de un evento o una celebración, buscan algo mucho más concreto de lo que puede aportarles la franquicia.

“Ahora compramos ‘stock’ más pequeño y a petición del cliente”
Image
Patricia Grela
UVE Moda (Sigüeiro)

Sigüeiro. “La campaña de rebajas va regular, porque el tiempo está un poco así y las ventas van más despacio que otros años”, asegura Patricia Grela, dueña de la tienda de UVE Moda. Afirma, con todo, que “sí se está notando una mejora con respecto al año pasado, porque la gente está comprando más en el local y menos en las grandes superficies y eso se nota”. En este sentido, apunta que ya desde el pasado año se pusieron en marcha campañas municipales y bonos para incitar a la compra minoristas y “la gente también empezó a concienciarse de que sin el comercio local el pueblo desaparecería, estaría mucho más inseguro y más triste”.

Asegura que su pequeña tienda “sobrevive gracias a la gente de por aquí, la cercana”. Un día común puede recibir entre veinte y treinta personas. Quince años abiertos le han valido a Patricia para pasar por todas las crisis, desde la del 2008 hasta la del COVID y “aquí seguimos”. Durante este año “vendimos muchísimo online y ahora recuperamos más el contacto con el cliente de a pie, del que también se aprende muchísimo, con un trato cercano, porque, al fin y al cabo, los clientes son los que te dan las pautas de qué comprar”.

Ahora trabajan con ‘stocks’ muy pequeñitos, atendiendo a demandas muy concretas, “cosas que las grandes superficies no pueden dar, pero dando sus mismas facilidades: devolución de dinero, pago por Bizum o transferencia...”. Recuerda lo mal que se pasó al inicio de la crisis: “habíamos recibido una furgoneta llega de ropa que ahora se está vendiendo a precios de risa, porque está en el almacén sin salida, y esa moda se quema”.

Patricia montó esta tienda en Sigüeiro a raíz de una larga enfermedad que truncó su trabajo como periodista. “Era una forma de compaginar la actividad con mis continuas visitas hospitalarias”, nos cuenta. Ahora, esta tienda es su vida, y pretende mantenerla durante mucho más tiempo.

“Ya es difícil que entre la gente como para darles pocas ofertas”
Image
Eva Sánchez
A Reixa y Matrioska (Santiago)

Santiago. “Desde el punto de vista económico no hay repunte este año con respecto al pasado, ni siquiera por el reclamo de las rebajas”, asegura Eva, propietaria, junto a su pareja, de los locales A Reixa y Matrioska en Santiago. Cree que, “en general, el 2020 ha sido un año bastante raro, desmarcando esta época”. “Siempre hay un incremento anual de la facturación en lo que es el día a día, pero no hay un desmarque económico al alza con respecto a las rebajas del pasado año”, comenta, asegurando que ve a la gente “poco animada a comprar”.

Con todo, su ‘modus operandi’ no ha cambiado mucho a raíz de la pandemia, ya que “nuestra clientela sigue siendo fiel, la misma”. Respecto a una posible reducción de ‘stock’, afirma que en su caso no se ha hecho, porque “al final te vas recortando tú y ofreces menos de lo que deberías”. “Si ya es difícil que entre un cliente, como para encima que solo puedas tener dos cosas para elegir en vez de cuatro”, plantea. Además, es “nuestra propia clientela la que nos obliga un poquito a seguir con este nivel de almacenaje”.

A Reixa era una tienda de ropa masculina fundada hace quince años, y Matrioska, al lado, de ropa femenina y surgida hace diez. Como sus propietarios eran pareja, hace cuatro que decidieron unir sus negocios y la verdad es que “con la variedad que ofrecemos nos va bien”. El comercio ‘online’ es algo que también fomentaron a lo largo de los años, sobre todo porque no solo se dedican al comercio textil, sino que ofrecen “discos, vinilos... una oferta integral”, de manera que les aporta mayor visibilidad.

Pese a todo, “no veo, ni de coña, ese incremento de ingresos con respecto a la campaña anterior”, aunque “nosotros no hemos reducido la inversión”. Eva solo espera que esto termine pronto y vengan tiempos mejores en los que se pueda empezar a hablar de una cierta estabilidad económica.

“Se nota la bajada de visitantes si los contagios vuelven a subir”
Image
Ariadna Janeiro
Bombón Chic (Padrón)

Padrón. “Se nota mucho la bajada de clientes cuando en la televisión dicen que los casos empiezan a subir, la gente se corta más”, cree Ariadna Janeiro, dueña de la tienda Bombón Chic, en Padrón. Todavía no se explica que “haya días que te preguntar: ¿qué pasó aquí, se fue todo el mundo?; y otros que dices: la gente no tiene casa”. Y es que “hay una diferencia abismal” en el número de clientes de un día a otro.

El tiempo tan atípico de este verano también está suponiendo un atranco para la temporada. “Yo a estas alturas ya estaba haciendo una temporada de rebajas con buenos descuendos, pero ahora me tengo que cortar más, porque aún ayer estaba vendiendo abrigos y Galicia lleva mal eso de vender abrigos en agosto y tirantes en febrero, porque realmente los tiempos de producción son los que son, y tu recibes la mercancía en función de la temporada del año”, explica.

Esta tienda empezó vendiendo vestidos para ceremonias, pero “a raíz del COVID lo hemos paralizado”. Y es que “el año pasado me pilló el coronavirus con poquito ‘stock’ recién llegado, pero aún así, el que tenía me lo comí, y quedó ropa de media manga y de entretiempo”.

Seis años en el negocio amparan el trabajo de esta padronesa que asegura que “todo es una constante evolución, casi no hubo un año igual a otro”. Y, este, será uno más del que aprender.

En estos momentos se encuentra inmersa de lleno en la digitalización de su tienda. “Estamos implementando una página web, pero es muy difícil para una sola persona, porque tienes que borrar a mano los artículos que se van llevando de la tienda y si un día tienes algo más de trabajo ya no puedes hacerlo”, indica. Con todo, Ariadna cree que puede ser un buen escaparate para “darte una vuelta por el local desde casa y luego animarte a venir, siempre se pica con algo”. Al borde de la carretera, “noto mucho los cambios con los cierres perimetrales”.

“Estamos haciendo los pedidos del próximo verano con gran prudencia”
Image
María Concepción Vallina
Conchi Vallina (Bertamiráns)

Bertamiráns. “No estamos notando repuntes por el momento”, asegura María Concepción Vallina, propietaria de una tienda homónima en Bertamiráns. Pese a que este municipio del ayuntamiento de Ames crece cada año en población y tiene una de las economías más en auge de Galicia, parece que esto no se está dejando sentir en su comercio local. “Vamos tirando como podemos, pero más ventas que el año pasado no está habiendo”, afirma

En concreto, su local lleva 37 años abierto y “trabajo solamente con moda española y complementos, y si está hecho en Galicia mejor que mejor”. Por ello, su reclamo y diferenciación con respecto a las grandes superficies es precisamente esa garantía de que todo está hecho dentro del territorio nacional, por lo que la compra en el local ayudará a potenciar la economía española después de esta dura crisis del COVID.

Esta temporada de verano ya estaba prevista, así que las existencias que tienen no han podido adaptarse a la situación post-pandemia, pero “ahora mismo estamos haciendo ya los pedidos del verano que viene y los estamos haciendo con mucha prudencia”. Su mayor temor es que las prendas se queden en ‘stock’, sin salida, y haya que recurrir a bajar el precio para poder venderlas, incurriendo así en pérdidas.

“Tenemos clientes muy fieles, dentro del propio municipio, eso para nosotros es lo más importante”, cuenta María Concepción, que brome con que “ahora mismo estoy atendiendo a una clienta de lo más fiel, que está esperando a que termine la entrevista”. Y es que aunque no haya repunte, el comercio minoristas sabe quiénes son sus clientes, esos que nunca van a fallar.

Esta autónoma, pese a todo por lo que ya ha pasado y lo que sabe que aún está por venir, se muestra optimista de cara al futuro: “Vamos a salir de esta sí o sí”. Aunque haya que hacer reajustes y volver a comprender el funcionamiento del negocio.

12 jul 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.