Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 20 octubre 2021
01:27
h

Encuentran varios de los ‘tronos’ de Armando Blanco a 1.500 km de Teo

La concejala Uxía Lemus dio con esas sillas y su mesa en una bodega de la Borgoña francesa

La repanocha. ¿Recuerdan como, con la entrada del nuevo milenio, saltaba la polémica en Teo por la adquisición de veintitrés sillas de madera labrada? Fueron meses, sino años, de dimes y diretes contra un gasto que tildaron de excesivo y que Armando Blanco, entonces regidor, no llegó nunca a entender demasiado bien. Pues ahora, veinte años después, la concejala Uxía Lemus se ha encontrado varios de estos tronos en una bodega de la localidad gala de Gevrey-Chambertin... a 1.500 kilómetros de distancia.

Los asientos, adquiridos con una subvención de Xustiza por 125.000 de las viejas pesetas la unidad, estaban destinados al salón de plenos, y enseguida se convirtieron en un caballo de batalla por parte de la oposición, que cargó duramente contra la ocurrencia del entonces mandatario local. Finalmente, y como reconoce la misma concejala, “no concello quedamos cun par delas, que aínda están na zona do salón de plenos, e tamén as empregamos para recibir aos Reis Magos no Nadal”, precisa.

Del resto de poltronas nunca más se supo, más allá de la voluntad de los gobiernos locales que sucedieron al del popular Armando para deshacerse del marrón y recuperar algo de la inversión a su juicio malograda. Pues bien, varias de ellas –“penso que había catro ou cinco”, apunta Lemus– aparecieron en la bodega Philippe Leclerc de la citada localidad borgoñesa, en pleno centro de la Galia, pero no hubo manera de arrancarle al personal del establecimiento, abierto a las visitas del público, alguna pista de su precio o de dónde habían salido, según aportan las mismas fuentes.

Lo que parece claro es que tanto el inconfundible terciopelo granate destinado a sostener las posaderas municipales, como los escudos nobiliarios o las fieras amenazantes que rematan sus reposabrazos son calcados a los que aún se pueden ver en la casa consistorial de todos los teenses, unas piezas exclusivas que ahora han traspasado fronteras para pasmo de media Europa.

Hay que recordar que el entonces regidor quería engalanar el nuevo salón de plenos con un mobiliario acorde con la dignidad de sus egregios munícipes, ya que estaba prevista una remodelación de la casa consistorial de la capital, A Ramallosa

“O máis curioso é que estaban nun salón con animais disecados e incluso un esqueleto”, recuerda la edila, aportando que allí también se encontró “a mesa que ía co conxunto das sillas”. A su vez, el difunto regidor Armando Blanco recibía personalmente en 2001 la remesa de nuevo mobiliario ante este diario, si bien se negó vehementemente a inmortalizar el momento (como se le rogó) sentado sobre una de las butacas.

14 oct 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Teo
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.