Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 30 octubre 2020
01:30
h
Fiscalía afirma que había medios más allá de los oficiales para convocar a los ediles del PP al pleno que abordó ese incremento // Ames Novo niega vulneración de derechos fundamentales // Ciudadanos acata la sentencia y se muestra totalmente en contra del incremento de la presión tributaria TEXTO G.C.

Exigen la dimisión del regidor amiense tras el fallo que anuló la subida del IBI

El fallo del Tribunal de lo Contencioso Administrativo nº 2 de Santiago que anula la subida del IBI urbano en Ames –pretendían dispararlo del 0,44 al 0,50– por no haberse convocado a los ediles del PP a pleno continúa generando polémica. Y hay versiones para todos los gustos en la Corporación, si bien falta la del grupo de gobierno, al negarse en redondo el regidor José Miñones a expresar su parecer... pese a que ya están exigiendo su inmediata dimisión por “actitude antidemocrática”.

Así, y pendiente de una rueda de prensa hoy, cuya convocatoria aún no se había producido cuando EL CORREO quiso recabar la opinión del alcalde, los primeros en exponer su punto de vista han sido, precisamente, los seis ediles a los que no se convocó para la sesión extraordinaria, con su portavoz Ramón García Argibay al frente. Y no lo dudan: “O Partido Popular solicita a dimisión do alcalde pola súa actitude antidemocrática tal e como figura no punto 2 do fallo da sentenza”, en la que se declara la vulneración del derecho fundamental establecido en el art. 23 de la Constitución Española, pero también “polas falsidades vertidas aos membros do PP de Ames”.

Comienzan recordando los populares que el fallo judicial repercute directamente “a favor da veciñanza de Ames xa que evitaría a suba do IBI, en caso de non ser recorrida a sentenza polo goberno, no ano 2020 o que suporía un aforro de 800.000 euros para os petos da veciñanza”. Y es que la sentencia resulta meridiana en algunos puntos claves, como aquel en el que la Fiscalía deja claro que “no se ha producido una notificación efectiva a los concejales de la citada convocatoria, ni por el conducto oficial de las comunicaciones ni por otras vías como alega el Concello demandado ( asimismo correo electrónico o WhatsApp ), señalando que esos mecanismos sí se utilizaron para la convocatoria del día 27 de diciembre, pero no para la del día 28”, aportaba el Ministerio Público.

Para el grupo mayoritario de la oposición, “como queda probado na sentenza, o alcalde socialista, único responsable da convocatoria plenaria, mentiu descaradamente dicindo que os concelleiros foran debidamente comunicados para o pleno e volveu a faltar á verdade cando dixo que se puxeran todos os medios para a convocatoria”.

Pero también acusan al mandatario de mentir, “como xa o fixera coa problemática do lixo cando enganara a máis de 200 veciños e onde outra sentenza xa deixara en evidencia a José Miñones”, por lo que el PP pide que “publicamente se rectifique e se recoñeza as acusacións e falsidades” contra este grupo.

Por su parte, Enrique Costas, de Ames Novo, incide en que, pese a que se abstuvo en la votación, “estamos diante dun deses casos nos que a aplicación literal da lei produce un resultado que non é xusto”, haciendo hincapié en que “non se vulneran dereitos fundamentais, senón que trátase dunha manobra política que pretendía deixar sen efecto un acordo da Corporación”. Acaba instando a que alguien proponga “de onde van reducir os 700.000 euros de gasto nos orzamentos”.

Por último, José Ramón Oulego (Ciudadanos), aporta que “acatamos y asumimos los fallos judiciales”, y deja clara su postura desfavorable “a la subida de impuestos, por lo que votamos en contra de hacerlo con el IBI y el presupuesto”. Acaba destacando que “se trata de una lucha política” que perjudica a los vecinos.

Tema polémico
José Miñones, el alcalde trilero que gobierna Ames
Image

Dícese del trilero, en una de sus varias acepciones, que es quien, metafóricamente, tiende a “burlar a otros con burdas engañifas”. El preámbulo viene a cuento de una reciente sentencia del Juzgado de lo Contencioso nº 2 de Santiago que acaba de poner en su sitio a José Miñones Conde, alcalde cuyo pasatiempo favorito consiste en demonizar todo lo que escribe esta casa cuando (¡Oh, cielos!) se atreve a censurar algunas de sus discutibles decisiones.

Lo mismo suelen hacer Donald Trump con el New York Times, Vladimir Putin con quienes se le enfrentan (este es peor, presuntamente los envenena) y otros muchos dictadorzuelos de todas las especies.

El caso es que el primer edil de Ames, según dictamina la Justicia, convocó un pleno sin citar al primer partido de la oposición, el PP, quien recurrió lo acordado argumentando que sus concejales no habían sido citados para analizar un asunto de especial trascendencia. El Tribunal argumenta que “debió ser el Concello el que demostrase que comunicó a los recurrentes la celebración del pleno, incluso telefónicamente, lo que era especialmente importante vista la premura de la convocatoria”.

Añade el fallo que “el carácter extraordinario exige un mayor rigor en la práctica de la notificación de la convocatoria, y por igual razón atribuye relevancia decisoria a los defectos de la misma”, según publicó ayer EL CORREO. Por lo que se ve, quien está obligado a cumplir y hacer cumplir la ley se pasa la legalidad por el forro cuando de lo que se trata es de hacer su voluntad. En una democracia no se pueden tolerar estas cosas.

Miñones, que se salta sin rubor la aplicación de la ley bajo un aparente desprecio olímpico a los demás, resucita así la popular expresión fraguiana ¡¡El ayuntamiento es mío!! Hace de su capa un sayo y aprobó nada menos que un rejonazo de 700.000 euros a los vecinos de Ames, él solito, su grupo y los corifeos aliados, partiendo de una presunta impunidad de aquel que se cree por encima del bien y el mal.

Felizmente, la Justicia ha puesto las cosas en su sitio (todavía es recurrible) y ni siquiera obliga a convocar de nuevo la sesión. En lugar de sangrar a sus vecinos con más impuestos –y mucho menos ahora tras seis meses negros de pandemia brutal– lo que debería ser una prioridad para el principal responsable en la defensa de quienes le sentaron en la poltrona es allegar recursos por otras vías, con fórmulas imaginativas, y dejar de apretar las clavijas a los que ya no pueden más.

¡Ah!, por cierto. Está pendiente de confirmar por el Supremo y hacerse pública otra sentencia (esta todavía más sangrante por el factor humano) que también tocará la línea de flotación del escurridizo y poco de fiar Miñones... pero esa es otra historia.

GUSTAVO CONDE

01 oct 2020 / 01:00
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.