Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 20 julio 2024
09:49
h

Tres generaciones teenses garantizan la continuidad de los Xenerais da Ulla

Manuel Fernández, su hijo Martín y su nieto Izan toman parte activa // Salen el 11 y el 12 en Reis

Hay quien remonta su origen a las invasiones napoleónicas. Otros, a la Batalla de Cacheiras e, incluso, hay quien piensa que tienen influencias de ambas. Pero lo que es seguro es que los recorridos de los Xenerais da Ulla, por lo menos en la parroquia teense de Reis, tienen su continuidad asegurada gracias a las tres generaciones de la familia Fernández que se vuelcan.

“Eu levo máis de tres décadas de xeneral, e meu pai xa participaba nestas saídas”, confirma Manuel Fernández, vecino de Pontevea de 62 años, que ha visto cómo su hijo Martín, de 25, tomaba la alternativa y espera que su nieto Izan, de 8, haga lo propio, “aínda que este ano non sei se chegará a saír no coro de bonitos, porque anda malo, cunha catarreira”, señala.

En su caso, recorrerán la parroquia los próximos días 11 y 12 de febrero, ya que antes abrirán esta suerte de Entroido en toda la comarca sus compañeros de otra localidad teense cercana, como es la de Rarís (el próximo domingo 5). “Isto engancha”, proclama el protagonista de estas líneas.

Los Xenerais da Ulla abarcan actualmente varios municipios bañados por el citado río, que son los de Teo, Silleda, Santiago, Touro, A Estrada, Vila de Cruces, Vedra y Boqueixón. Y en todos ellos los personajes fundamentales son los xenerais y correos a caballo, que recorren las parroquias a lo largo del día dando vivas a vecinos; pero también hay abanderados.

“Hai que saber montar a cabalo, pero acabas rebentado; os novos aguantan mellor”, aduce Manuel como principal causa del casi que seguro cambio de rol que asumirá en esta edición: ocupará el puesto de abanderado del grupo. “Aos sesenta anos xa non hai corpo de xeneral que aguante”, admitía con cierto deje de orgullo implícito.

Además, en su parroquia, son dos los días de recorrido (“é un territorio moi amplo”, concreta), y afirma que se visitan la totalidad de los núcleos para “pedir cartos” con los que darle continuidad a la tradición. “Antes recadábamos máis, pero agora polo menos a administración empeza a colaborar, e o Concello deixa o transporte” para llevar al resto de la comitiva.

Y es que junto a esos personajes principales, los uniformados van acompañados por coros, comparsas y parrandas. Asimismo, en esta localidad cuentan con una especificidad en forma de demonio, O demo de Reis, que hace de las suyas en la época del Entroido, si bien sus orígenes no son tan antiguos.

ATRANQUES. Tras recorrer a conciencia cada territorio, los xenerais acostumbran a dirigirse al campo de la fiesta correspondiente, donde escenificando un atranque (o alto), en el que las diatribas por parejas trascienden de la animadversión mutua que parecen rezumar para ampliarse al mundo de la política e, incluso, el famoseo.

“Antigamente había máis improvisación, e moitos correos e xenerais facían os atranques sen papeis”, prosigue este maestro de los uniformados. Pero claro... había truco, ya que confiesa que “tratábase de coplas repetitivas que se adaptaban ao que dicía o outro, pero aínda así sabíanas todas”, confirmaba.

Entre las particularidades de este Carnaval destacan las indumentarias de sus uniformados. Según Manuel Fernández, “entre o 80 e o 90 % fíxoos un xastre en Santeles, que se chama Fontán; pero agora xubilouse, e hai unhas rapazas costureiras que se encargan”. Destaca que cada atuendo lleva unos tres meses de trabajo, “pero duran uns vinte anos, e poucos quedan dos antigos, porque ían perdendo os adornos”.

En su caso, y en el de los suyos, el atuendo es lo de menos. La vocación y dedicación suplen cualquier añadido para perpetuar la costumbre.

02 feb 2023 / 06:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Teo
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.