Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 01 diciembre 2021
03:57
h
Paco Ponzán y Jacinto Campaña fueron quienes lideraron la actividad de los sindicalistas en Camariñas // Los discursos del primero eran contagiosos y el segundo era un reclutador de simpatizantes en su pueblo natal TEXTO X. Manuel Lema

El hervidero anarquista de Ponte do Porto y Camariñas

Se cumplen 85 años del inicio de la Guerra Civil y ponemos el foco en un ayuntamiento en donde brilló con luz propia la actividad sindical. El Sindicato de Oficios Varios de Ponte do Porto y el de Camariñas habían nacido en 1932, bajo el abrigo de importantes líderes anarquistas coruñeses como José Villaverde o Manuel Cortés, en la estela de la CRG y la CNT. Los dirigentes sindicales de Ponte do Porto en 1936 estaban en la estela del POUM de Maurín, que no era anarquista. Algunos se decían simpatizantes de UGT; y muchos se habían integrado porque no había otra agrupación obrera y copaba el trabajo comunal, tanto en el de Ponte do Porto como en el de Camariñas. Las ideas anarquistas tenían un auténtico referente, Paco Ponzán, el maestro de Camelle, que dejó una impronta imborrable.

El viejo militante Francisco Tajes recordaba que los discursos de Ponzán eran contagiosos y didácticos. Eran una fértil semilla entre los obreros y campesinos. La huella de Ponzán es mucho mayor, ya que fue consejero de Transportes del Consejo de Aragón y un activista al servicio del colectivo “Pat O´Leary”, una red de evasión, información y correo al servicio de la resistencia el nazismo en Francia. Y así fue reconocido por los gobiernos de Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

A nivel local las corrientes ácratas tenían un entregado divulgador, el camariñán Jacinto Campaña, reclutador de simpatizantes en su pueblo natal, organizador de actos y colaborar habitual de revistas de esta órbita ideológica. El 11 de marzo de 1932 se redactan y firman por parte de sus comisiones organizadoras los estatutos de los Sindicatos de Oficios Varios de Ponte do Porto y de Camariñas. Ambos forman parte de la Confederación Regional Galaica y la CNT anarquista (Confederación Nacional del Trabajo), y fueron redactados por la secretaría provincial de la CRG. A mediados de 1935 están inactivos, pero el de Ponte do Porto renace a finales de este año y tendrá gran actividad en el primer semestre de 1936, siendo Paco Ponzán desde febrero el promotor de esta segunda vida. El de Camariñas se vuelve a constituir en junio de 1936 por el empeño de Campaña.

El sindicato porteño tuvo su primera sede social según los estatutos es en el Campo do Outeiro; pero en 1936 el local del sindicato es una casa en la travesía do Outeiro enfrente a la vivienda de Rogelio Mazaeda, que será el nuevo presidente este año, con Andrés Balsas como secretario. La primera sede podría ser donde se ubicará el cuartel, o en la antigua escuela de párvulos, ahora restaurada. Cuenta con unos 50 afiliados. El secretario tuvo que quemar libros y actas antes de la llegada de los rebeldes el 27 de julio, y no enviaron al Gobierno Civil la última directiva, que conocemos por la información directa de algunos de sus miembros y los informes de la represión.Las personas vinculadas al sindicato fueron objeto de represión, cárcel y también muerte.

Rogelio Mazaeda acabará escapando a Cuba después de estar escondido en la zona. Andrés Balsas y Manuel Carracedo son asesinados en tierras pontevedresas cuando pretendían huír. Con ellos iba Ramón Carballo, que al ser entregado intentó suicidarse. Acabó siendo fusilado en Punta Herminia después de un consejo de guerra que lo condenó a muerte. Como los anteriores, también estaba vinculado al sindicato porteño Pacífico Constante Campa Santos, muerto en la famosa fuga de “Ezkaba”. Jacinto Campaña no corrió mejor suerte. Tras meses escondido, marchó en una lancha. Lo mataron en Luarca.

09 ago 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito