Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 19 mayo 2022
18:06
h
Entre el legado del ditor nacido en Fistterra aparecen tres obras del artista malagueño // A la lámina que representa al pintor con el inventor del futbolín se suma un grabado y un álbum de dibujos originales del genio andaluz TEXTO X.M. Lema

Picasso retrató a su amigo gallego Alejandro Finisterre

El pintor malagueño Pablo Ruiz Picasso y Alejandro Finisterre (editor, escritor y empresario gallego exiliado en México), fueron buenos amigos toda la vida. De esa amistad quedaron varios regalos compartidos y obras en común. Alejandro, popular por ser el inventor del futbolín, también fue un refugiado en Francia y vivió la adolescencia en A Coruña, como Picasso.

Los dos fueron comunistas y grandes luchadores por la causa de la República, tuvieron amistades comunes (Larrea, Frida Kahlo) y pasión por la poesía, el teatro, la música.

Parte del legado de Finisterre, fallecido el 9 de febrero de 2007, está ahora en manos de una persona vinculada a la edición y el exilio español, unos objetos y documentos que implican a un buen número de grandes nombres de la cultura mundial y que su dueño guarda como señal de su aprecio al inventor gallego, al que quiere reivindicar.

Entre este legado del editor nacido en Fisterra se localizan tres obras de Pablo Picasso. Un retrato hecho a Alejandro Finisterre, un grabado y un álbum de dibujos originales del genial andaluz. Son “picassos gallegos” que además de su gran relevancia como novedosas obras del mayor artista español moderno confirman el aprecio mutuo entre estas dos grandes personalidades, una amistad de dos décadas, mar por medio.

Sa sabe que Picasso había ilustrado en 1950 un libro de Alejandro, y más cosas. El malagueño realiza en 1937 los grabados y el texto de Sueño y mentira de Franco, de Juan Larrea, gran amigo de Finisterre (que salvó su obra), cuando instala su taller en la rue des Grands Augustins de París; y al mismo tiempo, el 1 de mayo comienza a preparar los primeros estudios para el Guernica, por encargo de la comisión en donde estaba el poeta surrealista vasco. Su trato con el gallego se extiende al menos desde 1944 hasta 1969.

El retrato de Finisterre según el investigador gallego Rafael Lema que está analizando todo este legado y es autor de un largo trabajo sobre estos cuadros “es una historia de amor, un duplicado dentro de un tronco humano, describe la relación de Alejandro con Frida Kahlo, ambos amigos del pintor”.

“Sobre un fondo color pizarra el artista dibuja a su amigo de Fisterra de cuerpo entero en un estilo característico de la fase final de su obra, en plena madurez, pero con ansias de experimentar, pleno de simbolismo y penetración psicológica, captando la barca de la emoción sobre las olas de la sorpresa”, indica Lema.

En la parte superior derecha figura la dedicatoria y la fecha, señal inequívoca de acreditación. “Al poeta y amigo Alejandro Finisterre; que hoy en el lejano Méjico nos une el recuerdo. Argeles 9.3.58. Picasso”.

Tras las cuatro líneas en tinta negra, debajo del dibujo se advierten dos grandes trazos en relieve, marcados con punzón sin tinta, con el nombre de Alejandro partido, ocupando la mitad del lienzo. Arriba se aprecia “Alejan”, y debajo la otra parte del nombre “dro”. Se tiene la fecha, 1958; y el lugar, nada menos que Argeles sur Mer, campo de concentración tristemente famoso para tantos exiliados españoles. Nos e conocen obras del autor ubicadas en este paraje francés, pero el pintor vivió y creó mucho en las inmediaciones (Collioure, Céret, Perpiñán). El autor recuerda al amigo, es un viejo conocido y apreciado. Un exiliado republicano víctima de la cárcel y los campos de concentración.

Se observa un dibujo de persona, de cuerpo entero, aunque enseguida se advierte en una segunda mirada el tono andrógino. En el margen inferior, a sus pies, reposa tranquila, con aire despreocupado, los ojos abiertos y desiguales, una cabeza cortada; un rostro joven, con un tocado exótico, de aires egipcios. Es una cabeza humana, con líneas claras de tinta.

Además de su retrato, Alejandro guarda un álbum con dibujos de Picasso. Está fechado el 21-12-63. En una de las extraordinarias láminas Pablo se retrata con su amigo gallego. Los dos barbados, como dos filósofos griegos, o dos faunos. Pablo con una corona de laurel en la sien pasa su brazo derecho por el hombro del amigo, un Alejandro serio, maduro, con el torso desnudo.

Otro regalo de Picasso a A.F. es una caja del The Metropolitan Museum of Art de Nueva York con un grabado en relieve del Guernica, depositado por el autor en el museo hasta la llegada de la democracia en España. La pieza tiene una dedicatoria del malagueño, en pintura blanca: “Al amigo Alejandro Finisterre: “El oro fino con error galano...”. Argeles. 5-12-69. Picasso”.

Al lado de la firma, el autor dibuja con un trazo su caricatura. Debajo del relieve hay una filigrana con tres nudos. Se trata de un célebre soneto de Luis de Góngora, de 1582.

15 mar 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito