Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 21 junio 2021
11:10
h
Juan José Rial Millán, patrón mayor de la Illa de Arousa y presidente de la asociación Rañeir@s Ría de Arousa

‘‘Si nos encierran a todos como el año pasado a nosotros nos matan’’

La imposibilidad de salir a mariscar durante 4 meses en el 2020 ha hecho que Rañeir@s deje de ser una gran empresa, aun así, los precios de venta del marisco a lo largo del año han sido buenos

La situación de pandemia que comenzó a principios de marzo ha afectado a multitud de sectores laborales, incluido el mar. Juan José Rial Millán, patrón mayor de la Illa de Arousa y presidente de la asociación Rañeir@s Ría de Arousa, describe cómo ha sido la situación del marisqueo en la Illa de Arousa este último año tan atípico.

‘‘A principios de año, hasta el estado de alarma, en uno de los principales bancos que tenemos estábamos extrayendo diariamente entre 4 y 5 toneladas de almeja japónica, y la estábamos vendiendo entre 6 y 10 euros el kilo, el berberecho y la babosa no la trabajamos tanto debido a que no tenía aún un tamaño comercial. Hasta marzo la cosa iba sobre ruedas’’, cuenta Millán. Con la ausencia de trabajo que les azotó debido al estado de alarma, tuvieron la oportunidad de recuperar dentro de lo posible, algo de ese tiempo perdido durante 8 días entre finales de abril y principios de mayo, pero los mariscadores se encontraron con ciertos vertidos en los ‘Lombos do Ulla’ que dificultaron su trabajo, ‘‘el agua parecía marrón, los topes diarios que normalmente se podían recoger en 40 minutos o 1 hora acabaron llegando a 2 horas y media de trabajo y venía marisco muerto’’.

En términos económicos, el hecho de no poder trabajar durante 4 meses debido a la cuarentena ha dejado a los trabajadores de la zona con un sabor agridulce ya que ‘‘aunque los precios tanto a principios de año, como en verano y Navidades fueron buenos, e incluso superiores a los de otros años debido a que otros países no han podido exportar su marisco, el hecho de no poder haber trabajado durante meses ha hecho que dejemos de ser una gran empresa al bajar de los 6 millones de facturación -en 2019 facturamos más de 6 millones y en el 2018 más de 7-, este año hemos facturado 5 millones’’, explica el patrón mayor de la Isla de Arousa. Dejar de ser una gran empresa implica el hecho de no poder optar a ciertas ayudas y subvenciones y también les repercute sobre su posicionamiento en el mercado.

‘‘Respecto al año que viene los muestreos nos dan bastante reclutamiento, así que si la situación se mantiene y no empeora esperamos poder tener un recurso mínimo para el trabajador que va al mar, aunque si nos encierran a todos como el año pasado a nosotros nos matan’’, concluye Juan José Rial Millán.

20 ene 2021 / 21:11
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.