Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 13 abril 2021
18:43
h
CORREOS. Adaptó una bicicleta eléctrica instalando una cesta que, al ir anclada al eje de las ruedas, no al manillar, se mantiene vertical en las curvas // Convirtió el reparto en deporte: pedalea 5 horas al día con la correspondencia en una ruta de 43 kilómetros // Puede llevar más kilos que en moto TEXTO Suso Souto

José María, el ecocartero de Ribeira

La empresa estatal Correos se acaba de situar en la primera posición del sector de transportes de mercancías en la 15.ª edición del ranking de Merco Talento España y aparece entre las cien empresas con mayor capacidad para atraer y retener talento en el último año en nuestro país.

Este estudio nacional de referencia realizado por Merco (Monitor Empresarial de Reputación Corporativa) se realiza a través del análisis de 39.570 encuestas a personas de distintos colectivos, considerando tres valores clave que determinan el atractivo laboral de las empresas y su capacidad para atraer y retener talento: la calidad laboral, la marca empleadora y la reputación interna, evaluados a su vez a partir de 15 variables vinculadas al talento.

Está bien. Pero pongámosle nombre y apellidos a un ejemplo. Se llama José María Boo Reiriz y es el único cartero de la comarca del Barbanza (donde hay treinta y seis, más otros diez que trabajan en las oficinas de Correos de Ribeira, Boiro, A Pobra y Rianxo) que realiza cada día el reparto en una bicicleta eléctrica que él mismo ha comprado y adaptado para transportar la paquetería de un modo más sostenible, rápido, efectivo y deportivo que el tradicional (en moto o coche).

El curioso vehículo le costó tres mil euros, y el accesorio necesario para adaptar la cesta de paquetería (cuya peculiaridad técnica radica en que, al ir anclada al eje de las ruedas, en vez de al manillar, se mantiene siempre vertical al dar las curvas) lo tuvo que importar de Francia, porque en España no se fabrica, y le costó otros 850 euros.

José María tiene asignada la zona rural de Palmeira y, en el centro de Ribeira, la avenida de las Carolinas y Deán Grande. Aproximadamente más de mil quinientos domicilios en un itinerario de cuarenta y tres kilómetros, que recorre en cinco horas portando hasta cuarenta kilos de carga (más que si lo hiciera en una moto) entre la cesta delantera y las dos alforjas traseras.

Donde antes tenía que buscar aparcamiento, bajarse del vehículo y caminar hasta el portal de la vivienda, ahora no tiene ni que apearse de la bici. Por supuesto, cero multas de tráfico. Reparte más correspondencia y en menos tiempo.

Y, mirado desde otro punto de vista, ha convertido su trabajo en una nueva modalidad deportiva. Pedalea cinco horas al día, por lo que este ribeirense que practicó durante muchos años enduro (una modalidad del motociclismo que se practica en campo abierto y también cubierto, y de la que fue subcampeón gallego en la categoría de alevines) y que actualmente cultiva el atletismo, está cada día en mejor forma física gracias a un medio de transporte que no gasta ni contamina.

Hasta una velocidad de veinticinco kilómetros por hora tiene asistencia al pedaleo, en modos económico, sport y turbo. Cuesta arriba incluida. Y cada vez hay más paquetes entre la correspondencia. “Desde el inicio de la pandemia del coronavirus, el volumen de paquetería se ha incrementado notablemente. Aproximadamente un cuarenta por ciento”, señala al respecto.

El protagonista de esta historia no nació cartero, pero casi. Lleva 26 años en el oficio. Siempre motorizado (en moto o en coche) hasta que el pasado mes de enero apostó por la sostenibilidad (que, por cierto, es una de las banderas de Correos). Porque esa es otra: las motos y coches en los que hacen el reparto los carteros en el rural son particulares (aunque reciben una asignación de la empresa para ese gasto).

“¿ESO CÓMO VA?” En la calle no paran de hacerle fotos (selfies incluidos) a la original bicicleta adaptada que, por cierto, pesa 30 kilos. Y, en la oficina, sus compañeros ya empiezan a interesarse por su experiencia. “¿Eso cómo va?”, le preguntan. De modo que no descarten que pronto cunda el ejemplo. De momento, José María es el único ecocartero que llama a la puerta de los ribeirenses.

Y sí: siempre llama dos veces. Hay tradiciones que no se tocan.

09 abr 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.