Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 21 septiembre 2021
19:53
h
De forma natural la Lagoa de Pedras Miúdas se convirtió en un espacio rico en fauna y flora // Tras obras del TAV se restauró un entorno que, en su día, quisieron convertir en vertedero

De cantera a joya ecológica de Catoira

El monte de San Miguel esconde una de las grandes joyas naturales y ecológicas de Catoira. Se trata de un espacio natural, creado a partir de una cantera abandonada, que amenazó con convertirse en vertedero y que a causa de las lluvias acabó siendo una gran laguna con mucho encanto, poco conocida y rica en flora y fauna. Se conoce como la Lagoa de Pedras Miúdas, un recurso híbrido, de más de 105.000 metros cúbicos de agua, catalogado con el nombre de Outeiro de Rei en el Inventario de Humedales de Galicia.

Fueron las obras del Eje Atlántico para el Tren de Alta Velocidad (TAV) las que convirtieron su entorno en un campo de batalla, ya que desde ese lugar de la parroquia catoirense de Abajo arrancan el tunel y el viaducto interprovincial que cruza el Ulla hacia Rianxo. Con la red ferroviaria ya en marcha se llevó a cabo la restauración y regeneración ambiental de un entorno que en su momento se intentó convertir en vertedero. Esto ha permitido que la Lagoa de Pedras Miúda tenga buenos accesos, senderos peatonales y zonas desde las que contemplar su belleza y la desembocadura del Ulla. Cuenta con vallados de protección, que hacen más seguros los paseos hacia el monte, donde se pueden contemplar originales y emblemáticos molinos de viento de doble aspa.

La Lagoa de Pedras Miúdas es hoy un área recreativa, con una riqueza ecológica, paisajística y etnográfica incuestionable y en la que se construye un centro de interpretación. Eso sí, el baño está prohibido.

07 jun 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.