Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 23 septiembre 2020
11:07
h

José Luis Abet regresará mañana a Caldas para realizar la prueba de ADN

Ese será el paso previo para retomar el procedimiento penal // El abogado de la abuela paterna, por vía civil, reclama un régimen de visitas si no se le concede la custodia de los dos menores

Hoy, 16 de septiembre de 2020, día en que se cumple un año del triple asesinato machista perpetrado por José Luis Abet en la localidad pontevedresa de Valga, el asesino confeso del crimen ha sido trasladado desde la cárcel de máxima seguridad de León, en la que se encontraba a la espera de que se retomase el procedimiento penal, hasta la cárcel de A Lama (Pontevedra). El motivo, según el documento al que ha tenido acceso en exclusiva el equipo de investigación de este diario, es la “obtención de su ADN” en las dependencias del Juzgado de Instrucción Nº2 de Caldas de Reis este jueves.

Cabe recordar, tal y como indicó el abogado de la familia paterna, Manuel Franco Argibay, a EL CORREO GALLEGO, que en enero de este año la Fiscalía reclamó a José Luis Abet la determinación de su ADN para cotejarlo con las pruebas científicas recogidas tanto en la escena del crimen, como en su coche y en la pistola. “Nos opusimos y, con todo, la jueza tiró para delante e intentaron realizarle la prueba en la prisión de León, a lo que José Luis, de nuevo, se negó”, relata.

Sin embargo, “hace cuestión de un mes”, según informa el abogado de la familia, la Audiencia Provincial falló que estaba obligado a realizar la determinación del ADN. “Por lo que sabemos, ahora, ese será el siguiente paso, el más cercano dentro de todo este proceso”, sentenció.

Asimismo, dentro del procedimiento penal, la familia paterna, a través de su abogado, solicitó que se llamase a testificar al ‘espiritista’ que, presuntamente, estaba ayudando a José Luis Abet a acabar con la vida de la familia Boquete. “Tiene mucha importancia, pese a que hasta el momento no se la ha dado, y eso es algo que nosotros demostraremos en el juicio oral”, advierte el abogado.

PROCEDIMIENTO PARALIZADO DESDE MARZO. Por otra parte, Franco Argibay indica que sobre este procedimiento penal “ya se han aportado por parte de la Guardia Civil todos los informes relativos a los hechos, al igual que el informe relativo a los cadáveres por parte del forense y la balística del arma”. A lo largo de estos meses el curso del juicio ha permanecido paralizado. “Han ido llegando notificaciones de actuaciones anteriores, realizados el año pasado o a principios de este, pero todo lo demás ha estado parado desde marzo, no ha habido actuaciones posteriores”, asevera.

LA ABUELA RECLAMA LA CUSTODIA DE LOS PEQUEÑOS. Con todo, ahora mismo el procedimiento más avanzado es el de la tutela de los menores, por la vía civil. Queda por determinar quién se va a quedar con la custodia de los pequeños Fernando y Hugo Abet Boquete, de 5 y 8 años, que actualmente siguen tutelados por la Xunta, aunque residen en Valga con su abuelo materno en la modalidad de acogimiento familiar.

La abuela paterna reclama su custodia y, según hemos averiguado a través de su abogado, en caso de no obtenerla, “pedimos al menos un régimen de visitas”. Por el momento, “tanto la Xunta de Galicia como todas las acusaciones abogan porque los niños se mantengan con su abuelo, no obstante, nosotros solicitamos al menos el régimen de visitas”.

En este sentido, las actuaciones judiciales se retomarán el miércoles 23 de septiembre, cuando la abuela paterna está llamada a realizar el informe psicosocial del Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga), que determinará su estado psicológico, entorno y capacitación para hacerse cargo de los niños. “Solicitamos informes de ambos abuelos en febrero y todavía se están realizando ahora”, manifiesta Argibay.

antecedentes del crimen

DIVORCIO. Unos dos años antes del asesinato, Sandra Boquete se divorció de José Luis Abet, a través de un abogado común de la familia. “Se sintió desamparado, el abogado pasaba totalmente de él y no veló por sus intereses”, asegura Manuel Franco Argibay.

FUERA DE LA CASA. La propiedad de la casa familiar “fue otro detonante”, según su abogado. “La construyó él solo, metió en ella a sus suegros y acabaron poniéndolo fuera”, asegura.

SIN VER A LOS NIÑOS. “Sin duda, lo que más le dolió es que su exmujer llegó un punto en que ni le dejaba ver a los niños”, asevera Franco Argibay, que añade que, “todo esto le llevó a entrar en un círculo cerrado”.

Solicitan que testifique el ‘espiritista’ que pudo influenciar al asesino
La familia de José Luis Abet lo considera una pieza clave para poder esclarecer los hechos

Pontevedra. El abogado de la familia paterna, Manuel Franco Argibay, ha solicitado que el “famoso” adivino y ‘espiritista’ que mantenía contacto con José Luis Abet desde mucho antes del crimen sea llamado a testificar.

“En cierta manera, fue el instrumento y el guía de José Luis en este caso”, argumenta Franco Argibay, que añade que “hay muchísima información sobre él y sobre cómo le iba guiando en este asunto, que debe conocerse”.

Desesperado por acabar con la vida de su exmujer, el asesino había recurrido a un vidente, un curandero senegalés que se anunciaba como Maestro Sisse, cuyo nombre real era Kandioura Cisee.

“Es fundamental conocer su testimonio, porque tenía mucha influencia sobre José Luis, había una conexión entre ellos”, explica el abogado, y asegura que “él lo llamaba a las once de la noche, a las seis de la mañana, le decía que colocase piedras en la puerta de la casa, que metiese ‘X’ cosa en un bote, que fuera a un lugar a tirar algo...”. “Es una pieza clave”, insiste.

Asimismo, subraya que el ‘espiritista’ acabó por cobrarle al asesino un total de 15.000 euros por todos sus servicios. Con todo, “llegó un momento en el que ambos dejaron de coincidir, dejaron de entenderse, y fue cuando José Luis decidió tomar él las riendas de la cuestión”. Así acabó con la vida de Sandra Boquete, su hermana Alba Boquete, y su madre María Elena Jamardo.

José Luis y Kandioura Cisee se conocieron a través de un anuncio que este último, cuando todavía residía en Pontevedra, dejó en el coche del asesino. Su influencia sobre él iba más allá de lo que respecta a la relación con Sandra Boquete, ya que también le mandó cambiar la ubicación de su negocio.

Abet dejaba su vida en manos de este estafador, que ya había sido condenado en 2018 por la Audiencia Provincial de Pontevedra a un año y nueve meses de cárcel por estafa reiterada a 2 mujeres.

Su relación con José Luis era tal que, tras cometer el terrible crimen, el primer mensaje de WhatsApp enviado por el asesino fue para él: “Ya se acabó amigo, ya maté a las tres,, ya están las tres para enterrar, están las tres muertas. Ahora voy a pasar el resto de mi vida en el calabozo. Lo que Dios quiera”

16 sep 2020 / 19:45
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.