Opinión | Firma invitada

Mitos sobre el turismo en Santiago

Santiago vive del turismo. Esta frase repetida y cogida como Norte y guía por parte de la Xunta y de algunos regidores compostelanos, no es cierta. Es un mito que no por mucho repetir es verdad. 

En una conferencia reciente, el economista Pancho Candela, cogiendo datos del Instituto Gallego de Estadística, mostró que esto no es así. El apartado de comercio, hostelería y transporte no llega al 20% del PIB de Santiago. Teniendo en cuenta que por el montante del comercio, Santiago es la tercera ciudad de Galicia y que el turismo no es la parte principal del comercio y en lo que concierne al transporte una parte importante es debido a que Santiago es un un gran centro logístico de Galicia, podemos concluir que como mucho el turismo representa alrededor del 10% del PIB, no más.

Si se compara con otros sectores como el industrial que es el 6.6% o el sector que engloba educación-sanidad - administración pública, que representa el 37%, llegamos a la conclusión que efectivamente el turismo no es el principal motor de la ciudad aunque sí sea un factor considerable a tener en cuenta.

Los análisis con datos son necesarios para saber de lo que se está hablando y para reconducir políticas públicas. Cabe preguntarse como serían las cifras de otros sectores, si se les prestase a ellos, una atención similar a la que se le presta al turismo. Es cierto que el turismo tiene una gran visibilidad y por eso acapara la atención mediática. Sin embargo, la impresión de muchos ciudadanos es que lo principal y casi único es el turismo. Se acaba con un Jacobeo o mejor los dos Jacobeos seguidos que hemos tenido, y ya aparece otro en el horizonte. Vamos a tener otra vez los mejores cantantes de rock, pop y similares, aunque siga sin venir orquesta alguna de música clásica a Galicia (hace más de 10 años). La cultura esta monopolizada por el movimiento de masas. Todos los días nos bombardean con el récord de turistas. Parece como si la única política cultural e industrial de la Xunta de Galicia fuese el turismo. La hostelería y todo lo que tiene que ver con ella se convierte en el ídolo a cuidar y amamantar. Los inconvenientes para el ciudadano de a pie debido al turismo son daños colaterales que se deben aceptar. Limitar ruidos, tratamiento de los residuos, limpieza exterior son exigencias que deberíamos cumplir todos, sin excepciones de hoteles, bares y pubs.

Es cierto que el fenómeno jacobeo es importante y constituye el factor más importante del PIB de muchos pueblos y comarcas de Galicia. Pedrouzo, Arzúa, Melide, Vilanova, Sobrado, Sarriá, Padrón y muchos otros, son ejemplos de pueblos en los que los peregrinos constituyen una fuente muy importante de ingresos, sino la más importante. Este hecho cierto, no puede oscurecer que Santiago es mucho más que turismo. Los datos oficiales así lo indican. Hay realidades que tiene Santiago que pasan desapercibidas dado que toda la atención está en el turismo. Así, por ejemplo, hace poco la Xunta de Galicia evaluó los Centros singulares de investigación de la Comunidad Autónoma. Los cuatro primeros, CiQUS, IGFAE, CIMUS, CITIUS, son de Santiago y aglutinan a más de mil investigadores. Nadie de la corporación, ni del gobierno ni de la oposición, se congratuló por ello. Incluso para la Universidad pasó desapercibido. Esos Centros también representan el futuro de ciudad. Hay vida más allá del turismo y la hostelería.