Opinión | Notas de actualidad

Tesoros de Tierra Santa

Hasta el 4 de Agosto un impresionante tesoro que proviene, en buena medida, de Jerusalén puede verse en el compostelano Museo Centro Gaiás, de la Fundación Cidade da Cultura de Galicia. Lo alberga una magna exposición que responde al título Tesoros Reales. Obras Maestras del Terra Sancta Museum. De tal modo una parte muy significativa de un importante centro museístico, que está ahora en proceso de nueva construcción de sus instalaciones, puede verse aquí, en un proyecto compartido con el prestigioso museo portugués Calouste Gulbenkian y que tiene, en este caso, a la franciscana Provincia de Santiago como telón de fondo, habida cuenta del papel que ésta desempeñó, desde su colegio de misioneros, en Compostela, en la formación de tantos y tantos frailes que fueron destinados a los Santos Lugares.

En todo caso, con tener como punto de partida la puesta en escena de unos fondos que provienen de un específico museo, la articulación de lo que se nos muestra, con lo que podríamos denominar huellas de Tierra Santa y del franciscanismo en Galicia, puede valorarse como uno de los aciertos ciertamente reconocibles en esta exposición. Y, en este sentido, cabe decir que han sido integrados aquí una parte muy significativa de los fondos del también compostelano Museo de Tierra Santa, ubicado en el convento de San Francisco, y que es, precisamente, testigo y testimonio de esa presencia que, desde Galicia, llegó a los Santos Lugares para guardarlos y enaltecerlos. 

Además, y en este mismo orden de cosas, ha sido muy importante la labor de los que, en la correspondiente ficha técnica, se reconocen como Comisarios Ejecutivos: Esperanza Gigirey y fray Juan Manuel Buján. A ellos se les debe mucho más que eso, en este caso, dado que fueron los que propiciaron e hicieron con acierto esa integración de los fondos del museo de los franciscanos compostelanos y, además, de otros, provenientes de más lugares de Galicia y que se encajan perfectamente en el discurso general de la muestra, con obras siempre atractivas y de evidente calidad artística.

En lo general, la exposición se ordena en cinco secciones, que responden a los orígenes de las ofrendas regias presentes: España, Portugal, Francia, Sacro Imperio Romano Germánico y Reinos de Nápoles y dos Sicilias. Dada la varia procedencia y ser de los donantes se asocia el lujo, que engalana a la realeza, con un sentimiento religioso palpable y que atiende a una diversidad de entonaciones y estilos consecuentes con los territorios a los que responden y los tiempos en que fueron concebidos.

Se cuenta, por lo demás, con un trabajado montaje y un catálogo muy bien ejecutado, tanto en sus textos como en lo que sus fotografías nos enseñan y cuyas páginas comparten tres idiomas: gallego, castellano e inglés.