Opinión | FIRMA INVITADA

Tópicos sobre Tráfico

TAL COMO REFLEJA EL CORREO GALLEGO, se comenta mucho cómo se podría mejorar el tráfico en la ciudad, en especial en la calle Virgen de la Cerca y aledaños, sobre todo la plaza de Galicia. Parece que el Gobierno municipal va a abrir un concurso de ideas, los estudios de los arquitectos se preparan a participar y algunas opiniones empiezan a ser públicas.

 Como en casi todo hay toda una serie de dogmas que se suponen ciertos y que por ello no se discuten. Algún dogma puede ser cierto, pero no como se aplica fuera del contexto adecuado. Veamos con ejemplos, lo que queremos decir. Empecemos por la frase:

 ¨La ciudad es para los peatones y no para los coches¨. Verdad cierta, pero de ella no se puede concluir que se debería echar fuera a todos los coches, dado que para que pueda haber peatones tiene que haber previamente coches o autobuses que les traigan a no ser que se quiera una ciudad solo para los que habitan en el centro. 

 Segunda afirmación no discutida. Hay mucho tráfico, en especial en Virgen de la Cerca. El calificativo de mucho o poco es relativo y depende de con el tráfico con el que se compare. Personalmente, yo transcurro por esa calle en diferentes tramos, tanto a pie, como en autobús y alguna vez en coche propio, varios días de la semana a diferentes horas. Con esa experiencia puedo decir que quitando algún tapón puntual debido a alguna circunstancia especial no hay ningún problema en la circulación tanto en una dirección como en otra. Tampoco me encuentro al caminar por dicha calle con aglomeraciones. Puede haber más tráfico en alguna hora determinada como a la entrada o salida de colegios, pero nada más. Desde luego si se compara con el tráfico en algunas calles de algunas ciudades de Galicia, o de alguna calle del mismo Santiago, se puede afirmar que el tráfico de Virgen de la Cerca es insignificante. Quitar el tráfico en una dirección como apuntaba algún arquitecto, supondría poner dificultades en el acceso al centro de la ciudad a muchos compostelanos y con ello quitar vida a su comercio, en particular al Mercado de Abastos, ya castigado por actuaciones anteriores. 

 Los arquitectos son técnicos adecuados en temas de urbanismo, aunque también hay expertos en ellos que provienen de otras titulaciones. Sin embargo, no todo arquitecto o técnico tiene experiencia y conocimiento en urbanismo para tomar las decisiones adecuadas. Ejemplo de actuaciones desacertadas las tenemos en Santiago. Basta mirar cómo quedó la Avenida de Villagarcía después de las reformas realizadas por Compostela Aberta, a pesar de tener un concejal arquitecto, o el adefesio de una gasolinera a la entrada de la Urbanización Brandía, licencia concedida por el Ayuntamiento en tiempos de Bugallo, porque, según la concejala de urbanismo de entonces, Mercedes Rosón, y los servicios de urbanismo, era lo que indicaba la ley, afirmación desmentida posteriormente de una manera categórica mediante sentencia judicial.