El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Cartas al Director

Cartas al Director

09.11.2019 
A- A+

¡A votar!, ¡A votaar!

Aunque el enunciado y presentación de este título pueda parecer el comienzo o parte del estribillo de una copla sevillana, nada más lejos de mi intención y pretensión.

No olvidemos que el domingo estamos todos los ciudadanos españoles convocados a participar en unas muy trascendentales elecciones. Es comprensible que muchos ciudadanos estemos ya hartos de tanto votar para no llegar a ninguna posibilidad de gobierno y de solución a todos nuestros problemas. Por lo que vemos sólo se consiguió que los políticos, sin más actuaciones que pringarse mutuamente, con evidente dejación de funciones y ostentación de su terquedad contra toda avenencia a un Gobierno posible, sólo estuvieron prestos a percibir sus exagerados y mal ganados salarios.

Como las perspectivas al respecto no son precisamente optimistas en cuanto a los nuevos previstos resultados es imprescindible que todos acudamos en masa a votar y hacerlo reflexivamente a favor del partido que, a nuestro entender mejor pueda sacar a España y a nosotros de esta situación crítica en todas las facetas fundamentales (independentismo, deriva económica, inseguridad,...). Podemos pensar, y con mucha razón, que hay que castigarlos no votando ni participando, pero con ello en realidad estamos apoyando a las formaciones antisistema y fanáticas, porque de estas sí que votan todos sus partidarios y algunas otras personas que llevan engañadas y por ello, si los constitucionalistas no votamos, sus resultados medran en proporción y escaños por falta de una oposición activa.

Aunque sea con pocos ánimos todos tenemos el deber y obligación de votar, así que todos ¡a votar! ¡¡a votaar!! y con reflexión (con sentididiño, diría un gallego).

Manuel Landeira García Santiago

Multas en Bertamiráns

Seguimos atónicos en Bertamiráns contemplando el comportamiento de la Policía Local, a cuyos agentes poco les importa las denuncias públicas que se efectuaron en esta sección. Ellos, a lo suyo. Ni ofrecen una explicación ni abandonan su manera arbitraria de multar. El pasado lunes, a las 11.33 de la mañana, otra sanción al único coche estacionado delante de un supermercado y un banco. Pero los cientos que aparcan encima de isletas siguen indultados. Ver para creer.

eugenio de la fuente Bertamiráns

Ambiente de paz

Todos tenemos derecho a encontrar el camino de la vida y a poder reintegrarnos en el sueño de vivir. Esto no es nada fácil, pues cada día levantamos más barreras que nos impiden el encuentro con nuestros análogos, cerrándonos a sus pensamientos y experiencias. Por si fueran pocos los muros y las discordias, el impacto socioeconómico del cambio climático también se está acelerando. Los dos millones de desplazados, los 49.000 millones de dólares en pérdidas, los 1.600 muertos en incendios forestales o el aumento del hambre debido a las sequías son algunas de las consecuencias que nos dejó el calentamiento global en 2018.

En consecuencia, no es tiempo de palabras sino de acciones concretas, tampoco de discursos fáciles sino de planes específicos; y, en esto, si que todos tenemos un papel individual que representar, al menos en acoger y poder dar esperanza a tanto excluido injustamente. A mi juicio, lo más esencial es humanizarnos, traspasar esta indiferencia que nos asola, e intentar dignificarnos como seres pensantes. Ojalá recobremos esa fuerza necesaria para renacer y para ser unos con otros el recurso de hospitalidad.

Ya está bien de rechazos, de incomprensiones, de escenarios de violencia, de explotación y abusos de todo tipo, nos merecemos otras atmósferas que nos permitan realizarnos integralmente, puesto que toda existencia está llamada a colaborar y a cooperar, ya que hemos de recorrer juntos, como verdaderos compañeros de viaje, el trayecto que nos han donado para crecer y ser poesía sobre todo lo demás.

Ciertamente, el porvenir es nuestro a poco que transitemos por los caminos de lo auténtico, y nos despojemos de tantas falsedades vertidas por doquier. Por consiguiente, no es de recibo permanecer sordos y fríos a la voz de lo armónico, que es lo que nuestro interior necesita, esas cosas humildes que están ahí, esperando la caricia de nuestra mirada, y de este modo iluminarnos y avanzar, sentir el acompañamiento y disfrutar de lo que nos rodea. Este no es solo un horizonte de absurdos, cuya gran paradoja es que cada año se desperdicien 1.300 millones de toneladas de alimentos, mientras casi 20.000 millones de personas padecen hambre o desnutrición, también es un pasaje para la reflexión, pues nadie puede pensar por nosotros.

Nada sucede porque sí. Se requiere empeño y constancia, y hasta el mismo futuro pertenece a cada cual, a quienes creen en la belleza de sus latidos. No perdamos la ocasión, contribuyamos a generar ese ambiente de paz.

c. herrero Madrid

Otra era en Túnez

El nuevo presidente tunecino encontró un inmediato apoyo en la formación islamista En Nahda, porque se alinea con las tendencias más conservadoras en materia de costumbres, aunque niega ser un radical. Se opone a la igualdad entre hombre y mujer en materia de herencias, de acuerdo con la interpretación literal del Corán.

Aun así, reconoce que las mujeres deben tener su lugar en la vida pública, según sus propias ambiciones personales. Queda por ver su capacidad para formar gobierno con una Asamblea Nacional atomizada donde no cuenta con muchas simpatías salvo en las filas islamistas, que no disponen de una mayoría suficiente.

cándido lois Pontevedra