El Correo Gallego

Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

notas de actualidad

JOSÉ MANUEL GARCÍA IGLESIAS

Apuntes históricos

22.04.2010 
A- A+

DON ANTONIO LÓPEZ FERREIRO dejó de existir el 20 de marzo de 1910. Su figura resulta, cien años después, de crucial importancia, si de lo que se trata es de valorar la significación de la peregrinación jacobea y de su meta, en la gran basílica de Santiago. Evidentemente, hay más matices en su personalidad -como archivero, investigador y como escritor- que cabe poner de relieve, pero siempre se entenderá su Historia de la Santa A M. de Santiago de Compostela, con sus once volúmenes, como su aportación más significativa.

Siendo así hay otros estudios suyos, publicados en diferentes lugares, que son merecedores de mayor conocimiento. En este sentido, cabe destacar la aportación que ahora hacen el Consorcio de Santiago y Alvarellos Editora, coeditando un volumen titulado Apuntes históricos sobre Santiago. Obra dispersa y olvidada, 1868-1903.

El tomo en cuestión nos aproxima -con el buen quehacer, en la edición e intro­ducción, de Xosé Ramón Fandiño Veiga- a once títulos, poco difundidos, de López Ferreiro, además de aportarnos cuatro semblanzas biográficas -escritas en 1883, 1910, 1911 y 1960- que testimonian el valor que se le otorga a este estudioso, en vida, en el momento de su muerte y cincuenta años después de su fallecimiento.

No deja de ser una afortunada coincidencia que sea Año Santo en Compostela. López Ferreiro fue, con el canónigo Labín y el apoyo del prelado Payá y del Cabildo Catedralicio, quien buscó, en el trasaltar de la Basílica, aquellas reliquias escondidas en el XVI. Y a él se debe la inspiración de la cripta apostólica así como de buena parte del adorno del trasaltar configurando, ambas partes, un conjunto justificador de ese "reencuentro", que merece, hacia el futuro, una puesta en valor del que hoy carece.

Catedrático de Arte