El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

{celtas sin filtro}

LUIS POUSA

Galicia duplica el paro en tres años

28.04.2012 
A- A+

EN TRES años Galicia ha duplicado su tasa de desempleo. Eso es lo que nos dicen los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) referida al primer trimestre de 2012, al compararlos con los del mismo trimestre de 2009.

Según los datos oficiales elaborados por el Instituto Nacional de Estadística a partir de la citada Encuesta, el 20,18 por ciento de la población activa gallega está en paro.

A efectos metodológicos, una persona parada es aquella que tiene más de 16 años, declara que busca activamente empleo y está disponible para trabajar. Si tal cosa no declara, se la considera inactiva pero no desempleada; por el contrario, aquella persona que en el momento de hacer la Encuesta haya trabajado aunque sólo sea una hora, ya se la cuenta como ocupada.

Recordemos que la población activa es la suma de los empleados y los parados, y que la tasa de paro se obtiene al dividir el número de parados entre el número de activos.

Comparándolo con el trimestre anterior (oct-nov-dic de 2011), el paro en Galicia subió un 10,48 por ciento; respecto al mismo trimestre de 2011 (ene-feb-mar), un 17,23%. Tales porcentajes están muy por encima de la media estatal en ambos casos, 6,9% y 14,85 por ciento, respectivamente. La tendencia es peor.

Un consuelo: la tasa de paro gallega está 4,26 puntos porcentuales por debajo de la tasa española (24,44 por ciento). Pero más que informar, esa comparación desinforma. En efecto, Galicia está en el norte de Iberia y forma parte de la cornisa cantábrica. Su modelo productivo es apreciablemente diferente al de las comunidades del sur y del levante, y bastante similar al de sus vecinas geográficas.

En ese contexto, que es su contexto, excluido el norte de Portugal por razones obvias, Galicia (20,28 %) comparte con Asturias (20,39 por ciento) las dos primeras plazas de la lista en porcentaje de desempleo en el norte peninsular. El resto: Cantabria, 18,59%; Castilla y León, 19,30%; Navarra, 16,34 %; País Vasco (13,55%). Y eso pese a que Navarra y Cantabria han sido, de las Diecisiete, las dos autonomías en las que más ha crecido el paro en el primer trimestre, con un 18,19 y un 17,92 por ciento, respectivamente.

La política de recortes presupuestarios en el sector público, en la medida que agudizan el decrecimiento, siguen haciendo mella en el empleo. A su vez, el aumento de la tasa de paro continúa poniendo en tela de juicio la necesidad que había de ir a una segunda reforma laboral en menos de un año, y mucho más dura que la inmediata anterior.

La realidad de los hechos muestra que, al contrario de lo que afirmaban sus impulsores fácticos, intelectuales, ideológicos y mediáticos, el abaratamiento del despido y la voladura del derecho laboral no han surtido el efecto de que las empresas sean menos remisas a la hora de contratar. Al revés, la reducción de los costes de despido ha incentivado los despidos; ha aumentado la propensión de las empresas a echar trabajadores, y no ha aumentado la propensión de las empresas a contratarlos.