El Correo Gallego

Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

bufete de papel

JOSÉ ANTONIO MONTERO VILAR

El estatuto del Ministerio Fiscal

08.02.2008 
A- A+

Nueva normativa. El artículo 124 de la Constitución atribuye al Ministerio Fiscal la misión de promover la acción de la Justicia en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la ley. En aras de una mayor eficacia y eficiencia se modificó el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal por la Ley 24 de 9 de octubre del pasado año. El desarrollo social, económico y tecnológico de un lado, y la consolidación del Estado de las Autonomías de otro, junto a la evolución del proceso penal hicieron necesaria la coordinación y especialización por materias de la Fiscalía y por tanto la modificación de su Estatuto.

Ámbito provincial. Las ahora llamadas fiscalías provinciales tiene una nueva estructura infraprovincial, que se realiza sobre la base de dos nuevas figuras: las fiscalías de área y las secciones territoriales de las fiscalías provinciales. La finalidad es superar los conocidos como destacamentos y para ello, se crean las fiscalías de área para los lugares que, sin ser capital de provincia, presenten aglomeraciones importantes de población y, en todo caso, una concentración significativa de órganos judiciales, y que será obligada en aquellos supuestos en que las audiencias provinciales desplazan una sección de modo estable, como en Santiago.

Autonomía. Estas nuevas fiscalías son órganos autónomos y diferenciados de las fiscalías provinciales, y cuentan con un fiscal jefe designado mediante concurso, subordinado jerárquicamente al fiscal provincial, e integrado bajo la presidencia de éste último en la junta de coordinación que reúne a todos los fiscales jefes de área de la provincia y a los decanos de la fiscalía provincial.

Crítica. Si bien se ha mejorado, hubiera sido más efectiva la adscripción de las plazas de fiscales a los juzgados concretos para evitar los cambios permanentes, y más siendo distinto el fiscal instructor que califica el delito del que luego realiza la acusación en el juicio oral, quién, además, tiene que defender el escrito e instrucción que hizo su compañero.

(www.rivasmontero.com)