El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión | opinion@elcorreogallego.es  |   RSS - Opinión RSS

{políticas de babel}

JOSÉ MANUEL ESTÉVEZ-SAÁ

Otras cosas que también dijo Obama

26.01.2015 
A- A+

OBVIANDO los lugares comunes y los buenos deseos, del Discurso del estado de la Unión de Obama, lo que a mí más me interesa no es tanto lo que ya se dijo y explicó, cuanto lo que no se quiso escuchar y lo que no se quiso entender. Me llamó la atención la respuesta que dio el presidente al aplauso "espontáneo" de los republicanos cuando, casi al final de su alocución (conocida y distribuida de antemano), hizo referencia al hecho de que no hablaba en clave electoral: "Ya no tengo que realizar ninguna campaña política", señaló, "mi único programa para los próximos dos años es el mismo que he tenido desde el día en que presté juramento en los escalones de este Capitolio", concluyó. No me refiero aquí al hecho de que, si el programa es el mismo, significa que poco o casi nada ha conseguido hasta la fecha. Me refiero a la alegría con la que los republicanos recibieron la ya sabida noticia de que no volvería a ser candidato. Como bien me recordaba estos días el director del Instituto Franklin, Julio Cañero Serrano, el inquilino de La Casa Blanca se apresuró a decir que él ya había sido candidato en dos ocasiones. Dos veces, por cierto, en las que había conseguido batir a sus adversarios: "Lo sé bien porque ya me he presentado en dos ocasiones. Y he ganado en ambas", apuntó Obama. Esto irritó a los republicanos. Y más cuando dio a entender que no interpretaba las legislativas de noviembre en clave plebiscitaria sobre su persona.

Por otro lado, para muchos estadounidenses quedó bien claro que cuando un país aspira a crecer y a mostrarse solvente ante el mundo, es cuando es capaz de respetar y honrar el esfuerzo y los valores que han hecho de EEUU lo que hoy es. Daba aquí a entender el presidente la necesidad de contribuir al desarrollo de la nación desde las "ideas prácticas, no partidistas". Incluso apuntó la idoneidad de ser constructivo y no destructivo; la importancia que tiene saber reconocer el camino andado y estar "a la altura de la cámara y del país". "Una política mejor no requiere que los demócratas abandonen su programa político ni que los republicanos tengan que aceptar mi programa con los brazos abiertos", subrayó el presidente. En definitiva, quiso resaltar que "una política mejor requiere que debatamos sin demonizar al otro". Una política mejor supone "hablar de temas importantes, de valores, de principios y de hechos, en vez de sobre metidas de pata insustanciales, errores triviales o falsas controversias". Es decir, menos populismos y más sentido práctico de la vida y del país. Menos tiempo invertido en "campañas sucias" y engañosas. Más tiempo dedicado a "construir unidos" algo mejor de lo que tenemos, y no a destruir separados lo que ha costado tanto conseguir. Tras escuchar esto, pienso en las nuevas fuerzas políticas surgidas en Grecia y en España y, como es lógico, me pongo a temblar.

www.josemanuelestevezsaa.com